negarse-a-si-mismo-biblia

¿Qué Significa Negarse a sí Mismo? Un Estudio Bíblico

¿Qué significa negarse a sí mismo? Un Estudio Bíblico

Los cristianos hablamos siempre de negarse a sí mismo. ¿Qué significa? ¿Cómo puede un creyente negarse a sí mismos conforme a lo que la Biblia nos manda?

Negarse a sí mismo

Lo primero que me vino a la mente con respecto a negarse a sí mismo es para que Jesús sea glorificado. Ese es el principal objetivo para el que fuimos creados, ¿no? ¿No estamos para negarnos a nosotros mismos y tener como superiores a los demás y vivir una vida como la de Cristo para su gloria? Cuando negamos lo que queremos y ponemos a otros delante de nosotros mismos y también cuando nos negamos a nosotros mismos para la gloria de Cristo, entonces estamos siguiendo lo que creo que se nos manda a hacer. ¿Dónde esta esto en la Biblia? Debemos confiar en la Palabra de Dios y no en la opinión de hombres, porque la Palabra de Dios no se puede quebrantar, pero el ser humano con frecuencia quebranta sus mandamientos.

 ¿Cómo negarse a sí mismo?

Jesús nos dijo claramente cómo debemos negarnos a nosotros mismos en esta vida en Lucas 09:23: Y dijo a todos:” Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame” Tenga en cuenta que Jesús dijo “todos” y no sólo a los discípulos. Si alguien es realmente serio acerca de seguir a Jesús como Él dijo “venir en pos de mí”, entonces deben negarse a sí mismos y con certeza esto incluye llevar “su cruz cada día.” Eso significa que este debe ser un compromiso de todos los días … no sólo en ocasiones o cuando es conveniente. Negarse a sí mismo es negar lo que queremos y, a veces lo que necesitamos. A todos nos gusta ser bien recordados y ser respetados, pero esto no esta en la meta de Dios para nosotros. Debemos llevar, no nuestra cruz, sino la cruz de Cristo y hacerlo diariamente. ¿Cuál fue la cruz de Jesúsí Vivir para los demás y morir por los pecadores. Él dio su vida voluntariamente por nosotros cuando no lo merecíamos. Eso significa que usted y yo deberíamos poner nuestros propios intereses detrás de los intereses de los demás. Hay más en este capitulo 9 de Lucas que Jesús nos dice:

Lucas 9: 24-26 “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. 9:25 Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo? 9:26 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria, y en la del Padre, y de los santos ángeles.”

Si ganamos a todos nuestros amigos en el mundo con el fin de salvar la cara o salvar nuestras vidas, la vamos a terminar perdiendo, pero si perdemos nuestra vida por causa de Jesús, entonces “La salvaremos” por toda la eternidad. Jesús usa la palabra “porque” entre los versículos 25 y 26, que “en el contexto de las palabras anteriores Jesús dice que si tratamos de salvar nuestra vida, entonces vamos a terminar perdiendo nuestra alma, si perdemos nuestras vidas, entonces vamos a terminar salvando nuestra alma. ¿Por qué, pues, lo puso de esta manera? Porque si perdemos nuestras “propias” vidas por causa de Jesús, eso significa que no estaremos negándolo a Él ante los demás, que es un pecado de omisión. Es decir, cuando no somos capaces de proclamar a Jesús como nuestro Señor y Salvador le estamos negando con nuestro silencio. El pecado del silencio es un pecado de omisión y no es diferente de un pecado de mención. Y vamos a rendir cuentas por ello.

Negarse a sí mismo, pero no a Cristo

Justo el otro día tuve la oportunidad de hablar con tres jóvenes sentados en un restaurante y así, temeroso como estaba, yo les pregunté si podía sentarme con ellos y hacerles algunas preguntas. Después de una breve charla les pregunté: “¿Quién es Jesús para ustedesí” Hable de la ira de Dios sobre aquellos que han quebrado sus leyes y no se han arrepentido y no tenían sus pecados perdonados. Las palmas de mis manos sudorosas, mi corazón latía con fuerza, y mi frente comenzó a sudar un poco. Si no lo hacía, y créanme que he dejado de hacer esto muchas veces, iba a negarme a mí mismo y corría el riesgo de ser avergonzado, despreciado, burlado, y ser marcado como de mente estrecha (ya que hable que Jesús es el único camino para ser salvo como dice en Hechos 4:12). No quiero que Jesús me diga “Te avergonzaste de mí y de mis palabras (la Palabra escrita de Dios) y nunca le dijiste a nadie que creías en mí. Has intentado salvarte de la vergüenza y la humillación al negarte decirle a los pecadores que necesitan arrepentirse. Desde el momento que intentaste salvar tu vida, la perderás!” Eso es lo que creo que Jesús está diciendo en el capitulo 9 de Lucas. Si no nos negamos a nosotros mismos vamos a negar a Cristo. Si nos negamos a nosotros mismos no vamos a negar a Jesús. Esa diferencia es de importancia suprema y tiene ramificaciones eternas.

Para él o contra él

No hay que estar en la cerca en lo que se refiere a Cristo. Usted está dentro o está perdido. No hay lugar intermedio. Para que ninguna decisión sea tomar la decisión de rechazar a Cristo. El fallecido Adrian Rogers decía que sólo hay dos tipos de personas; los santos y los que no son santos. No hay término medio. No hay neutralidad. Jesús dijo que “porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.” (Lucas 9:50). Si usted no es de Cristo, entonces usted está en contra de él. Si le niegas Él seguramente le negará el día de la visitación, porque Jesús dijo que “El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama” (Lucas 11:23). Creo que lo que Jesús está diciendo es que si usted no está reuniendo al entrar en los campos de la cosecha y no se desarrolla en el trabajo por las almas de los perdidos, entonces usted está desparramando. El agricultor ve la cosecha. Si no se reúnen, el viento dispersará todo. Si usted no está participando en la orden imperativa de la Gran Comisión, entonces usted está pecando con el pecado de la “gran omisión.” No recoger es visto por Jesús como desparramar. “Si usted no vive diferente del mundo y no se preocupa por rescatar a los perdidos,  “Entonces tú no eres salvo” escribió Charles Spurgeon. Sé que suena duro, pero imagínese si tuviera la cura para el cáncer y la guardó para mi mismo, ¿No sería lo mismo que un homicidio por negligencia?

Conclusión

Te ruego que busques lo que se perdió por eso vino Jesús, y Él mismo proclamó el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido” (Lucas 19:10). Jesús dice sígueme y luego “Vamos!” rescate a los que perecen.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

2 comentarios

  1. este tema me a sido de mucha bendición y eh aprendido un mensaje muy importante y un gran compromiso como un cristiano para llevar a cabo lo q jesus nos enseño con su vida

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

272 Compartir
Comparte263
WhatsApp
Tweet
+17
Pin2
Email