Lunes 21 de Julio del 2005

 

1 Reyes 18:21

¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientosí Si el Señor es Dios, seguidle.

 

Josué 24:15

Escogeos hoy a quién sirváis.

 

Una orden

 

 

 

 

Cuando todavía cursaba la primaria, si me hubiesen preguntado qué querría hacer más tarde habría contestado sin vacilación: –Quiero ser maestro. Estaba seguro de mi elección, sencillamente porque mi maestro era el hombre a quien más admiraba: ¡Nunca se enfermaba! Por supuesto que mi argumento no era sólido, yo mismo lo comprobé…En la vida tenemos muchas elecciones que hacer: la de una profesión, del cónyuge, de un domicilio, etc. Podemos equivocarnos y sufrir las consecuencias, pero Dios nos propone una elección con respecto a la cual no tenemos derecho a equivocarnos: “Os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú… amando al Señor tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él” (Deuteronomio 30:19-20).


No pensemos que la gracia de Dios nos exime de nuestra responsabilidad de obedecerle. En un discurso a los atenienses, el apóstol Pablo dice que el Evangelio no sólo es una elección que debemos hacer, sino una orden a la que debemos obedecer (Hechos 17:30-31). Y escribe a los romanos: “No todos obedecieron al evangelio” (Romanos 10:16). El apóstol Pedro habla de “aquellos que no obedecen al evangelio de Dios” (1 Pedro 4:17). Por su parte Juan declara: “El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que no obedece al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él” (Juan 3:36, V.M.)

 

 

 

 

 

 

 

© Ediciones Bíblicas “La Buena Semilla 1166 PERROY (Suiza)

 

Usted está suscrito a la lista La Buena Semilla. Si no desea continuar en esta lista envíe un e-mail sin asunto a labuenasemilla-leave@casadelabiblia.org

 

 

 

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí