Como-armarse-para-la-batalla-biblia-versiculos
¿Cómo Armarse Para La Batalla En La Biblia?

ARMÁNDOSE PARA LA BATALLA EN LA BIBLIA

En muchas escritos a los hermanos en la fe que estaban angustiados por las fuertes pruebas que padecían, el apóstol Pablo le dijo:

“…Ceñid los lomos de vuestro entendimiento,…” (1 Pedro 1:13 RV 1960). En otras palabras Pablo quería transmitir un mensaje para que preparen sus mentas para una acción directa y decisiva. Que fortalezcan sus mentes para las batallas que enfrentaban.

La primera parte de armadura que se ponía el soldado romano cuando se preparaba para una batalla era su cinturón. El cinturón era una parte importante de la armadura porque se ponía alrededor de la cintura del soldado para agarrar la túnica corta que usaba, mantener el peto (armadura del pecho) en su lugar y sujetar la espada.

El cinturón del soldado fortalecía sus lomos e hacia que pudiera abrochar su armadura, preparándolo para luchar. Apretar o ceñir el cinturón indicaba que el soldado estaba listo para pelear. Aflojarse o soltarse el cinturón era una señal que él estaba de permiso.

Es hora de prepararte para la batalla por “ceñir los lomos” y fortalecer tu mente. Si no lo haces, no vas a poder caminar en la victoria que Dios tiene preparada para ti.

Los lomos se refieren al área principal de la fuerza del cuerpo. El cuerpo entero está conectado al lomo. Si falla el lomo, falla todo el cuerpo. Los “lomos” que debes de ceñir espiritualmente para la batalla son tu corazón y mente—la parte más interior de tu ser—el mismo centro de tu existencia de donde salen todos los asuntos de la vida.

Si tu mente y corazón están fuertes y disciplinados, si conoces la Palabra de Dios y tus pensamientos siempre se ponen bajo la obediencia de Cristo, serás fuerte y valiente durante los momentos de grandes pruebas, tentaciones o ataques del enemigo.

Si tienes una mente pasiva, eres un blanco fácil para Satanás. Tus sentidos espirituales no están «afilados» cuando tu mente está en un estado de pasividad. Eres vulnerable a cada ataque– decepción, temor, tentación, opresión, depresión—y finalmente pierdes control de tus pensamientos.

Es hora para levantarte, salir adelante con una nueva fuerza de una mente 100% victoriosa. No te dejes intimidar por el poder del enemigo. No debes de tener miedo o temor. Debes de enfrentar al enemigo con una renovada agresividad espiritual y una determinación para derrotarlo en cada área de tu vida.

Cuando salgas el día de hoy al mundo, ciñe los lomos de tu corazón y tu mente. No permitas que desafilen tus sentidos espirituales. Prepárate listo para enfrentar los ataques del enemigo. Fortalece tus lomos antes de entrar en el campo de batalla.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí