Milagrosa sanidad de niña con lesión cerebral que sueña con Jesús

nina-mia-fue-curada-de-una-lesion-cerebral
Milagrosa sanidad de niña con lesión cerebral que sueña con Jesús

Una niña se ha recuperado por completo de una lesión cerebral después de un accidente, y su experiencia ha fortalecido la fe cristiana de sus padres. El matrimonio compuesto por Mike y Melissa Harris, junto con sus hijos, decidieron disfrutar de una cabaña en el Parque Nacional Wayne, en Ohio, Estados Unidos.

En el último día de su viaje, ocurrió un accidente con su hija de cuatro años que puso a prueba la fe cristiana de la pareja. Mientras caminaban por el bosque, una rama de árbol de 18 metros de altura cayó directamente sobre la cabeza de la niña. Mike y Melissa entraron en pánico y temieron lo peor. Mientras el padre oraba, Mia, la hija de la pareja, no mostraba reacción alguna.

Después de casi un minuto, la niña gritó. El padre corrió a llamar a los servicios de emergencia mientras la madre oraba por su hija. Cuando los socorristas llegaron, llevaron a Mia al hospital, donde los médicos descubrieron que tenía una lesión cerebral traumática, fractura de cráneo y hemorragia dentro y alrededor del cerebro.

Según informa CBN News, después de ser inducida en coma, los médicos la despertaron a la mañana siguiente. Mia presentaba signos de parálisis en el lado izquierdo de su cuerpo, pero superó la lesión en tan solo tres días. Semanas más tarde, se sometió a una cirugía cerebral para reparar los daños causados por el accidente, y milagrosamente recuperó todas sus funciones cognitivas.

«Es asombrosa y muy divertida. Tiene tanta vitalidad en su interior que nunca sabrías que algo le ocurrió», afirmó Melissa.

Mia se ha recuperado por completo y se mantiene sana y llena de vida. Meses después del accidente, compartió una experiencia sobrenatural con su padre. «Ella dijo: ‘Papá, soñé con Jesús’. Y yo le pregunté: ‘¿Soñaste?’. Y ella respondió: ‘Sí, Él estaba conmigo y me llevó a casa'», recordó Mike.

La pareja atribuye la recuperación de su hija a Dios. «Estamos muy agradecidos. Creo que ella experimentó algo sobrenatural porque, por manos humanas, no estaría aquí. Creo que Dios la sanó. Su mano estaba en su vida. Él la creó. Él la levantó», dijo Mike. Melissa también afirmó que no sabe dónde estarían ahora si no fuera por Jesús y que Él le ha dado paz y consuelo.

«El poder de Jesús es tan fuerte que la mujer solo tenía que tocar su manto para ser sanada. Ese poder y el Espíritu viven en mí. Así que creo que Dios podría sanar a mi hija. Puse mis manos sobre ella y oré: ‘Por favor, sana a nuestra hija'», dijo Melissa, haciendo referencia a la historia de la mujer con flujo de sangre relatada en la Biblia.

Nos complace compartir esta inspiradora historia de la milagrosa sanidad de una niña con una lesión cerebral. Es evidente que la fe y la confianza en Dios jugaron un papel fundamental en el proceso de recuperación de Mia. A través de la oración perseverante de sus padres y el poder sanador de Dios, Mia superó rápidamente las graves lesiones que sufrió en el accidente.

Es maravilloso ver cómo la intervención divina ha restaurado por completo la salud y las funciones cognitivas de Mia. Su testimonio y el sueño en el que se encontró con Jesús son ejemplos conmovedores de cómo la presencia y el amor de Dios pueden brindar consuelo y sanidad en momentos de dificultad.

El reconocimiento y la gratitud expresados por Mike y Melissa Harris hacia Dios son una poderosa muestra de su fe inquebrantable. Ellos atribuyen la recuperación de su hija a la obra divina y reconocen que, sin la intervención de Dios, Mia no habría sobrevivido. Su experiencia fortalece la creencia en el poder de la oración y la confianza en la sanidad divina.

Esta historia nos recuerda que, incluso en medio de las circunstancias más desafiantes, la fe en Dios puede brindar esperanza y transformación. La vida de Mia es un testimonio viviente del poder redentor y restaurador de Dios. Que su historia continúe inspirando a otros a confiar en la providencia divina y a buscar la sanación en Cristo.