Re: [Grafica Cristiana] POR FAVOR HERMANOS, magui_117_18@hotmail.com

TODO EL MUNDO PASA POR ESO,PERO NO HAY QUE DEJAR QUE EL ENEMIGO EDIFIQUE FORTALEZAS EN TU MENTE Y MUCHO MENOS UN ESPIRITU DE NEGATIVISMO, DE DERROTISMO EN NUESTRA VIDA,SATANAS QUEIERE ENGAÑARLE, Y NO LE DE CABIDA A ESE ANIMAL, LEA ESTO Y ESPERO QUE SEA DE MUCHA EDIFICACION PARA SU VIDA Y PIDA A DIOS FORTALEZA Y NUEVAS FUERZAS PARA SALIR DE ESE HOYO.
ADELANTE NO DESMAYE, ESTAREMOS ORANDO POR UD.
 
 
Me siento asfixiada 
Filipenses 3:13: Hermanas yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado, pero una cosa hago, olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está adelante”.

¿Por qué  a veces  te sentís asfixiada?
Por exigencias,  trabajo, los hijos, presiones, problemas económicos, compromisos, por estar gordas, por el marido,  las deudas, o por la suegra.
Me olvido de lo de atrás y me extiendo hacia delante.
¿Qué es lo de atrásí Lo de hace un minuto.
Muchas veces la asfixia viene por mirar hacia atrás y por dar vueltas en una misma cosa o varias cosas iguales. Seguimos dando vueltas como en un circuito cerrado y no podemos salir. Giramos sobre lo mismo y nos sentimos asfixiadas,  queremos salir pero  no hay manera, no vemos la salida, no vemos una respuesta, entonces buscamos experimentar algo nuevo.
Si querés experimentar algo nuevo es porque querés extenderte hacia lo que está adelante y dejar lo que está atrás.
 
Una mujer que dice: “yo me conformo con lo que tengo, con lo que estoy viviendo”, es una mujer que siempre estará girando en círculos; pero una mujer que dice: “necesito que me pase algo nuevo”: esa mujer quiere extenderse.
Cada mañana al levantarte tenés que decir: “Señor dame algo nuevo, quiero experimentar algo nuevo tuyo en este día” Y Dios te lo dará.
Para salir de la asfixia, de no poder respirar, tenés que empezar a aplicar una fe violenta.
Fe violenta
Es cuando Dios te llama a hacer algo fuera de lo común, es tener agallas, ir en contra de la marea, aun cuando lo que Dios te dice no tiene sentido común.
No todo lo que Dios te dice puede entrar racionalmente en tu cabecita.
Tener una fe violenta implica que Dios te llevará a extremos, a límites, a niveles  donde nunca fuiste y te pedirá que hagas cosas que, tal vez, nunca hiciste.
A veces Dios te dirá algo que no tiene ningún sentido en lo natural, pero es eso, justamente, soltar la fe violenta que está dentro tuyo.
-Cuando Abraham iba a sacrificar a Isaac necesitó una fe violenta para creer que Dios le proporcionaría otro sacrificio que no fuera su hijo.
-Cuando Ester entró en la cámara del rey sin permiso, dijo: “Si me tengo que morir que me muera”. Necesitó tener fe violenta.
-Cuando Elías mató a los profetas de Baal necesitó tener fe violenta.
-Cuando Pedro y Juan tomaron la mano del paralítico y le dijeron: “No tengo  plata ni oro pero de lo que tengo te doy. Levántate en el Nombre de Jesús”. Tuvieron que usar de fe violenta, porque no cualquiera se puede parar delante de un paralítico y decirle: “En el nombre de Jesús te ordeno que te pongas en pie”, para eso  hay que usar fe violenta.
Y Dios, en estos días,  buscará  mujeres que quieran usar fe violenta para mostrar los mayores milagros de la historia.
La fe violenta es una de las armas secretas que están reservadas y guardadas para algunos pocos; y porque Dios se la quiera dar a pocos sino porque hay pocos que quieren soltarla.
Dios obrará  por medio de tu vida de una manera que normalmente no lo harías.
Abrí tu cabeza y tu espíritu, y cuando Dios te diga algo loco, fuera de lo común,  decile: “Acá estoy Señor, lo voy a hacer”.
Eso es olvidarte de quien sos, cuales son tus conocimientos teológicos, qué te enseñaron en la barca, en la otra iglesia.
Lo único que tenés que saber es que necesitas urgente una respuesta de parte de Dios porque te estás asfixiando y si no hacés algo violento, esa respuesta vendrá  a tu vida.
No hay nada que mueva más el corazón de Dios que ver una mujer con fe violenta.
Una mujer que dice: “me voy a tomar del manto y voy a ser sana; me voy a meter en medio de la gente y no me importa lo que diga, pero voy a tomar la sanidad de parte de Jesús, no me voy a quedar en esta condición”.
Por mucho tiempo las mujeres hemos sido pasivas: entendemos lo que nos pasa, los ataques que estamos viviendo, los explicamos, los teorizamos, hablamos sobre ellos, pero no actuamos violentamente para borrarlos de un plumazo.
Vivimos teorizando, explicando “esto me pasa por tal cosa”, “este problema económico es por esto”, “esta lucha con mis hijos es por tal cosa”, y lloramos al respecto, pero no hacemos nada, no usamos la fe violenta que Dios nos dio, porque dice la Palabra:”que al reino de los cielos  lo arrebatan los violentos“.
Violencia en este contexto significa fuerza divina impartida por el Espíritu Santo.
Hay una fuerza divina que imparte el Espíritu Santo para tener una fe violenta, no viene de tu bronca, ni de tu ira, ni de tu enojo.
Cuando comprobaste que, aunque querías ver resultados en esa circunstancia no los hubo, y dejas de explicarte racionalmente todo, decís: “Señor ahora impartime una fuerza sobrenatural porque voy a barrer de un plumazo eso que me está pasando, porque no lo soporto más, no va a tener más autoridad en mi vida, porque me prometiste la victoria”.
Daniel 10: 12: “Entonces me dijo Daniel no temas porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios fueron oídas tus palabras y a causa de tus palabras yo he venido, más el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días, pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme y quedé allí con los reyes de Persia”.
¿Por qué hay oraciones en nuestra vida que hasta hoy no tienen respuesta?
Existe un espíritu de interrupción, que quiere anular las promesas de Dios, anular tu milagro y tu victoria.
Daniel, en esta palabra, experimenta ese espíritu de interrupción, de interferencia demoníaca.
Estás orando por un tema, soltaste esa oración y de pronto viene un espíritu demoníaco que está interfiriendo para que la respuesta que Dios ya soltó, no llegue a tu vida.
Si la Palabra dice que cuando oramos Dios escucha, entonces ¿por qué no viene la respuesta? Porque hay un espíritu de interferencia, por eso te sentís asfixiada, porque seguís orando en lo mismo y no ves resultados. Llega un momento en que te hartaste y decís: “Para qué voy a seguir orando si no veo ningún resultado”.
Por ejemplo te dijeron que te van a dar un trabajo, vos lo declarás, te ponés contenta, le contás a todo el mundo y pasan los días, los meses y el que te dijo que te iba a dar el trabajo, no aparece. Entonces  vos decís: ¿cómo puede ser si estaba todo? -Ibas a hacer ese negocio, te prometieron alquilar ese local, oraste, lo tomaste, era para vos, te dijeron que estaban todos los papeles bien, y de pronto se lo alquilan a otra persona. Y decís ¿qué pasó acá?
Pasó que hay un  espíritu de interferencia, de obstrucción que te está reteniendo algo; el enemigo puso ahí sus demonios para que interfieran y para que la respuesta no llegue a tu vida, no es que Dios no te envió la respuesta sino que hay algo que está deteniendo la respuesta.
Cuando se pronunció una profecía sobre tu vida, esa profecía se convierte en historia celestial; ya está escrita en el cielo, y se tiene que cumplir sí o sí, porque ya ocurrió en los lugares celestiales y por lo tanto lo único que tiene que ocurrir es que baje al plano natural, porque ya está registrada en el cielo
Cuando te dieron una palabra profética no es que se tiene que cumplir, ya se cumplió en los lugares celestiales o sea que lo único que falta es que descienda del lugar celestial al plano natural, porque nadie puede borrar esa palabra profética que está escrita en la historia celestial.
Lo mismo pasa con las oraciones: dice en Daniel “desde el primer día fueron oídas tu palabras”
Desde el primer día que oraste por ese tema fueron oídas tus palabras; o sea que se escribieron en los lugares celestiales y Dios ya envió la respuesta. Pero en el medio ¿qué pasó? Hubo un espíritu de obstrucción, de interferencia, que no permite que llegue a tu vida.
El día que oraste por tu familia, por tu salud, por tus hijos, por tus finanzas, por tu pareja, por tu casa, Dios te oyó y envió la respuesta. Inmediatamente el enemigo estableció un dominio que obstaculizó esa oración,  dice la Palabra que Miguel vino y ayudó a los ángeles contra el rey de Persia;  así los demonios también se juntan para ponerse de acuerdo y obstaculizar que llegue a tu mano la respuesta a esa oración que Dios escuchó desde el primer día.
Los demonios son solamente una tercera parte, que fueron expulsados con Lucifer del cielo, pero hay dos terceras partes de ángeles que están a favor nuestro y  luchan para traernos las respuestas a cada uno.
Aprendé a atacar violentamente el reino de las tinieblas porque son más los que están de tu lado que están con ellos obstaculizando tu respuesta.
Sé una mujer de fe violenta.
– “A mí no me importa lo que vea, lo que me digan, lo que me declararon, soy una mujer con autoridad, de fe violenta y las dos terceras partes de los ángeles están a mi favor; los demonios no tienen autoridad, los corro de adelante y la respuesta tiene que venir a mi mano.
¿Cómo derrotamos a ese espíritu que se está interponiendo y obstruyendo?
  1. Tengo que identificarlo.
Llamarlo por el nombre; identificar cuál es ese espíritu que está deteniendo la respuesta.
Si voy a un aula y digo “salgan afuera”, van a salir todos; pero si digo “salga María”, sólo ella va a salir. Por eso tengo que identificar si es un espíritu de venganza, de violencia, de ira, para llamarlo por su nombre, tomar autoridad sobre el espíritu inmundo que retiene la respuesta y que tal vez tenga que ver con mi historia familiar.
  1. Tengo que saber quien soy en Cristo.
Que tengo autoridad, que la oración está escrita en el cielo y nadie lo puede borrar, ni aun la tercera parte de los demonios pueden hacerlo. Que tengo la respuesta de  Dios, que  cuando El dice “Si”, es “sí o sí”, y nadie puede decretar otra cosa. Determinarás una cosa y esta te será firme. Podríamos equivocarnos en determinar algo, porque somos humanos, pero la Palabra dice que determinarás una cosa y te será firme.
Mantenete firme hasta lograr lo que querés lograr entonces los ángeles te  dirán: te estas equivocando, no era para allá, era para acá”, porque Dios es fiel y no permitirá  que te equivoques más de lo que puedas; porque Dios es el que te toma de la mano y el que te guía.
-A Daniel la respuesta le llegó y a vos también te llegará.
-Cuando el rey entendió que iban a matar a todos los judíos, gracias a Ester,  envió un decreto y los correos fueron enviados en caballos veloces a toda prisa por la orden del Rey.
Dios ya envió la  respuesta en caballos veloces, a vos te toca como mujer, soltar una fe valiente, violenta, agresiva, para que lo que se está interponiendo se quite del medio con la autoridad que tenés en el Nombre de Jesús y los caballos  te traigan rápido la respuesta.
Cuando tengas la respuesta,  sentirás  una valentía como nunca antes.
¡Estamos creciendo mujeres!
Dios les dará cada vez una mayor valentía. Tendrán menos temor a las cosas, porque Dios te levantará en un nuevo nivel de autoridad y te darás cuenta que las cosas que antes te parecían gigantes ahora serán  hormigas, cucarachas.
Te darás cuenta que tenés una autoridad mayor; que Dios te va dará  en este tiempo una unción sobrenatural para que todo lo que toques sea transformado por la palabra de tu boca y todo lo que confieses con tu boca se haga realidad. Tendrás una agresividad en la esfera espiritual como nunca antes tuviste y conquistarás lo que el enemigo te estaba reteniendo, porque tenés fe agresiva, fe violenta, fe valiente.  
“El mismo poder que resucito a Jesús de los muertos está dentro tuyo”
Esa es Palabra de Dios. Y con ese mismo poder enfrentarás al enemigo y le dirás: “no tenés autoridad, la respuesta viene en caballos veloces y esa respuesta es mía”.
Tenemos autoridad para ir hasta las puertas del infierno y decirle al diablo: “vine por mis cosas en el nombre de Jesús y las voy a recuperar todas”
¿Perdiste añosí Parate enfrente y decile: “voy a recuperar los años perdidos”.
¿Perdiste familia? “Voy a recuperar todo”.
¿Perdiste dinero” “Voy a recuperar todo”.
Hay una fe violenta dentro tuyo que todavía no sacaste a luz y cuando te atrevas, todo lo que te parecía imposible será posible en el nombre de Jesucristo.
Dios te está formando, no como  una mujer débil,  haciendo oraciones estúpidas, llorando a cada rato porque la respuesta no viene, sino como una mujer valiente, una mujer que sabe quién es, qué quiere  en la vida, que sabe el Dios que tiene y que fue hecha para la victoria. Irás detrás de las cosas que son tuyas y que Dios ya te dio.
Una vez  un pastor  estaba predicando en un barrio muy difícil donde había muchas patotas,  cada día venían y los patoteros no les permitían entrar a los miembros de la iglesia. El pastor reunió a los miembros y les dijo que estarían orando durante cuarenta y un días, pero lo harían agresivamente, violentamente.
Al día cuarenta y uno de oración, llegó la secretaria temerosa y le dijo al pastor: “Están afuera”.
-¿Quiénes están afuera?
-La patota y vienen con el jefe. (al pastor le agarró un nudo en el estómago) pero le dijo que pasaran.
Los hizo pasar a su oficina y les pidió que se sienten; uno estaba peor que otro, con tajos en la cara, otro con el ojo cerrado, otro con el ojo emparchado, con los pelos parados, hasta que entró el jefe de la banda con una cara de odio impresionante, y le dijo:
-Le doy dos días para que se vayan de este lugar, porque este territorio es nuestro y no les pertenece a ustedes.
El pastor lo miró y le dijo: -Y yo te doy diez minutos para que te arrepientas en el nombre de Jesús porque si no te arrepentís en diez minutos caes muerto delante de tus amigos.
¡Eso es tener fe violenta! O ¿qué crees que tenés adentro tuyo? Tenés al Cristo de los cristos, tenés al Espíritu Santo dentro de tu ser, quién puede venir a intimidarte si tenés al Dios de los dioses, al Único, al Poderoso, al que se levantó de los muertos, al que resucitó al tercer día y al que tiene la gloria por los siglos de los siglos.
Cuando orás tenés autoridad, no sos una tonta pidiéndole a alguien que te dé algo, estas declarando palabras de autoridad;  cuando orás declarando, la palabra hace; la palabra que soltaste de tu boca ya está haciendo, porque Dios la escuchó y la escribió en el cielo y nadie la puede borrar.
Y dice que el jefe de la patota le dijo: -Yo no me arrepiento de nada.
Los demás compañeros empezaron a sentirse incómodos y le decían: -Vamonos de acá. El pastor decía: -te quedan ocho minutos, siete, seis…
Y los otros decían: -Vamonos por favor estoy sintiendo algo -estaban sintiendo a la muerte que venía-.
Y el pastor decía: -Cuatro, tres, dos…
Cuando dijo dos, el muchacho cayó de rodillas y dijo: Jesús te pido que me perdones por lo que acabo de hacer, te pido que me perdones y que no me quites la vida en el nombre de Jesús.
Y todos se convirtieron para la gloria de Dios.
Vas a tener que usar fe violenta.
Mujer, si hasta ahora no las cosas no sucedieron es porque fuiste muy pasiva, porque explicaste racionalmente todo, y Dios te está pidiendo algo diferente: “usá tu fe violenta”, y verás los resultados.
Adoptá una actitud de firmeza en este tiempo. Estamos bajo un manto especial, un manto de bendición muy grande, bendición económica que se está extendiendo, bendición espiritual,  bajo un manto de gloria; y por vos, toda tu familia está bajo ese mismo manto, porque llevás la bendición.
La bendición es pareja para todos y Dios da abundantemente y sin reproche, así que pedile mucho, es tiempo de pedir.
Pero Dios también te pedirá otro nivel, te dirá: “Te di otra unción, otra autoridad, y si no te metés en eso, la perdés”.
Usá fe violenta y mantenete en actitud de firmeza.
El reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan.
¿Qué vas arrebatar que el enemigo te quitó? ¿Cómo puede el enemigo obstaculizarte? Hay dos terceras partes de ángeles que están a tu favor.
“Mirá, le dijo, abrile los ojos para que vea”
Y cuando el criado miró, vio  un ejército de ángeles montados en caballos veloces.
Caballos veloces traen tu respuesta
¡No seas pasiva mujer!  Eso era antes cuando no te dejaban, cuando no te permitían o cuando te lo creías, no seas pasiva, sé violenta, no con la gente, se violenta con el enemigo, soltá la fe que tenés adentro y Dios te bendecirá.
 
Hace mucho tiempo que estas haciendo una oración y Dios ya la escuchó. Hoy hacela como si fuera la primera vez, con todos los detalles y sabé que, mientras la vas diciendo, Dios la va escribiendo en el cielo y ya está la respuesta. Y después vas a batallar contra todo obstáculo, contra todo espíritu que quiere impedirlo.

__._,_.___

Si quieres recibir nuestros mensajes, entra aquí y registrate:  Subscribete to [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Email

Para Publicar tus mensajes, envía tus mails a la siguiente dirección:  devocionalescristianos@gmail.com

Cancelar Suscripción:  devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Para más información de nuestro ministerio: http://www.devocionalescristianos.org

Envía Postales Gratis a tus seres queridos:
http://www.devocionalescristianos.org/postales

Visita nuestros Foros y comparte con nosotros la palabra de Dios y haz nuevos amigos: http://www.devocionalescristianos.org/foro-cristiano/foros/



Enlaces de Devocionales Grupos

__,_._,___

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte