"Yo te saqué del redil para que, en vez de cuidar ovejas, gobernaras a mi
pueblo
Israel. Yo he estado contigo por donde quiera que has ido, y he aniquilado a
todos tus enemigos. Y ahora voy a hacerte tan famoso como los más grandes de
la
tierra."  1 Cro. 17.7b-8 (NVI)

A cuantos de nosotros el Señor nos ha sacado de lugares bajos y nos ha
puesto en
lugares de privilegio. A muchos nos ha cambiado los harapos por vestidos
reales;
puso anillos en nuestros dedos y calzado nuevo en nuestros pies.
Pero, ¿cuántos de nosotros hemos sido consecuentes con esos premios que el
Señor
nos dió?
Hay un refrán popular que dice: Lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta; y
eso
hacemos con lo que Jesús nos da. No tenemos en cuenta lo que le costó a Él
el
simple y sencillo hecho de cerrar tus ojos e invocar su Nombre y que
automáticamente su Presencia descienda sobre ti; el hecho de poder levantar
tus
manos con libertad y adorarlo; el hecho de acercarte confiadamente ante Él,
sabiendo que inclina su oído a tu oración, y no solo te escucha, sino que
tambien te responde. No apreciamos el valor de su preciosa sangre y lo que
le
costó sacarnos del redil al palacio, no para que vivamos solos, sino tambien
para gobernar su pueblo.
Gobernar el pueblo de Dios, significa no solo tener potestad sobrer este,
sino
ser testimonio para ellos; para que con ese testimonio crean en el Dios de
su
salvación. Tenemos en nuestras manos la autoridad para hacerlo, lo que pasa
es
que muchas veces no apreciamos eso, porque a nosotros no nos costó.
El ser indiferentes al sacrificio de la cruz, solo hace que nos atrasemos en
lo
que Él tiene para nosotros. Muchos de nosotros queremos la fama que el Señor
nos
promete, pero no queremos pagar el precio de ella. Hay un precio que pagar,
aunque Él ya lo dió todo. Pero algo te tiene que costar. ¿Por qué? Porque si
no
te cuesta es muy probable que lo hagas fiesta; es decir, que no valores las
cosas tan preciosas que el Rey tiene para ti. El salmista dijo: No daré a
Dios
ofrenda que no me cueste. A David le costó todo lo que tenía. A Jesús le
costó
su vida.
¿Qué te está costando a ti?

Dios te Guarde

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
https://www.devocionalescristianos.org/que-es-dc-miembros

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionales.org

Para cancelar tu subscripción
https://www.devocionalescristianos.org/que-es-dc-miembros


Enlaces de Devocionales Cristianos

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí