La palabra de Dios¿Amas la Palabra de Diosí

“EL CIELO Y LA TIERRA PASARÁN, PERO MIS PALABRAS NO PASARÁN” (Mateo 24:35)

Uno de los primeros libros que se imprimió cuando se inventó la imprenta fue la Biblia. Y hoy en día sigue siendo el libro más vendido. Escribió un autor anónimo: “La Biblia contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino de la salvación, el destino de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Es la luz que alumbra tu camino, el alimento que te nutre y el consuelo que te alienta. Es el mapa del viajero, la brújula del piloto, el arma del soldado y el plan de juego para el jugador. Es una mina de riquezas insondables y un río de auténtica felicidad. Su doctrina es santa, sus preceptos son vinculantes, sus historias son verdaderas y sus decisiones inmutables. El tema central es Cristo, su propósito es tu bien y la Gloria de Dios su finalidad. Léela para ser más sabio, créela para tu seguridad, practícala para tu salud espiritual. Léela despacio, con frecuencia y en oración. Deja que empape tu memoria, dirija tu corazón y guíe tus pasos. La has recibido en esta vida, será abierta en el día del juicio y recordada siempre. Demanda gran responsabilidad, recompensará las buenas obras y juzgará a los que tienen en poco su contenido sagrado.”

La Biblia es “…la Palabra del Señor [que] permanece para siempre…” (1 Pedro 1:25). Casi todos respetamos la Biblia; el problema es que no la leemos a diario ni la ponemos en práctica. En medio de un debate acerca de las diversas versiones de la Biblia, un hombre comentó: ‘Yo prefiero la traducción de mi madre, porque la tradujo a su vida diaria.’ ¿Haces tú lo mismo?

1 COMENTARIO

  1. Gracias Señor porque es tu palabra la que me sostiene, en momentos de alegría se que viene de ti, y el momento de tribulación es porque quiere ver en tu hija una guerrera, porque no te agrada lo tibio. Bendice a mis hermanos en la fe, con unción que solo viene de ti Padre. Amén. 

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí