pacto-Dios-abraham-biblia
El Pacto de Dios Con Abraham En La Biblia

EL PACTO ABRAHÁMICO EN LA PALABRA DE DIOS

Las bendiciones de Abraham –y todas las promesas de Dios—se basan en una relación de pacto con Dios. Un pacto es un acuerdo entre dos personas que hacen promesas la una a la otra.

La palabra hebrea para pacto es b´rith, y significa cortar. En términos bíblicos, esto se refiere a la costumbre en tiempos del Antiguo Testamento que después de concretar un acuerdo, las dos personas caminaban en medio de los pedazos de animales sacrificados.

Cuando alguien “cortó un pacto” en tiempos del Antiguo Testamento, suponía una declaración de los términos del acuerdo; un juramento de cada parte; una maldición sobre quienquiera rompe el acuerdo; y el sellar el acuerdo con un sacrificio sangriento. Violar el acuerdo fue considerado una infamia.

Lo sorprendente es que Dios consintiera en hacer un pacto tan maravilloso con la humanidad. En el Antiguo Testamento, Dios hizo un pacto con Abraham y su descendencia, precisó los términos, juró en nombre de El mismo, y selló el acuerdo con la sangre de animales expiatorios. En el Nuevo Testamento, este acuerdo fue ratificado por el derramamiento de la sangre de Cristo.

En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria. (Efesios 1:13-14)

La palabra griega para “pacto” usada en el Nuevo Testamento significa “un contrato o un testamento”. En sencillas palabras, nuestra alianza con Dios es el título de propiedad de nuestra herencia. Es un acuerdo legal y vinculante en el espíritu entre Dios y el hombre.

Cuando Dios mandó a Abraham que dejara su hogar y fuera a la Tierra Prometida, Él declaró que Él haría de Abraham una gran nación con muchos descendientes. En Génesis 15, Abraham dudó de esta promesa a causa de su avanzada edad y condición de no tener hijos, y el Señor lo reafirmó. La repuesta de Abraham a las promesas de Dios es un modelo de una fe creíble: “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia” (Génesis 15:6).

En el transcurso de los años, Dios te ha hecho muchas promesas. Algunas promesas provienen de Su Palabra escrita. Otras habrán sido promesas proféticas específicas que concuerdan con las Escrituras. No las dudes. Abrázalas por fe.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí