Inicio » Articulos Cristianos » LOS 5 LENGUAJES DEL AMOR NUEVO – GARY CHAPMAN

LOS 5 LENGUAJES DEL AMOR NUEVO – GARY CHAPMAN

LOS CINCO LENGUAJES DEL AMOR NUEVO: GARY CHAPMAN

El libro se denomina Los Cinco Lenguajes del Amor, escrito por Gary Chapman en el año 1995. El libro, que en ingles se llama The Five Love Languages, es tan relevante tanto hoy como el año cuando fue escrito. El libro es basado en la teoría que todos los humanos tenemos un lenguaje del amor en cual nos sentimos amados. Para algunos de nosotros es cuando una palabra apasionada es dicha por nuestro ser querido. Para otros es cuando nuestro novio o esposa nos da una caricia.

Los cinco lenguajes del amor son:

1. Tiempo de calidad (escuchar con atención, realizar paseos, viajes juntos)

2. Palabras de afirmación (reconocer logros, elogiar, dar ánimo)

3. Regalos (flores, joyas, poemas, libros)

4. Actos de servicio (lavar el automóvil, cortar el césped, preparar la comida)

5. Contacto físico (tomar la mano, dar abrazos, caricias, besos)

Cada persona tiene una preferencia individual para uno de estos lenguajes del amor. Una mujer se puede sentir más amada cuando su pareja le da una caricia en la cara comparada cuando él le dice que le gusta la comida que ella cocinó. Un hombre se puede sentir más amado cuando ella le halaga su habilidad con los proyectos de la casa comparado con cuando ella se arrima en la cama y se acurruca junto a él.

Según el libro, cuando has identificado cual lenguaje del amor te corresponde mejor a ti, entonces es mucho más fácil para los dos de expresar su amor en la manera que más entiende tu pareja.

El autor Gary Chapman describe como muchas personas cuando se casan ven que su amor se deteriora. Después de esto viene el divorcio para muchas parejas. En estas situaciones es cuando descubriendo el lenguaje de amor de tu pareja es esencial para una tener vida colmada de amor.

Es vital recordarse que si consideras que el amor es mejor expresado con palabras de afirmaciones y tú prefieres esto, necesariamente eso no va a ser la preferencia que espera tú cónyuge de ti. Hay que tener en mente siempre tratar de aprender el lenguaje del amor de tu pareja para poder manifestar tus expresiones de amor en la manera que más prefiere tu compañero o compañera.

En los Estados Unidos, hay más personas solteras que otra nación del mundo, con las excepciones de la India y la China. Cuatro de cada diez Americanos son solteros, y ese es el propósito de este libro que Chapman se lo dedicado a esas personas que buscan al amor de su vida o sea su alma gemela.

Gary Chapman tiene un capítulo solamente dedicado a descubrir cual es tu lenguaje preferido del amor. Es vital descubrir esto. Una sugerencia que te puedo dar es pensar en cual de estos cinco lenguajes es el que tú te quejas más de tu pareja. ¡Usualmente ese va a ser tu lenguaje preferido!

El autor escribe que cada persona en una relación tiene un tanque de amor emocional. Cuando este tanque se vacía, hay riesgo que la relación de amor se termine. Pero si las dos personas entienden y usan estos cinco lenguajes del amor, pueden tener estos tanques atestados de amor para siempre.

LOS LENGUAJES DEL AMOR

ESTUDIO I

I. INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN – ILUSTRACIÓN DE ENAMORAMIENTO Y SEGUIMIENTO.

El amor, como es entendido y enfatizado en nuestro tiempo, es un sentimiento muy profundo, íntimamente personal, e intransferible. Mucho de nuestra estabilidad emocional y mental depende de que amemos y nos sintamos amados.

Los sentimientos de inferioridad, culpabilidad, dificultades de relacionarse con otros, nacen de corazones que han sentido esa carencia de amor, ya sea en sus relaciones como hijos con sus padres, como amigos, o relacionados con una pareja. Es una necesidad interior que en ocasiones es difícil expresar, pero está siempre presente.

A pesar de las diferentes perspectivas de lo que es amor, el mundo y su desarrollo testifican de su importancia. Música, Cine, Teatro, Literatura, Pintura, etc. evidencian que el amor es una necesidad. Con amor todo lo puedes; sin amor, todo son montañas inalcanzables. Los psicólogos han concluido que el amor es una necesidad emocional primaria en el hombre.

Pablo el apóstol exaltó el amor cuando expuso que sin él, aún las mayores acciones o habilidades quedaban vacías de significado. Para aquellos que se identifican como Cristianos el apóstol Pablo concluye una eminente exposición del amor (I Cor 13) comparándolo con la fe y la esperanza, tres ideales imperecederos en nuestra vida. En esta comparación el apóstol resalta el amor como el mayor de ellos.

Como necesario punto de partida, hemos de establecer que cualquier tiempo, ideas, charlas de otros en cuanto a las relaciones humanas son siempre provechosas. No necesitamos estar en problemas para beneficiarnos de sugerencias para mejorar nuestras relaciones. Somos humanos con experiencias y perspectivas muy diversas.

Abrirnos a otros enfoques puede ser muy enriquecedor. Por otra parte, cuando estamos bien, satisfechos en nuestro entorno es más fácil estar abierto a otras ideas, y no cuando tenemos conflictos que nos oprimen y condicionan.

Sugerencias, ideas como la presentación de este libro pueden ampliar nuestra creatividad para disfrutar las relaciones profundas que sostenemos con quienes vivimos. Y por otro lado es necesario reconocer que nuestras limitaciones o imperfecciones nos pueden llevar a episodios más desafortunados, donde otras ideas o sugerencias pueden evitarnos heridas lamentables.

ACLARACIÓN – Déjame decirte algo. Si quieres evadirte de todo puedes, pero hay algo que puedes aprender.

En las últimas décadas, nuestra sociedad mediática nos ha presentado un modelo de amor que parece pertenecer más al mundo de los cuentos que al de la historia. Películas y a menudo medios de comunicación subrayan la experiencia de estar enamorado como el clímax del ser humano.

Protagonistas en su mayoría con cuerpos jóvenes, modélicos en breves escenas desde un primer intercambio de palabras entran en un romance apasionado, y todo en cuestión de minutos. Sin embargo para nosotros, ciudadanos de a pie que no vivimos en la ficción de un escenario, las cosas normalmente no son tan fáciles.

Es cierto que podemos entrar en una relación de pareja por un flechazo, una atracción irresistible que absorbe toda nuestra mente. Pero cierto es también en ese caso la existencia de un peligro.

Las diferencias del día a día donde no ha habido una amistad que fundamente la relación pueden distanciarnos y enfriarnos. Entonces el desamor causa heridas y una confusión de igual o mayor intensidad que el flechazo.

Es cierto también que aunque nuestro matrimonio o relación familiar haya tenido una buena amistad como fundamento, hay cambios que demandan ajustes, o podemos tambalearnos en nuestra relación. Así sucede con la venida de un bebé, o con promociones de trabajo a puestos “sin horario,” o segundas nupcias con hijos de otros matrimonios, adopciones, adolescencia de nuestros hijos, etc.

Son nuevos ingredientes que si no los encajamos pueden crear vacíos en la comunicación y en la relación.

En otras ocasiones, no son ni el surgir de diferencias ni cambios en el entorno de la pareja, sino simplemente el desarrollo personal de cada uno. La esposa puede entrar en actitudes críticas hacia su marido cuando está en casa, ya sea porque no hace nada en casa, o porque lo que hace no lo hace bien.

El esposo por su parte, puede desarrollar con su trabajo y sus amigos un mundo demasiado individual y separado del hogar que trae un vacío también a la relación. El mundo del ocio igualmente puede inclinarnos hacia terrenos pantanosos.

La caza, el deporte, las manualidades, algo que nos sorprende a través de un compañero de trabajo, de una amiga, y que puede darnos una sensación de frescor, de un nuevo entusiasmo en algo que no habíamos experimentado, esto puede en la misma medida minar la cercanía de nuestra relación matrimonial o familiar.

Por otro lado está la confusión de lo que amor es. Una mujer maltratada o casada con un alcohólico hablará de su trato con su marido como una expresión de amor, mientras un psicólogo hablará de co-dependencia.

Un padre puede inducir comportamientos rebeldes o perezosos en sus hijos y llamarlo amor, cuando un psicólogo familiar puede llamarlo un comportamiento irresponsable. Nosotros hablamos del amor que es elemento esencial para nuestra sanidad emocional.

El sentimiento de pertenencia, de ser deseado, dentro del entorno familiar, es una necesidad básica para la estabilidad emocional de un niño. Con ese amor, el niño probablemente crecerá a una madurez responsable. Si resulta ser una carencia, el niño puede llegar a ser un adulto “disminuido” en su ser emocional y social.

Más duro que el enfriamiento de una relación de pareja es lo que viene cuando por una parte o por otra se intenta mejorar la situación y la otra parte no responde. Quizás más que responder a veces reacciona con hostilidad a gestos que lo que quieren es reclamar un amor que se está marchitando.

¿Ilustraciones?

Hay algunas cuestiones preliminares que debemos considerar antes de buscar medios o acciones para mejorar nuestro matrimonio.

  1. Hemos de abandonar esa actitud que busca soluciones, que analiza todo comentario, que propone recursos siempre en la perspectiva de que el problema está en el otro, que la solución está en un cambio de la otra persona, que nosotros no hemos hecho mal y que no se nos puede pedir más de lo que hacemos.

    Lo que buscamos es mejorar nuestra relación matrimonial, no ganar una discusión. Aunque haya heridas por parte del otro que en su momento debemos hablar, debemos estar abiertos a perspectivas, aportaciones, diferentes a lo que nosotros pensamos. Y aún debemos estar dispuestos a reconocer errores con los que hayamos podido herir a nuestra pareja.
  2. Hemos de mantener la convicción de que podemos mejorar,
    podemos resolver dificultades, podemos amar y ser amados. Aquí quizás puede entrar nuestra fe en Dios de que Él nos puede ayudar y enriquecer nuestras relaciones familiares.

El libro que vamos a considerar nos presenta una perspectiva muy provechosa de nuestras relaciones humanas y de un obstáculo que posiblemente podemos encontrar. Se trata de que siendo individuos únicos e irrepetibles posiblemente ni aun con aquellos que son más cercanos coincidamos en nuestras formas de expresar y percibir amor.

¿Qué sucede con los idiomas en nuestro entorno humano? Que si solo hablamos un lenguaje no podemos entendernos con otros. Si comenzamos o hemos estudiado un poco de una segunda lengua, sabemos palabras, frases, pero no expresamos sentimientos, opiniones con los matices o naturalidad de nuestra lengua materna.

En el aprendizaje más profundo de otros lenguajes está la expresión fluida e intercambio de ideas. Eso es lo que sucede en el amor. Tú puedes esforzarte en decirle a tu esposa que está guapa, que aprecias su trabajo, etc. pero para ella quien le dice “te quiero,” si es de verdad, puede que deba expresarse pasando tiempo con ella, conversando, intercambiando opiniones, respetando y admirando sus ideas, y eso en momentos de calidad, y no frases telegráficas mientras vemos la película o el partido.

En este ejemplo, el lenguaje de él es tan diferente al de ella como el chino del francés. Hay muchas maneras de expresar nuestro amor, pero nuestro libro “Los Cinco Lenguajes del Amor” los reduce a cinco, con la posibilidad de derivar esos cinco en otras subdivisiones.

Si hablamos de diferentes “lenguajes de amor,” es simplemente porque es un hecho de que nuestra herencia y nuestra educación es individual. Ya sea porque hemos crecido con un vacío o por el contrario en un hogar donde haya habido amor, aprecio, reconocimiento, respeto, todos hemos crecido con un concepto de cómo se expresa la estima, aprecio, amor.

Raramente en una pareja los dos hablan de forma natural el mismo lenguaje en términos de amor. El objetivo de este libro es ayudar a descubrir cuál es el lenguaje primario de tu cónyuge y ayudar también a expresar tu amor en ese lenguaje.

II. MANTENIENDO EL DEPÓSITO LLENO

El autor del libro que guía nuestro estudio “Gary Chapman” presenta la imagen de un depósito vacío como el corazón de una persona con carencia de amor. Muchas veces una carencia de amor puede ser la fuente de un comportamiento rebelde, irascible, o como los psicólogos lo llaman, un comportamiento desviado.

No son expresiones de odio sino un clamor a voces de que el niño o el adulto no se siente amado. El matrimonio, la paternidad, aún la amistad son relaciones que suplen en diferentes niveles ese amor que todos necesitamos.

El flechazo en la pareja, un nuevo nacimiento, una nueva amistad, suple esa necesidad por un tiempo, pero a no ser sostenido con un amor que va madurando, es un sentir tristemente perecedero. En el peor de los casos, puede ser tan solo “un puntazo” o un remiendo de una adolescencia difícil o de una relación conflictiva.

Aunque a partir de aquí hablaremos de matrimonio estamos considerando principios que pueden aplicarse a todas nuestras relaciones humanas en distintos niveles.

El amor está en la raíz de nuestras necesidades como matrimonio. Cuando un marido dice que una casa, un coche, no valen para nada si tu esposa no te ama, no es que está rechazando la casa y lo demás. Está expresando su necesidad de ser amado. Asimismo cuando la esposa dice “me ignora todo el día y luego a la noche solo quiere mi cuerpo”, no es que odia el sexo, simplemente está desesperada por un amor genuino.

Opuesto al dolor de la soledad está la expresión bíblica que los dos serán una sola carne. No es que al casarse la pareja pierde su identidad individual, sino que uno entra en la vida del otro en una manera íntima y profunda.

Los chistes, dichos sobre la vida matrimonial, a menudo las discusiones en una pareja, su enfriamiento, no son otra cosa que luces rojas que anuncian que el depósito está vacío. No nos sentimos amados.

Igualmente en la relación con los hijos, el amor es la raíz de nuestra relación. Cierto es que en el caso de los hijos, por su necesidad de madurar, el egoísmo es más evidente, y el amor no puede suplirlo todo. Sigue habiendo necesidad de disciplina y enseñanza.

**) ABANDONANDO EL EGOÍSMO. UN REQUISITO, OLVÍDATE DE TUS QUEJAS Y PIENSA EN TUS ACCIONES.

En la otra cara de la moneda está también el peligro de los “vampiros”, tanto en el matrimonio como en la familia con los hijos, como en todas las relaciones humanas.

Hay personas que nunca parecen estar satisfechas, que constantemente lloran como bebés que no han comido por 6 horas, que piensan que su mamá les ha abandonado, y que tienen pánico de morir.

Estas son personas que en su niñez o crecimiento han sufrido una carencia seria de afecto y en su edad adulta no es que sean infantiles sino algo más serio que eso, son “disminuidos emocionales.”

Ciertamente puede ser agotador para la otra persona. La solución es que no nos miremos tanto a nosotros, a nuestras carencias, sino que nos interesemos en la satisfacción de nuestra pareja. Así podremos mantener ese vampirismo en una pequeña tendencia que va disminuyendo.

III. LA EXPERIENCIA DEL FLECHAZO

Déjame compartir una anécdota absolutamente verídica. En una ocasión después de una reunión religiosa, dos jóvenes plantearon hablar con el responsable. Entre tanto el pastor saludaba a quienes estaban en medio, los pensamientos lógicos venían a la mente:

”… Dos jóvenes, quizás pareja de recién casados que desean conocer la iglesia o anuncian su deseo de asistir con cierta asiduidad”.

Bastó con sentarse para expresar con avidez su motivo de hablar en privado, desean casarse. Bueno, grata noticia, pero un tanto complicada por cuanto eran extranjeros, cada uno de un país separado por más de 7000 km.

Tras expresar la conveniencia de tener algunos encuentros para hablar de ciertos temas que pueden ayudar a la nueva experiencia que anticipa la pareja ellos expresan su deseo de casarse cuanto antes. Tres o cuatro semanas aún era demasiado tiempo que esperar. Por su condición de extranjeros el juzgado español requiere ciertos documentos que evidencien la identidad y soltería de los candidatos, unos documentos que amenazaban con tardar más de un mes.

Él trabajando apenas unas horas cuando hacía buen tiempo en la terraza de un bar, ella con una situación algo más estable. La pregunta era necesaria, ¿hay alguna razón que os impida esperar un poco más? ¿Está ella embarazada? No. Ante la realidad de que se conocían solamente de unas semanas y luego habían estado meses sin verse, ante la dificultad de papeles, inestabilidad laboral, aún con proyectos poco claros la razón de fuerza mayor se expresaba por parte del chico con lágrimas en los ojos.

Mientras miraba a la chica, contestaba al pastor, “Sé que ella es la mujer de mi vida, estoy absolutamente seguro, no hay razón por la que esperar.” Hubo segundo y tercer encuentro, y siempre que la espera surgía como una necesidad irremediable, se buscaban soluciones, pues repetidamente y con emoción, mirándose uno al otro, él expresaba, “Sé que ella es la mujer de mi vida, estoy absolutamente seguro, no hay razón por la que esperar.”

Al final, para evitar esperas se fueron a uno de los dos países de origen para evitar la insuperable barrera del tiempo. Hoy estarán en algún lugar del mundo y desde aquí por supuesto les deseamos la mayor felicidad.

Descripción del enamoramiento. – Esto es un ejemplo de lo que más o menos ha sucedido a todos los que han entrado en una relación de pareja. Nos hemos enamorado. Nos hemos encontrado con alguien cuyas características físicas y trazos de personalidad producen una descarga eléctrica que pone en marcha la maquinaria del amor. Salta la alarma y deseamos conocer más de el o de ella.

Después de las primeras citas puede que todo ese entusiasmo se diluya o que se incremente. Cuando tenemos certeza de que es recíproco entonces llegan los fuegos artificiales y la euforia de estar enamorado. Es un estado de obsesión emocional hacia una persona. Nos dormimos con él o ella en el pensamiento y así mismo nos levantamos. Lo que más deseamos es estar juntos y cuando estamos es como estar en el paraíso.

Una caricia, una palabra, son suficientes para rebosar de emoción delante de ese sentimiento de amor cualquier defecto o circunstancias adversas son rechazadas o minimizadas. Intelectualmente no podemos evitar de reconocer que no somos perfectos, que no todo va a ser de color de rosa, pero nuestro sentir es tan poderoso que solo deja cabida a la seguridad de una relación pletórica.

La realidad es que la absoluta mayoría de personas entran en una relación matrimonial a través de la experiencia de estar enamorado. No obstante la idea de estar enamorados para siempre es totalmente una fantasía.

Dr. Dorothy Tennov, una psicóloga conocida por sus estudios en esta área, después de muchos análisis, concluye que la media de vida de una obsesión romántica son dos años. Si se trata de una relación en la clandestinidad puede ser algo más. Pero de cualquier manera todos volvemos a poner los pies en el suelo.

Descubrimos que no solamente nuestra pareja tiene defectos, sino que es capaz y a veces parece que hiere voluntariamente. Bienvenidos al mundo real, donde los calcetines no van solos a la lavadora, donde los conflictos son con fuego real y no como en las películas.

¿Qué ha pasado con nuestro amor, o mejor dicho con nuestra experiencia de enamoramiento? ¿Es un truco de magia de mal gusto donde sin saber las consecuencias nos hemos encadenado de por vida? ¿Es que nuestro enamoramiento no era real? Sí, seguro que fue real, pero quizás necesitaba un poco de información adicional. Si el mundo entero estuviera bajo la experiencia de estar enamorado no funcionaría.

El trabajo, los estudios, los impulsos empresariales, no tendrían fuerza para prosperar si todos estuviésemos en esa “obsesión.” Cuando estamos enamorados nos parece como que nuestro egoísmo ha perdido su poder sobre nuestras acciones. Y asimismo vemos en nuestra pareja que todo su corazón está inclinado con amor hacia nosotros.

Cuando pasan esos dos años y el enamoramiento se enfría, los deseos parecen surgir con una individualidad desconocida que en ocasiones choca con los deseos del otro. Poco a poco se pierde esa sensación de intimidad juntos y se avanza en caminos separados.

Hay tres razones que podemos apuntar demostrando que “estar enamorado” no es amor.

Primero no es amor porque no es un acto de la voluntad o de una elección consciente. El enamoramiento no se planea, sucede.

En segundo lugar, en enamoramiento no es amor porque es una experiencia sin esfuerzo. Cualquier cosa que hacemos estando enamorados no requiere ninguna disciplina o dedicación por nuestra parte.

Todo lo hacemos en la “euforia” que experimentamos, opuesto al esfuerzo de hacer algo que no deseas pero lo haces en bien de otro. Y en tercer lugar el enamoramiento no es amor porque en realidad no se busca el crecimiento del otro sino que estamos “en globo” por la reciprocidad de una atracción y satisfacción.

Otro psicólogo, Dr. Peck concluye que el enamoramiento “es un componente instintivo de apareamiento determinado genéticamente. En otras palabras, el colapso del egoísmo que sucede en el enamoramiento es una respuesta estereotipo de los seres humanos que se corresponde a unos deseos sexuales y a unos estímulos exteriores que sirven para aumentar la probabilidad de apareamiento sexual y relación de pareja que facilita o provee o embellece la supervivencia de las especies.”

Estemos o no de acuerdo con esa definición los que hemos experimentado estar enamorados seguramente estaremos de acuerdo en que el sentimiento nos catapultó a una órbita emocional diferente a todo lo que habíamos experimentado. Tiende a disminuir nuestro énfasis racional y a veces nos encontramos haciendo cosas que no haríamos si estuviéramos más sobrios emocionalmente.

Frente al enfriamiento de esta experiencia de estar enamorado la sociedad nos ha dado algunas alternativas, y quizás poco recomendables.

Una es estimar que nos equivocamos, que eso no era amor en realidad y necesitamos buscar ese sentimiento con otra persona.

Otra opción es la de vivir emocionalmente con la respiración artificial de las telenovelas, un poco resignados a que nuestra realidad es inevitablemente amarga.

Otra postura es la del cinismo emocional, “Nadie es perfecto” “Todos tenemos problemas” donde rechazamos cualquier ayuda, quizás por un poco de temor a sentirnos inferiores. Pero hay otra opción.

Podemos reconocer la experiencia de estar enamorados como lo que es, una experiencia eufórica y emocional, y si eso se ha enfriado, entonces vamos a forjar “amor real” con nuestra pareja.

En realidad hablamos de quitar el idealismo o la irracionalidad del enamoramiento para que ahora por elección, con esfuerzo si es necesario, dirijamos nuestros afectos a producir el crecimiento personal y satisfacción del otro. Necesitamos encontrar satisfacción en los esfuerzos que benefician al otro y no en la complacencia egoísta de sentirse amado.

Disfrutar en suplir para los deseos del otro y no en satisfacer los nuestros. No debemos sentirnos satisfechos porque cuando estábamos enamorados hicimos esto o aquello. Cuando la euforia ha pasado y somos conscientes de nuestras diferencias, si renunciamos a ver un derbie Barcelona Madrid por ir con ella de escaparates, eso sí es una expresión de amor. El amor no es un sentimiento aleatorio sino una elección consciente.

Frente a esta definición de amor se podrá objetar que es demasiado fría o estéril. Un poco como que echamos de menos la chispa de esos primeros encuentros. La realidad es que la aceptación mutua consciente de nuestras diferencias, la elección y trabajo de amar para satisfacer al otro, producirá un sentir, una intimidad, una confianza, superior y mucho más profunda.

El enamoramiento a menudo es casual, donde la euforia ensalza la ilusión por encima de la razón y la realidad, y donde el mayor fundamento es la reciprocidad emocional. El fuego de haya es mejor que el de sarmientos aunque cueste más encenderlo.

*) NOTA INSERTADA Lo que hacemos antes de casarnos no es indicativo de lo que hacemos después de casarnos. Cuando el furor del enamoramiento pasa, volvemos a las personalidades que nuestros hogares, crecimiento, etc. nos han forjado. Por una causa o por otra lo cierto es que el comportamiento cambiará.

IV. LOS CINCO LENGUAJES DEL AMOR- 1. Palabras que ayudan.

Dijo en cierta ocasión Mark Twain “puedo vivir por dos meses con un cumplido, con un reconocimiento.” Si tomamos esto literalmente diríamos que con seis buenos cumplidos podríamos mantener su estado emocional en buenas condiciones por un año. Probablemente tu pareja necesite más que eso.

“La muerte y la vida están en poder de la lengua…” Pr 18.21 Y no está hablando de la palabra del verdugo, sino del poder que hay en las palabras que pronunciamos sobre otras personas.
“La congoja en el corazón del hombre lo abate; más la buena palabra lo alegra.” Pr. 12.25

La verdad es que palabras de gratitud, de reconocimiento, de aprecio, de ánimo, pueden ser una forma de expresar amor muy valiosa.

¿Qué ambiente podría crear en nuestras relaciones una frecuencia de palabras como “Hay que ver qué guapa estas con esa ropa”, o “Gracias por ayudarme con eso o aquello.” A veces, ya sea porque la crítica es lo más fácil o porque la verdad es que nos satisface hablar con despotismo decimos, “¿Vas a bajar la basura o esperas a que las moscas se la lleven al contenedor?” Sin embargo cuando recibimos palabras de ánimo o gratitud estamos mucho más abiertos a responder a los deseos del otro que cuando recibimos una demanda cargada de criticismo.

A. Palabras de ánimo

Animar significa “dar aliento.” Esa es una forma en que tus palabras pueden expresar tu amor. Todos nosotros tenemos áreas en las que nos sentimos inseguros. Nos falta ese ánimo que nos impide hacer lo que soñamos.

Es muy dudoso que estemos usando plenamente nuestras capacidades y es seguro que sin ningún reconocimiento es imposible desarrollar todo nuestro potencial. Puede que en tu esposo(a) haya capacidades sin desarrollar que en un sentido esperan de tus palabras para poder ponerse en marcha porque la inseguridad las detiene.

A menudo el hombre, ocupado con su profesión y vocación, pasa por alto las capacidades que su esposa pueda tener sin desarrollar. A veces son la venida de los hijos los que impiden el desarrollo, pero nuestra indiferencia o desinterés puede ser igualmente una causa. Animarla con palabras, animarle a tomar un curso o a entrevistarse con estos o aquellos, son formas en que expresamos nuestro amor hacia ella.

Eso sí, dar ánimo requiere empatizar y ver el mundo desde la perspectiva del otro. Lo importante no es lo que nosotros consideramos importante, sino lo que nuestro cónyuge considera importante. No son nuestras aptitudes sino las de él o ella.

No se trata de animar para que hagan nuestros pensamientos sino de animar para que cumplan sus perspectivas o esperanzas.

B. Palabras amables

Si deseas leer un resumen del LIBRO LOS 5 LENGUAJES DEL AMOR puedes hacer clic aquí 

1 comentario en «LOS 5 LENGUAJES DEL AMOR NUEVO – GARY CHAPMAN»

  1. Es cierto tengo que ver que clase de lenguaje de amor le gusta a mi novio Gracias por estos consejos son de mucho ayuda Dios los bendiga y los siga dotando de sabiduria Amen.

Deja un comentario

53 Compartir
Comparte52
Tweet1
WhatsApp
Comparte