Arrepentimiento y purificación

“…VI… AL SEÑOR…” (Isaías 6:1)

Escucha: “…vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime… Por encima de Él había serafines. Y el uno al otro daba voces diciendo: `¡Santo, Santo, Santo, el Señor de los ejércitos!…’. Los quicios de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la Casa se llenó de humo. …`¡Ay de mí que soy muerto!, (porque) siendo hombre inmundo de labios y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos…’. Y voló hacia mí uno de los serafines, trayendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar… Tocando con él sobre mi boca, dijo: `He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa y limpio tu pecado’. Después oí la voz del Señor, que decía: `¿A quién enviaré y quién irá por nosotrosí’. Entonces respondí yo: `Heme aquí, envíame a mí’. Y dijo: `Anda, y dile a este pueblo:…'” (Isaías 6:1b-9).

arrepentimiento-purificacion.jpg
Arrepentimiento Y Purificación

Probablemente dirás: “Estoy deseoso de tener una relación más íntima con el Señor”. ¿En serio? Cuando Isaías, el ministro principal en la tierra, la tenía, exclamó: `¡…soy muerto!”(versículo 5). Su “paquete”, “envuelto” con mucho cuidado, fue abierto y el contenido expuesto. Como cuando enciendes una luz en un cuarto oscuro, veía lo que estaba “barrido” bajo la “alfombra”, lo que hay en los “rincones oscuros”, todo lo que está oculto “bajo llave”… El más espiritualmente calificado de los líderes es despojado de su título y logros y vuelto incompetente hasta que su culpa es quitada y su pecado expiado. Entiende esto: Es imposible andar con un Dios que es descrito como “…Santo, Santo, Santo…” (versículo 3b) y no sentir la necesidad de arrepentimiento y purificación.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí