[Grafica Cristiana] Hambre y sed de la palabra

ALIMENTO DIARIO
Leer con oración: Jn.6:63; Mt.24:14; Col.1:25
“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mt24: 14)
HAMBRE Y SED DE LA PALABRA
En la vida de la iglesia tenemos las conferencias para estimular la comunión entre las iglesias, la experiencia del Cuerpo y para oír la palabra. En nuestro hombre natural, no tenemos hambre y sed de la palabra. Pero es nuestra responsabilidad hacer que los hermanos anhelen la palabra. Primero debemos llevarlos al espíritu. En el espíritu, se engendran el hambre y la sed. Esto produce aún más espíritu. ¿De dónde viene este espíritu? El Señor dice: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu” Jn 6:63b). Necesitamos suplir a los hermanos con la palabra. De esta manera tendrán hambre y sed de la palabra. .
El objetivo de las conferencias y de las reuniones ministeriales no es recibir la palabra de una forma doctrinal, sino recibir las palabras de vida. En cuanto a esto ¿cuál es nuestro encargo? Consiste en transmitir a otros las sanas palabras del Señor. Debemos transmitirlas para que los santos las reciban y sean llenos con ellas, y para que esa palabra transborde y sea transmitida a otros. .
El tema de esta semana es fortalecerse en la gracia (2 Ti 2: 1) y está relacionado con trasmitir la palabra de Dios (v. 2). La próxima semana hablaremos sobre la predicación del evangelio. El evangelio que predicamos debe ser las palabras del Señor. Sería muy simple y fácil hablar palabras según el concepto natural, que la mente humana entienda con facilidad; para esto es suficiente preparar un mensaje con varios puntos y ejemplos según el concepto natural. Pero no es así. Cada palabra debe tener una base bíblica. Además las personas deben recibir vida al oírla.
Necesitamos las palabras de la economía neotestamentaria de Dios. Estas verdades son las palabras de la fe. Debemos restaurar la iglesia rescatándola de la degradación. Para eso necesitamos la palabra. Todos podemos testificar que algunas iglesias después de diez o veinte años, continúan teniendo el mismo número reducido de hermanos. Muchas veces los hermanos de esas ciudades se desaniman y dicen: “Esta iglesia no avanza, no crece”. Pero si fueren iluminados, dirían: “Señor, esa es mi responsabilidad. ¿Por qué no trasmití las sanas palabras a los hermanosí Debemos confesar los pecados delante del Señor. El Señor nos comisionó, nos entregó Su palabra. Por tanto, debemos transmitirlas a otros.
Cuando algunos hermanos emigran a cierta ciudad, y la iglesia se levanta allí, ¿con qué se suple a esa iglesia? Con las palabras de la economía neotestamentaria de Dios, que producen el dispensar de Dios en la fe. Estas son las palabras que debemos hablar a los hermanos. Debemos tomar el encargo. Nuestro encargo es apresurar la venida del Señor. De acuerdo con las profecías de Mateo 24, allí vemos que habrán terremotos y calamidades en todos los lugares; nación levantándose contra nación y reino contra reino. El tiempo del fin aún no ha llegado, pero es el principio de los dolores de parto. Debemos acompañar el mover del Señor. ¿Cómo hacerlo? Predicando el evangelio del reino de los cielos (Mt 24: 14). Debemos predicar esas palabras saludables. Necesitamos tomar este encargo.
Pablo completó la palabra de Dios (Col 1 :25) y partió para estar con el Señor. El apóstol Juan dio continuidad a ese encargo en su aspecto profético y práctico. Él desarrolló más las palabras de Pablo. En otras palabras, Juan estaba sobre los hombros de Pablo. Él no dijo palabras nuevas, sino que desarrolló y trasmitió las palabras de Pablo por medio del Espíritu y de la vida. Y tuvo efecto. Muchas iglesias fueron ayudadas por Juan. Él también partió. Ahora es el tiempo de la iglesia en Filadelfia. Ciertamente, tenemos poca fuerza, pero tenemos la palabra y el nombre del Señor (Ap 3:8). ¡Avancemos!
Pregunta: ¿Qué produce en los hermanos el hambre y sed de la palabra?
Todos los derechos reservados a: ?Editora Arvore da vida?

El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.
Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañia en otros que tambien conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos

Si quieres recibir nuestros mensajes, entra aquí y registrate: Subscribete to [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Email

Para Publicar tus mensajes, envía tus mails a la siguiente dirección: devocionalescristianos@gmail.com

Cancelar Suscripción: devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Para más información de nuestro ministerio: http://www.devocionalescristianos.org

Envía Postales Gratis a tus seres queridos:
http://www.devocionalescristianos.org/postales

Visita nuestros Foros y comparte con nosotros la palabra de Dios y haz nuevos amigos: http://www.devocionalescristianos.org/foro-cristiano/foros/
Enlaces de Devocionales Grupos

<*> Para visitar tu grupo en Internet, ve a:
https://groups.google.com/forum/#!forum/devocionales-cristianos/

<*> Para cancelar tu suscripción a este grupo, envía un mensaje a:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

<*> El uso de Devocionales Grupos está sujeto a las:
http://www.devocionalescristianos.org/permisos

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin1
Comparte