1. Soy demasiado viejo, o demasiado joven.
    1. Nunca puedes ser tan viejo que no puedas confiar en Jesús como tu Salvador. Mientras estés vivos, tú puedes pedirle que perdone tus pecados. El está tan cerca de ti como tu corazón.
    2. (Concedemos que hay algunos demasiado jóvenes como para entender el mensaje del Evangelio, pero aquí nos referiremos sólo a quienes esgrimen esto como una excusa). La juventud es una bendición de parte de Dios. No la emplees como una excusa para mantenerte alejado de El. Si puedes entender lo que es el pecado y tu necesidad de librarte de él, entonces no eres demasiado joven como para recibir a Jesús como tu Salvador. El salva a todos, jóvenes y viejos.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí