Como-alcanzar-la-cultura-moral-moderna-biblia-iglesia
¿Cómo Llegar La Cultura Moral Cambiante De Una Manera Bíblica?

¿Cómo Llegar A La Cultura Moral Cambiante De Una Manera Bíblica?

¿Alguna vez has sentido que el mundo en el que te adentraste cuando comenzaste en el ministerio ya no existe?

No estás solo.

La cultura que nos rodea está cambiando muy rápidamente y pasos agigantados.

Se puede debatir cuándo comenzó el colapso de los valores en América, pero no hay duda de que somos testigos de un cambio masivo que se aleja del consenso cultural que existía incluso hace unas pocas generaciones.

Así que, como pastor, ministro o líder de la iglesia, a medida que cambian los puntos de vista sobre la sexualidad, la familia, la crianza de los hijos, las drogas, las finanzas y otros valores, ¿cómo responder a estos cambios? ¿Qué hace cuando el mundo para el que se formó -quizá incluso el mundo en el que su enfoque era eficaz- está desapareciendo ante sus ojos?

¿Cuál es la clave para responder cuando el mundo que te rodea ya no comparte tu sistema de valores? Te presta mucha atención

¿Crees que aportas algo a la mezcla cultural?

Veo actualmente que están surgiendo al menos cinco perspectivas, algunas que son útiles y otras no lo son.

1) Iglesias Que Son ajenas a la cultura

Algunas iglesias parecen ser ajenas a la cultura. Si entras en una iglesia como esta, no podrás distinguir si estamos en 2016, 1996 o 1966.

Los sermones son teóricos y nada prácticos, ni se refieren a las realidades del mundo al que la gente inevitablemente volverá el lunes por la mañana.

La música es notablemente rancia y no se parece a nada que se pueda escuchar en otro lugar. Nadie parece estar cómodo en un restaurante local de moda. Es lo mismo de siempre, y esta iglesia parece anticuada.

¿Qué pasa si eres indiferente a la cultura que te rodea? Si eres indiferente a la cultura, no debería sorprenderte que la cultura sea indiferente a ti.

Este enfoque produce ninguna relevancia.

2) Esconderse de la cultura

A diferencia de las iglesias que son indiferentes a la cultura, las iglesias que se esconden de la cultura son conscientes de lo que ocurre a su alrededor. Pero tienen miedo. Estas iglesias realmente están asustadas. Así que se esconden.

Oirás a los cristianos de este tipo jurar que nunca harán nada «secular». A veces los cristianos crean sus propias redes como un capullo seguro de los demás.

Viven en GodTube, Faithbook, etc. Tienen alternativas «cristianas» a todo lo que se les ocurra.

Este enfoque ahoga la misión de la iglesia. En efecto, es un retroceso y va en contra de la misión de la iglesia de avanzar. Como resultado, muchos en este campo no conocen a ningún no cristiano.

No se puede alcanzar al mundo que no se conoce, ni se entiende, y mucho menos que no se ama.

3) Golpear la cultura

Este enfoque se ha vuelto muy popular en las últimas décadas, tal vez alcanzando su punto máximo cuando las justicias en la mayoría de países de América empezó a legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en los últimos años.

Me sigue desconcertando por qué los cristianos insisten en que los no cristianos adopten nuestros puntos de vista morales. ¿Por qué los cristianos esperan que los no cristianos actúen como cristianos cuando, no son cristianos?

Si quieres seguir siendo ineficaz a la hora de alcanzar a los que no van a la iglesia, sigue juzgándolos.

Para los que se empeñan en criticar a la cultura y a los gobiernos por sus puntos de vista, continuaré con mi pensamiento sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Tener un gobierno que no abraza los valores de la iglesia línea por línea en realidad pone a los cristianos en una gran comisión-la comisión que vivieron los primeros seguidores de Jesús.

Jesús no pasó el tiempo pidiendo al gobierno que cambiara durante su ministerio. De hecho, la gente le pidió que él fuera gobierno, y él respondió que su Reino no es de este mundo.

El apóstol Pablo se presentó ante las autoridades del gobierno con regularidad. Ni una sola vez les pidió que cambiaran las leyes del país. Pero, invitó a los funcionarios del gobierno a que Jesús los cambiara personalmente.

Pablo sufrió constantemente a manos de las autoridades, muriendo finalmente bajo su poder, pero al igual que Jesús, no buscó el cambio en ellos.

En lugar de pedir al gobierno que lo liberara de la prisión, Pablo escribió cartas desde la cárcel hablando del amor de Jesucristo.

En lugar de buscar la ayuda del gobierno, Pablo y Jesús miraron a Dios.

Ninguno de nosotros en América está sufriendo tan radicalmente como Jesús y Pablo sufrieron a manos de un gobierno. De hecho, en algunos países de América, gobiernos protegen nuestra libertad de reunión e incluso de discrepar con los demás. Además, nos da exenciones fiscales por las donaciones.

Sinceramente, no lo tenemos tan difícil.

Tal vez la futura iglesia en América se parezca más a la iglesia primitiva, que se levanta temprano, antes del amanecer, para orar, alabar y partir el pan.

Tal vez compartamos nuestras posesiones y veamos la imagen de Dios en las mujeres. Y amaremos a nuestras esposas de forma radical y profunda con un amor protector que escandalizará a la cultura. Tal vez tratemos a los demás con amor de entrega, e incluso ofrezcamos nuestras vidas en lugar de las suyas.

Tal vez estemos dispuestos a perder nuestros trabajos, nuestros hogares, nuestras familias e incluso nuestras vidas por seguir a Jesús. Eso podría desencadenar una revolución como la de hace dos milenios.

Tal vez el gobierno podría incluso notar, asombrados por el amor que muestran los seguidores radicales de Jesús. Eso espero.

4) Abrazar a la gente y ofrecer una alternativa

De todos los enfoques que he observado, este es el más alentador en mi opinión. Y es el que yo también intento abrazar.

Hay muchas cosas de la cultura actual que no nos gustan, pero eso no es excusa para dejar de amar a la gente dentro de la cultura.

En una época en la que tantas iglesias apartan a las personas con las que no están de acuerdo, el campo está maduro para los cristianos dispuestos a abrazar a su prójimo. A amarlos de verdad. Como nos dijo Jesús.

¿Significa eso que tenemos que estar de acuerdo con todo lo que hacen? Por supuesto que no.

Pero piensa en esto, la iglesia está en una posición única para ofrecer una alternativa radicalmente hermosa a la cultura en muchos temas clave, como nuestra sexualidad, cómo manejamos nuestro dinero, lo que hacemos con nuestros cuerpos, y en disciplinas básicas como la confesión y el autocontrol.

Cuando la cultura se vuelve realmente postcristiana (como ha ocurrido en algunos países), a menudo no es que la gente rechace las enseñanzas cristianas, sino que ni siquiera sabe cuáles son esas enseñanzas. Y están sorprendentemente abiertos al cristianismo si los cristianos que conocen son personas cariñosas y generosas.

Muchos están abiertos a una nueva forma de vivir. He aquí algunas alternativas fundamentales al cristianismo que ofrecen un intrigante punto de vista contracultural:

En una época en la que el sexo es todo lo que se quiera, el cristianismo enseña que el sexo es sagrado y que valoramos mucho más el quién, que el qué, lo que cambia el qué y el cómo.

En una cultura en la que la avaricia y las deudas se han convertido en la norma, los seguidores de Cristo pueden modelar y enseñar la generosidad y la vida que no se mide por lo que acumulamos. Enseñar a las familias jóvenes a ahorrar y dar es algo verdaderamente contracultura en estos días, y profundamente bíblico.

En una época en la que la familia se está transformando e incluso fragmentando ante nuestros ojos, los cristianos pueden ofrecer apoyo y enseñanza a los niños y adolescentes y extender la amistad y el apoyo tangible a los padres y adultos que están solos.

¿Ves el patrón? Hay muchas otras áreas en las que podemos abrazar a las personas que son diferentes a nosotros y acercarnos humildemente para ayudar. Pero, si quieres seguir siendo ineficaz para alcanzar a las personas sin iglesia, sigue juzgándolas.

5) Use la cultura para alcanzar la cultura

La cultura que nos rodea no es la única cultura que existe. Su iglesia también tiene una cultura. Y puede ser un puente o una barrera para alcanzar a la gente.

Desde el principio, he creído que la estrategia más eficaz que podemos seguir es adaptar nuestra cultura dentro de la iglesia para que se convierta en un puente con la cultura que nos rodea y no en una barrera.

Es hora de que las iglesias dejen de lado lo raro, lo irrelevante y lo ineficaz. Nuestra misión es demasiado importante.

Cuando adaptas tu música y tu estilo de comunicación para hacer que tu iglesia sea accesible a los que no tienen iglesia, no necesariamente rebajas nada (al menos no tienes que hacerlo… nosotros no lo hacemos). Simplemente haces que lo que compartes sea accesible y comprensible.

Si quieres que tu iglesia sea más eficaz, utiliza la cultura para llegar a la cultura.

¿Qué significa esto?

Por ejemplo, si utilizas música convencional en tu servicio o no, tener música que suene como la que escucha la gente hoy en día ayuda a que la gente se sienta cómoda y comprometida.

Comunicar con un lenguaje claro y accesible es simplemente una buena hospitalidad – funciona de la misma manera para crear una predicación más efectiva. Dejar a la gente confundida y desconcertada después de 45 minutos de enseñanza «profunda» puede no ser la mejor estrategia si se quiere ver vidas transformadas.

No se trata de cambiar lo que decimos, sino cómo lo decimos. No cambiar lo que creemos (en absoluto), sino expresarlo de forma que ayude a la gente a entenderlo.

Y sobre todo, esto significa amar genuinamente a las personas fuera de nuestra comunidad y compartir las enseñanzas y la esperanza de Cristo de una manera clara y convincente.

Las iglesias que han adaptado su estilo de ministerio para reflejar más la cultura que nos rodea casi siempre reciben críticas por ello. He visto siervos que han sido criticados durante años por liderar una iglesia intencionada en adaptar el estilo de ministerio para conectar con la gente fuera de nuestra cómoda comunidad. ¿Pero sabes quiénes son los que critican? Los cristianos. Pero ellos ya han sido alcanzados.

Así que ve a alcanzar a algunas personas que no han oído hablar del amor de Dios por medio de Jesucristo. Y usa la cultura para alcanzar la cultura.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí