El-verdadero-compromiso-real-biblia-versiculos-biblicos
¿Qué Dice La Biblia Sobre El Compromiso?

¿Qué Dice La Biblia Sobre El Compromiso?

No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios (Eclesiastés 5:2).

Es triste decirlo, pero una de las cosas que más falta en la iglesia del Señor y en el cristiano actual, es el compromiso real y verdadero. El rey Salomón en el libro de Eclesiastés nos dice:

No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras (Eclesiastés 5:2-6).

Lo que la Biblia nos enseña aquí que no debemos actuar por emociones o impulsos. Dios nos dio, una boca y 2 oídos, así que tenemos que intentar escuchar más de lo que hablamos. Antes de comprometerte, hay un principio poderoso que deseo compartirte y te ayudará:

Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Más en la multitud de consejeros hay seguridad (Proverbios 11:14).

Por eso primero debes reunir toda la información que necesitas y después presentarla en el altar a Dios por medio de la oración. Muchas veces las personas tienden a decir lo que los demás desean oír, por ese tipo de actitud los problemas se presentan delante de nosotros.

En mi casa, siempre les digo a mis hijos, «sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede» (Mateo 5:37).

No prometas algo que no puedas cumplir. Y no pongas excusas cuando no cumples. No hay nada que reste tu influencia más, que intentar arreglar un error con una excusa que no convence. Cuando te comprometes basado en la emoción, solo cumplirás si te sientes de cierta manera. El verdadero compromiso no funciona así. El compromiso real no es un sentimiento o emoción; es la esencia del carácter.

Las emociones y el sentimiento humano pueden ser volátiles y efímeros, pero el compromiso tiene que ser tan duro y sólido como una roca. La verdadera consagración resplandece en momentos de problemas y circunstancias adversas. Nunca va a depender de los dones, talentos o habilidades, sino solo de la integridad. Es el resultado de la elección, no de las condiciones. Y esto únicamente es duradero cuando tiene su fundamento en valores.

«No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios» (Eclesiastés 5:2). Así que mira antes de reaccionar por emociones y piensa antes de comprometerte.

Estudia estos versículos de la Biblia para ampliar tu estudio: (2 Reyes 4:42-44), (Marcos 6:30-44).

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí