La propuesta surge a partir del hecho de que el monitor de una PC consume más electricidad cuando reproduce espacios blancos.

“Negroogle te ofrece las búsquedas en español de Google y a la vez te permite ahorrar energía”, dice en su home la versión negra del buscador más popular de Internet. Desde sus comienzos, Google se ha caracterizado por su pantalla blanca y despoblada de imágenes. Sin embargo, ahora los ecologistas han descubierto una razón para cuestionar este diseño: mientras un fondo de pantalla blanca consume alrededor de 74 watts, la misma pantalla en color negro tiene un consumo que ronda los 59 watts.

Ya son diversas las voces que se hacen oír para cambiar el paradigma actual del diseño web, que marca que negro sobre blanco es la alternativa más popular en las páginas de Internet. En su blog, el ambientalista Mark Ontush publicó un cálculo estimativo del ahorro que supondría cambiar la apariencia de Google. Según sus cuentas la página, que recibe unas 200 millones de visitas diarias, permitiría un ahorro global de 3000 megawatts al año (equivalente a unos 75 mil dólares) en caso de que su fondo fuera de color negro.