«viernes-santo-bibliaNO ESTÁ AQUÍ, SINO QUE HA RESUCITADO…» (Lucas 24:6)

Viernes Santo – Morir bien

Jesucristo, el fundador del cristianismo, fue el único humano capaz de hacer una cita para después de su muerte y resucitar para cumplirla. Jesús había dicho a sus discípulos: «…Después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea» (Mateo 26:32). Y cumplió su palabra. Si visitas las tumbas de los fundadores de las principales religiones del mundo, comprobarás que siguen ocupadas. Pero si visitas la tumba donde pusieron a Jesús, está vacía y todavía se escucha el eco de los ángeles diciendo: «No está aquí, sino que ha resucitado…» (Lucas 24:6). Esas palabras hacen que cada entierro cristiano sea una celebración. Jesús prometió: «…Porque yo vivo, vosotros también viviréis…» (Juan 14:19).

Un día morirás de algo; la cuestión es ¿cómo vas a morir bien? Existen dos respuestas a esa pregunta:

1) Preparándote de antemano. Había una tumba con una inscripción realmente humana: «Esperaba esto, pero no tan pronto.» Con esa mentalidad, te preparas para la muerte: «Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo» (Romanos 10:9).

2) Cumpliendo tu misión en la vida. Jesús dijo: «Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciera» (Juan 17:4). En el juicio final, estarás delante de Dios y Él te preguntará: ‘¿Qué hiciste con los dones que yo te di? ¿Cumpliste tu misión en la tierra?’ En ese momento, lo único que contará es cómo le vas a responder.

1 COMENTARIO

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí