La-Sanidad-Divina-Sanar-Enfermos-Biblia-Versiculos-Biblicos
La Sanidad Divina, Milagros y Sanidad Para Los Enfermos

La Sanidad Divina, Milagros y Sanidad Para Los Enfermos

Soy responsable del tiempo que se necesita para hacer las cosas que sanan mi corazón

Nota del editor: La sanidad es un asunto de Dios. La palabra puede ser dolorosa cuando estamos ansiosos de que la sanidad llegue ahora o cuando alguien se ha ido al cielo sin ser sanado en la tierra, pero es la providencia y el milagro del Señor y no nuestra. A nosotros nos corresponde orar, confiar y esperar en Él.

He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad (Jeremías 33:6)

Cuando pienso en la palabra sanidad, me viene a la mente un vídeo en diferido que vi una vez sobre la sanidad de una herida en un dedo. Yo, al igual que muchos otros en la sección de comentarios, me sorprendí de lo seca y costrosa que se veía la herida mientras sanaba. Empeoró antes de sanar.

Llevo mucho tiempo luchando con la palabra «sanidad».

Al crecer con una hermana que tiene una condición neurológica, había visto a la gente de la iglesia utilizar esta palabra para afirmar que si ella les dejaba orar, podrían sanarla si solo tenía suficiente fe. Nos encontramos con personas que parecían dispuestas a «sanarla» al minuto de enterarse de su condición, como si los cristianos no pudieran tener a alguien como ella entre ellos.

Durante mucho tiempo, después de esto, me inquiete ante la palabra. Cuando empecé a escribir sobre las historias de otras personas, de vez en cuando me preguntaban por la sanidad, pero nunca sabía qué decir. Todavía estaba intentando encontrar la sanidad del daño que la palabra sanidad me había causado.

Un día, la palabra sanidad apareció en un poema que estaba escribiendo para alguien. Cayó en la página antes de que pudiera detenerla:

Soy responsable del tiempo que se necesita para hacer las cosas que sanan mi corazón.

Mientras me preparaba para enviar el poema a la persona para la que lo escribí, casi reescribí la sanidad del mismo. No podía imaginarme poner a esta persona en la misma situación en la que había estado mi hermana, ni siquiera en lo más mínimo. Volví a leer el mensaje original del remitente. Entonces cobró sentido por qué algo dentro de mí se aflojó lo suficiente como para incluir esta palabra: ella misma había mencionado la palabra sanidad varias veces. Había compartido conmigo su amor y sus pérdidas, y eso era exactamente lo que buscaba: la sanidad. De repente, me sentí libre para escribir sobre la sanidad en este poema. El hecho de que mencionara la sanidad me dio permiso para reflejarla en ella. Además, ella me había escrito sobre las heridas del corazón, el tipo de herida que no se ve por sí sola como un corte en el dedo que se vuelve a unir en un vídeo.

En el libro Everything Happens for a Reason: And Other Lies I’ve Loved, Kate Bowler comparte generosamente su historia de reconocimiento de la mortalidad cuando le diagnosticaron un cáncer de colon en fase IV. En el libro, ofrece una lista con este título: Absolutamente, nunca digas esto a las personas que pasan por momentos terribles: Una lista corta.

En respuesta a la frase todo sucede por una razón, dice: «He tenido cientos de personas que me han dicho la razón de mi cáncer, cuando alguien se está ahogando, lo peor que puedes hacer no es lanzarle un salvavidas es darle una razón». Kate Bowler pasa a ofrecernos una breve lista de lo que podemos intentar en vez de esto. Esta lista incluye «Me encantaría llevarte una comida. ¿Puedo enviarte un correo electrónico?» y «¿Puedo darte un abrazo?». Bowler ofrece una ventana a lo que se siente al estar en el extremo receptor de estas palabras y cómo a veces las cosas pequeñas y prácticas son las que necesitamos. Lo que más me gusta de esta lista es lo mucho que implica volver al cuerpo y a la practicidad no sensacionalista de proporcionar un bálsamo para las heridas.

Una vez me senté en un servicio en la iglesia donde el pastor declaró que no estábamos haciendo muchas sanidades y que necesitábamos hacerlas rápidamente. Se refirió a Jesús caminando y sanando a los enfermos, y no pude evitar preguntarme: «Bien ¿y qué hay de la parte de caminar? Eso parece ser un hilo conductor en estas historias de Jesús, caminar y simplemente estar con la gente primero». No estoy tratando de minimizar dónde y cómo ocurre la sanidad, pero no puedo dejar de notar que nosotros, como humanos, no pasamos mucho tiempo escuchando las historias de los demás, caminando junto a ellos, y permitiendo una lenta sanidad.

Cuando alguien me ha invitado amablemente a entrar en su historia, puedo darle el regalo de mi presencia. A menudo, he descubierto que cuando alguien se acerca, no está buscando consejo. Desean lo que cualquier otro ser humano busca de un modo u otro: ser visto.

Las historias, especialmente las de tragedias y traumas que no podemos solucionar, tienen una forma de desarmarnos. También pueden dejarnos con la sensación de haber fracasado si no podemos mejorar todo. Sin embargo, somos libres, en cualquier momento, de llegar al fondo de todo y centrarnos en lo que nos conecta. Podemos hacer una pausa antes de hablar y decirnos a nosotros mismos: «Somos dos seres humanos que, por la razón que sea, se han cruzado para estar aquí en este momento. ¿Cómo puedo ser un presente para esta otra persona?».

Creo que es demasiado fácil subestimar drásticamente la necesidad que tiene la gente de ser vista. En cualquier red social, verás a amigos y desconocidos por igual compartiendo una publicación tras otra. A primera vista, puede parecer que es por vanidad. ¿Por qué todas estas personas publican tanto? ¿No tienen otras cosas que hacer? ¿Acaso tienen vidas fuera de las redes sociales? Pero después de décadas de un pulso de comunicación de masas cada vez mayor y más ruidoso, a todos nos ha tocado la tarea de intentar navegar por una máquina global y creciente que ninguno de nosotros ha pedido. Es fácil mirar a un puñado de adolescentes o adultos irresponsables en un vídeo viral y decir: «No hay esperanza para la humanidad». Pero a veces tenemos que suavizar el ruido para escuchar el verdadero mensaje.

Esta es una de las principales razones por las que he optado por compartir poesía y obras de arte en Internet en los últimos años. No creo que mi trabajo tenga todas las respuestas, nada de eso, pero sí creo que en un paisaje digital en constante evolución que facilita el consumo de mensajes sobre lo que no tenemos, lo que no podemos entender y lo que no somos, es fundamental que también tengamos mensajes que nos recuerden lo que sí tenemos, lo que sí sabemos y lo que somos: seres humanos que aún tienen la capacidad de entrar en el amor, la gracia y la paz.

Una mirada más lenta y pensativa a nuestro paisaje actual se verá lo siguiente: un montón de personas heridas a las que les ha tocado algo que no saben cómo arreglar. Sentarse con nosotros mismos en el silencio se ha vuelto dolorosamente difícil. Nuestras heridas son profundas.

Necesitamos Sanarnos

Y no es demasiado tarde para buscar la sanidad, la sanidad colectiva, a lo largo de las estaciones y los ciclos de la vida.

Respiremos el aire de las historias de los demás y encontremos compasión, paciencia y gracia los unos para los otros. Y si no lo conseguimos de inmediato, podemos recordarnos mutuamente que seguimos practicando. Día a día. Aliento tras aliento. Así es como sanamos. Así es como crecemos.

A través de la sanidad, nosotros practicamos la paz al no poner restricciones de tiempo en el proceso de sanidad.

No hay dos heridas que se sanen igual. Algunas tardan más en sanarse que otras. Algunas se curan y no dejan ninguna marca, mientras que otras se convierten en una costra y dejan una cicatriz. Y luego están esas heridas que sabemos que están ahí, pero que no podemos tocar físicamente. Las que nos dejan con preguntas: ¿Por qué tarda tanto? ¿Me sanaré algún día?. No hay que avergonzarse por no tener las respuestas. Practicamos la paz aceptando que la lentitud no equivale a ineficacia. Sanar de forma diferente a otra persona no significa que estés sanando mal. Para algunas heridas, la «sanidad» puede ser como encontrar por fin a un amigo que te entienda. Puede sonar como el rumor de las olas del mar que te hace olvidar todo lo demás. Puede tener el sabor del aire de la mañana que te recuerda tu libertad para respirar.

Practicar la paz teniendo empatía con los demás

Cuando comprendemos que las heridas se curan de forma diferente y a distintos ritmos, podemos sentir empatía por quienes se están sanando a su manera. Saber que no hay un único modo correcto de sanar puede ayudarnos a ser una presencia sanadora. Ser el que no se preocupa por apresurar todo. Conviértete en alguien a quien los demás puedan recurrir porque saben que no vas a correr para «sanarlos».

El aliento

Lo que más importa en el proceso de sanidad es que estás vivo. Aunque tengas un plan de recuperación trazado en el calendario, lo más importante es respirar y estar vivo. Cualquiera que sea tu relación con el progreso en este momento -ya sea más lenta de lo esperado o estés caminando a lo largo de ella-, nunca subestimes el poder de cada respiración. Si todo lo que haces hoy es inhalar y exhalar con atención, eso importa más de lo que crees.

Por Morgan Harper, de «la Paz Es La Práctica».

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí