¿Podrías ser tú? ¿Señor, seré yo?

“…RECONOZCO MIS REBELIONES…” (Salmo 51:3)

En uno de sus sermones, el gran predicador Spurgeon dijo: “Conocí a algunos que predicaron el evangelio con poder pero que vivieron apartándose de él totalmente. Tenía trato con otros que manejaron los deberes de diácono y de anciano con una considerable diligencia y que después han dado paso a sus pasiones malvadas. He pensado que algunos de ellos eran… los más santos entre los hombres. Mientras oraban, he sido levantado… hasta a las mismas puertas del Cielo; si alguien hubiera dicho… que ellos caerían un día en un pecado `Terrible’, no lo habría creído. Antes lo habría pensado de mí mismo. Los que parecieron más fuertes que nosotros han caído, así que, ¿por qué no nosotrosí Los discípulos de nuestro Señor que estaban sentados a la mesa con Él, cuando les fue dicho que uno de ellos traicionaría a su Maestro, cada uno inquirió: `¿Señor, seré yo?’. Ésa era una pregunta muy apropiada. No había ninguno que preguntaba: `Señor, ¿será Judasí’. Probablemente nadie lo sospechaba. Y es posible que el peor hipócrita en esta reunión sea sobre el cual no caiga sombra alguna de sospecha en estos momentos. Ha aprendido a jugar su papel tan bien que su verdadero carácter aún no ha sido descubierto”.

Si aquellas palabras te describen a ti, corre a los brazos de Jesús. No andes, corre al que te ama con pleno conocimiento de tus pecados y luchas, cuya sangre puede limpiarte, cuya gracia puede levantarte, y cuyo poder puede ayudarte a vivir una vida victoriosa.

1 COMENTARIO

  1. Muy bueno, debemos rendirnos al señor Jesús porque el puede vencer el pecado en nuestras vidas, no debemos confiar en nosotros porque somos débiles sin Él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí