Justificados-pues-por-la-fe-paz-para-con-Dios-biblia-versiculos-biblicos
¿Qué Dice La Biblia Sobre Ser Justificado Delante de Dios?

¿Qué Dice La Biblia Sobre Ser Justificado Delante de Dios?

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro Hebreos 4:16.

No tienes que dudar o tener vergüenza de ir a Dios en busca de perdón divino. La Biblia dice: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).

En el trono de la gracia, no encuentras reprensiones, castigos o rechazos. Cuando vienes a Dios con tu pecado, recibes su misericordia, gracia y su perdón.

¿Cuál es la diferencia entre misericordia y gracia?

La misericordia es el perdón de todos los pecados que has cometido en el pasado. La gracia es el poder de cambiar en el futuro. Necesitas de los dos para vivir una vida cristiana victoriosa.

Dios dice que cuando vengas a él con honestidad y humildad, recibirás su perdón. Pero permíteme compartirte cómo NO DEBES ACERCARTE A DIOS para pedir perdón.

No le ruegues a Dios

Quiere perdonarte más de lo que tú quieres ser perdonado.

No regatees ni lo sobornes

No prometas: ¡Dios, nunca lo volveré a hacer! Viviré este tipo de vida. Diezmaré el 30 por ciento a partir de hoy.

No supliques

No porfíes. Solo cree.

¿Qué necesitas creer para alcanzar su gracia?

Cree en la promesa de Dios que está en el libro Hebreos 4:16 de que, cuando vayas a Dios, encontrarás misericordia y gracia.

¿Cómo deberías acercarse a Dios para pedirle perdón?

Solo confiesa. La confesión no es decir: «Dios, nunca lo volveré a hacer». Es decir a Dios: Tienes razón, Dios. Yo estaba equivocado, perdóname.

La Biblia dice en Romanos 5:1Justificados, pues, por la fe [es decir, absueltos de pecado, declarados irreprensibles ante Dios] por fe, [comprendamos el hecho de que] tenemos paz con Dios. . . por nuestro Señor Jesucristo. 

¿Qué significa ser justificado Según La Biblia?

Job, en el Antiguo Testamento, hizo esta pregunta a Dios: ¿Y cómo se justificará el hombre con Dios? (Job 9:2). La respuesta de Dios es terrible: No hay justo, ni aun uno (Romanos 3:10). Por las obras de la ley nadie será justificado (Gálatas 2:16). Entonces, ¿no hay esperanza?

La única esperanza es el amor de Dios. Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira (Romanos 5:8-9).

Lo que era imposible para el hombre, Dios lo hizo posible con Jesús. Él tomó el lugar de los pecadores, llevó el castigo de nuestros pecados. Entonces Dios es justo, no solo al perdonar los pecados, sino al declarar justo a aquel que cree (Romanos 3:22).

La justicia de Dios fue tan perfectamente satisfecha por la sangre de Cristo, que ya nada más se le reclamará al creyente respecto al pecado.

La consecuencia de esta justicia es la paz con Dios, un acceso total y libre hacia él, un gozo que nada ni nadie nos podrá quitar (Romanos 5:1) y el deseo de siempre glorificar a Dios en nuestras vidas.

Esta es una grande verdad para el hijo de Dios, así que la justificación puede resumirse así:

1) Esta justicia es de Dios (Romanos 8:33). 2) Es dada gratuitamente por su gracia (Romanos 3:24). 3) Su precio es la sangre de su Hijo (Romanos 5:9). 4) Me es otorgada por la fe (Romanos 3:25,28), y 5) Mi conducta debe mostrarlo (Santiago 2:24).

En resumen ser justificado significa poder estar delante de Dios «como si nunca hubiera pecado».

¿No te gustaría tener un corazón limpio y puro delante de Dios? No importa cuán profunda y negra sea la mancha de tu pecado, solo Dios puede quitarla de tu vida y renovar tu corazón como si nunca hubieras pecado.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí