La Palabra de Dios en el ministerio de aconsejar:


LA ASIGNACION DE TAREAS – Parte I
por Pablo David Tripp

(Nota del editor: Este es el primero de dos artículos por este autor sobre la aplicación de la Palabra de Dios en el ministerio de aconsejar.)

Un método que usa el consejero bíblico es la tarea que regularmente se asigna al aconsejado, que aplica los principios bíblicos que van a gobernar su problema. Una tarea adecuada y bien pensada puede jugar un papel esencial en el proceso de cambio. El escritor cristiano Jay Adams escribió: «Los consejeros bíblicos han descubierto que la tarea que se asigna, es uno de los aspectos más vitales y eficientes que pueden ayudar en el ordenamiento del ministerio de consejos». ¿Por qué la asignación de tareasí Por cierto que no hay un texto que lo pruebe. Por lo tanto, ¿es la asignación de tareas simplemente cuestión de descubrir por casualidad una técnica que ha sido demostrada en forma pragmática? ¿Goza de apoyo bíblico?

Las tareas para el aconsejado han sido un énfasis consecuente en el ministerio de consejos bíblicos porque el uso de tareas está regido por doctrinas bíblicas fundamentales. Para el consejero bíblico la teología no es sólo una cuestión del contenido de la fe y la práctica. La teología bíblica también aborda el proceso de modificación de creencias y comportamientos: tanto los métodos de consejería (por parte del consejero) como la santificación progresiva (por parte del aconsejado). Los métodos para los consejos bíblicos emergen de la Biblia. Lo que el consejero bíblico realiza durante las sesiones de consejos (y pide que hagan los aconsejados) debe estar en un todo de acuerdo bíblicamente con lo que él o ella dice. Como método, la tarea asignada es una prolongación lógica y práctica de aquello que hace de los consejos bíblicos algo singular y distintivo.

En estos dos artículos hablaré de cinco doctrinas que rigen el uso de tareas que se asignan al aconsejado.

1. La doctrina de la Escritura
Manuel había sido miembro de la iglesia durante un largo tiempo. En los últimos años había enfrentado dificultades: su esposa murió luego de una larga enfermedad; su empresa farmacéutica se vio afectada por nueva competencia; una vieja lesión deportiva recrudeció y comenzó a hacerlo cojear; y la congregación se comprometió a un programa de ampliar el templo a pesar de la oposición de Manuel. Su carácter se fue volviendo cada vez más áspero a medida que las cosas no salían como él quería. Él está amargado, desilusionado, infeliz, lleno de quejas, disgustado con Dios, con el prójimo y con las circunstancias. ¿Cómo ayudar a Manuel? ¿Qué función puede tener la tarea que se asigna?
Por definición, los consejeros bíblicos están comprometidos a reconocer la autoridad y suficiencia de las Escrituras. En razón de este compromiso ellos consideran los problemas humanos desde la perspectiva de la verdad de la Palabra de Dios. Por ejemplo, la Biblia trata en detalle el problema de Manuel en los muchos pasajes sobre el problema de las «quejas» por lo que anhelamos o por el temor en situaciones de estrés (Nm. 11-21; Fil. 2:14-16; etc.). Se desprende, entonces, que los consejeros bíblicos quieren ayudar a sus aconsejados a pensar bíblicamente sobre las cuestiones de la vida. La mente de Manuel necesita ser renovada; él necesita procesar las dificultades de la vida como Dios lo indica.
El consejero bíblico proporciona mucho más que un oído atento y palabras alentadoras de comprensión y apoyo: escucha, se conduele con un hombre tentado, probado y que a veces falla, pero también conduce a Manuel a entenderse a sí mismo y a su problema bíblicamente a la luz de quién es Cristo. El entendimiento bíblico conduce a acción, a hacer lo que es bíblicamente apropiado en cada fase de la situación. El consejero bíblico, entonces, trabaja para que el aconsejado vaya a la Palabra de Dios a fin de que el programa diario del aconsejado sea cada vez más bíblico. Tal vez Manuel quiera descargar quejas y quiera probarse a sí mismo y probarle a usted que la vida es deplorable. Dios quiere que Manuel se arrepienta de las quejas y que en los tiempos difíciles viva para gloria de Dios.

La tarea asignada al aconsejado le permite extraer por sí mismo las riquezas de la Escritura para obtener entendimiento, convicción, promesas y dirección en la vida. La tarea pensada bíblicamente le da al consejero la agradable oportunidad de sorprender al aconsejado con la sabiduría personal y práctica de la Escritura que habla a los aspectos específicos de su vida particular al decir: «Consideremos el ejemplo de quienes pasaron por dificultades y cómo fueron tentados a responder en esa situación (Nm. 11-21). Consideremos lo que Dios quiere hacer en medio de esas dificultades en que la gente se da cuenta de cuán frágil es la vida (Dt. 8). Consideremos a lo que Dios quiere que usted haga para el problema de sus quejas y por volverle la espalda a Él (Fil. 2:1-16)».


La tarea bíblica requiere compromiso. Al inicio mismo de las sesiones de consejos, la tarea pone al aconsejado bajo la autoridad de Dios en la Escritura. Todos los caminos de Dios son rectos y todas sus palabras son verdad, de manera que la tarea asignada requiere que el aconsejado aprenda a examinar cada pregunta según la Escritura. Requiere que los aconsejados se esfuercen por estudiar de manera de llegar a una sabiduría bíblica funcional en las cuestiones de la vida. La tarea asignada necesita que el aconsejado haga a un lado su propia interpretación y adopte la de Dios. Requiere que el aconsejado tenga una vida regida y moldeada por los principios de la Biblia, no por emociones o deseos personales.


En resumen, la tarea asignada aplica de manera práctica la doctrina de la autoridad y suficiencia de la Palabra de Dios en la vida del aconsejado. Requiere razonamiento y acción acordes con la enseñanza de la Escritura. Nuestra doctrina de la Escritura requiere que en tareas asignadas, los aconsejados vayan a la Biblia.

2. La doctrina de la responsabilidad humana
Cuando entraron a mi oficina, Guillermo y Alicia ofrecían un espectáculo patético. Guillermo estaba rígido y silencioso, mientras que Alicia rompió a llorar antes que comenzara el diálogo. Finalmente hice mi primera pregunta: «Díganme por qué vinieron a verme. ¿Cuál es el problema que tienen?» Al mismo tiempo ambos dijeron una palabra que resumía la evaluación de su problema matrimonial. Guillermo dijo: «Alicia». Alicia dijo: «Guillermo».
Como consejero, quien estaba en problemas era yo. Ni Guillermo ni Alicia habían venido como aconsejados. Cada uno pensaba que el problema era del otro. Cada uno estaba diciendo que si el otro se componía, todo se iba a arreglar. Para un consejero ésta es una situación difícil ya que nadie está asumiendo la responsabilidad por los problemas de la relación o por los cambios que deben ocurrir. Los consejos así no llegarían muy lejos a menos que cada uno comenzara a aceptar la responsabilidad por los problemas existentes y por los cambios necesarios. ¿De qué manera la tarea que se asigna ayuda a que los aconsejados concentren su atención donde corresponde?
Obviamente, el tema de las responsabilidades es de importancia crucial para el consejero bíblico. La Escritura indica que cada uno de nosotros es responsable ante Dios. Cada persona dará cuenta de cada palabra y cada acción. Dios nos llama a un autoexamen sincero, a confesión sincera y a arrepentimiento sincero. La Escritura nos llama a preocuparnos más por la viga en nuestros ojos que por la paja del prójimo (Mt. 7:3-5). Dios pide que la gente cambie los dedos acusadores por un examen del corazón.


La doctrina de la Escritura requiere que en las tareas asignadas los aconsejados escuchen a Dios. Esta doctrina de responsabilidad humana requiere otra clase de tarea: el mirarse a uno mismo. La función de la tarea asignada es dirigir el enfoque del ministerio de consejos. Un adecuado autoexamen hace que el enfoque principal no sean las acciones de otros sino la manera en que el aconsejado responde a las circunstancias. La tarea que se asigne a Guillermo y Alicia hará que ellos sean responsables por su participación momento a momento y día a día en el proceso de cambio. La tarea asignada se centra en lo que se espera de ellos. Hace que la gente deje de creer que otras personas o circunstancias cambiarán y harán más fácil la vida. Lleva a la gente a dejar de esperar que el consejero realizará maravillas que producirán cambio. Concentrarse en la responsabilidad personal hace que la esperanza esté en Dios y en el poder del evangelio para cambiar al aconsejado.


La tarea que se le asigna requiere que el aconsejado comience a entenderse a sí mismo ante Dios, a confiar su vida a Dios y a caminar en forma responsable ante Él. Además la tarea contribuye a que el aconsejado sea responsable por los cambios que deben tener lugar en relación a Dios y al prójimo. Él no va a la sesión de consejos para sentarse pasivamente ante un padre espiritual, sino que el consejero es guía y maestro y le muestra al aconsejado la parte que debe tener en el proceso de cambio.

Los seres humanos son responsables, y de este hecho surgirá una tarea adecuada para el aconsejado. Esto es importante porque va en contraposición al impulso y dirección de la caída del hombre y de nuestra cultura. Guillermo y Alicia viven en una sociedad que ha institucionalizado el hábito de echar culpas. A esto se agrega la tendencia natural que tienen los corazones humanos de erigir elaborados sistemas de excusas y culpa, y al mismo tiempo cerrar los ojos al mal que hay en nosotros. Uno comienza a comprender qué importante puede ser la tarea asignada que conduce al aconsejado a tener parte activa autoexaminándose y realizando cambios en virtud de la esperanza en Dios y la dependencia de Dios. Nuestra doctrina de responsabilidad humana requiere que en la tarea que se asigna a los aconsejados, éstos hagan una pausa y se miren a sí mismos con precisión.

3. La doctrina de Dios
A Susana le temblaba la voz. Su ansiedad era evidente: –Empezaré a ir al consejero otra vez. Estoy terriblemente nerviosa. Ya he consultado a ocho terapeutas. Fui hospitalizada y hasta me hicieron terapia electro-convulsiva. He probado infinidad de tratamientos medicinales. He tratado de tomar resoluciones al empezar el año. He ido de vacaciones. He tratado de conseguir empleo y ver si mejoro. He probado grupos de apoyo. He acudido a especialistas en sanidad interior para ver si las cosas espirituales podían curar mis heridas internas. He cansado a todos mis amigos con tantos problemas que tengo. He tratado.


¿De qué manera la tarea que le asigne el consejero podría ayudar a Susana?
Los consejeros bíblicos se diferencian de todo otro sistema porque creen que Dios es quien cambia a las personas. El elemento distintivo de la consejería bíblica es la confianza en un Dios redentor que tiene poder para cambiar fundamentalmente el corazón del hombre. El consejero bíblico se ve a sí mismo no como el creador del cambio sino como un instrumento en las manos de Aquel que puede producir un cambio mejor del que todo consejero o aconsejado pueda esperar o imaginar.

El problema estriba en que en medio de la presión de las circunstancias y el egocentrismo de la carne, la gente saca de su mira a Dios. Pero éste no es un fenómeno novel. Cuando acampó frente al Mar Rojo, el pueblo de Israel se sintió aterrorizado al ver que el ejército de Egipto los perseguía. Israel perdió de vista a Dios, dejó de ver su amoroso control y su propósito redentor. Los primeros versículos de Éxodo 14 dejan en claro que la situación no estaba fuera de control, que Israel no había sido abandonada y que Dios tenía un propósito para toda esa experiencia.

El pueblo de Israel no difería mucho de Susana. Como había sucedido con Israel, Susana perdió de vista a Dios y perdió de vista el señorío divino sobre las circunstancias, y el poder divino para permitirle hacer todo lo que Él la había llamado a hacer en medio de lo que Susana estaba experimentando. A menudo los aconsejados no interpretan las circunstancias desde la perspectiva de la gran verdad de que Dios existe, y continúa teniendo control amoroso y redentor sobre todas las cosas. Y como no interpretan su situación de acuerdo a Dios, a su carácter y a su obra, ellos responden a lo que sucede como si estuvieran solos. El no estar conscientes de Dios moldea el razonamiento y el comportamiento de los aconsejados.

La tarea para el aconsejado proporciona una grandiosa oportunidad para que Dios vuelva a estar en la mira. La tarea asignada que pone la mira en Dios y en la obra de Dios por su pueblo, hace que Susana interprete las circunstancias de manera radicalmente diferente. La tarea que le da al aconsejado conciencia de Dios, ayuda a clarificar de qué cosas es responsable en la situación, y qué cosas debe confiar a Dios. La tarea centrada en Dios suele hacer que el aconsejado deje de depender en el consejero y entre en una más profunda y confiada dependencia de Dios. El aconsejado que tiene a Dios en la mira, verá sus propios fracasos, debilidades e incapacidades sin tener miedo; su esperanza está en Dios, y puede prestar una atención disciplinada y tranquila a las cosas que Dios lo ha llamado a hacer, mientras al mismo tiempo deja en manos de Dios las cosas que no puede hacer.

Nuestros aconsejados deben ver a Dios tal como Dios es. Susana debe comprender la parte que Dios tiene en su vida. Ella debe empezar a entender qué es lo que Dios quiere de ella como hija de Dios.

La existencia de Dios y su obra deben ser los principales intérpretes de la experiencia personal para el aconsejado. Se hacen vitales los estudios bíblicos donde Dios ocupa un lugar central. Estos estudios deben incluir:

1. Quién es Dios: su carácter y sus atributos;
2. Cómo obra Dios: su proceso de santificación, su control soberano, y su gracia y perdón;
3. La relación del aconsejado con Dios: identidad en Cristo y adopción como hijos; cómo tener un encuentro con Dios; cómo servir a Dios en el Espíritu Santo;
4. Estudios de ejemplos en la Escritura: Dios obrando para bien de su pueblo. Dios el que cumple sus promesas.
La tarea que centra la atención en estas verdades sobre Dios, pondrá en una correcta perspectiva bíblica las circunstancias y problemas del aconsejado. La verdad quita los ojos del aconsejado de los dilemas del momento y lo lleva a mirar con confianza y esperanza al autor y consumador de la fe. Es importante hacer más que simplemente decir estas verdades al aconsejado. Los aconsejados deben tener parte en el proceso de examinar las Escrituras de manera que la poderosa presencia de Dios se grabe indeleblemente en sus corazones. Nuestra doctrina de Dios requiere tareas asignadas en que los aconsejados tengan un encuentro con Dios. (En el próximo artículo el autor explicará cómo las doctrinas de pecado y de santificación progresiva requieren la asignación de tarea.)

Pablo David Tripp es Director Académico de la fundación de Consejería y Educación Cristiana, en Filadelfia, EE.UU.
Tomado del Journal of Biblical Counseling, usado con permiso.
Traducido y adaptado para AP por Leticia Calçada

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. muy bueno y orientador, gracias por esta ensenanza

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

5 Compartir
Comparte5
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte