Inicio / el suicidio en la biblia / V. EL SUICIDIO EN LA BIBLIA EJEMPLOS BÍBLICOS

V. EL SUICIDIO EN LA BIBLIA EJEMPLOS BÍBLICOS

la-biblia-y-el-suicidio

V. EL SUICIDIO EN LA BIBLIA

Hay siete citas en la Biblia que nos hablan del suicidio:

1. Sansón.

Ciego, derrotado y encadenado por los filisteos debido a su propio pecado en contra de su voto nazareo a Dios, se mato a él y a sus enemigos derrumbando el templo sobre ellos (Jueces 16:30).

2. Saúl.

Derrotado por sus enemigos, y tomando posturas de loco, luchando por mantener su posición aunque Dios lo había rechazado para darle el lugar a David, se dejó caer sobre su propia espada (1 Samuel 31:5).

3. El escudero de Saúl.

Por lealtad a su señor, también él cayó sobre su propia espada (1 Samuel 31:5).

4. Judas.

Habiendo traicionado a Jesucristo, se fue y se colgó, entonces su cuerpo cayó y se despedazó sobre las rocas (Hechos 1:8).

5. Abimelec.

Un juez de Israel fue mortalmente herido cuando una mujer de Tebes arrojó sobre su cabeza un pedazo de rueda de molino y para quitar la afrenta de ser muerto por una mujer, Abimelec pidió a su escudero que le traspasara con su espada (Jueces 9:54).

6. Zimri.

Un rey malvado, que mató a todos sus parientes y amigos a él mismo (1Reyes 16:18).

7. Ahitofel.

Consejero del rey, al ver que Absalón no había seguido su consejo, se colgó (2 Samuel 17:23).

Es interesante observar que la Biblia no hace comentarios buenos o malos sobre estas acciones, y que tampoco hace mención de que es lo que sucedió posteriormente con sus almas.

Por la razón de que la iglesia Católica enseña la doctrina de que uno es salvo por sus obras (específicamente por medio de los sacramentos), cosa que no es Bíblica, según está, las personas que se suicidan no pueden ser salvas y pasarán su próxima vida en el infierno, se les negaba el derecho a tener un funeral y entierro y el cuerpo pasaba a manos de la iglesia. Esto prevalecía en la iglesia Católica de la edad media, aún los familiares del suicida eran echados fuera del pueblo y mantenidos en el exilio.

La iglesia Protestante en el tiempo de la Reforma continuó con muchas de éstas prácticas y actitudes, tratando a los sobrevivientes como criminales, e insistiendo en que las personas muertas estaban en el infierno.

De cualquier manera la Biblia no determina en que lugar se encuentran las personas que mueren por esa razón. La conversión, cielo o infierno es determinado por el hecho de que la persona haya recibido y confiado en Jesucristo como Señor y Salvados.

Eso trae a colación que un nacido de nuevo no podría suicidarse. Pero es como argumentar que un verdadero nacido de nuevo no puede caer en pecado. Un verdadero creyente puede caer en adulterio o robar, mentir, transar o codiciar o ser abusivo o tener malos deseos en su corazón. Ningún creyente debería hacerlo pero tristemente verdaderos creyentes lo hacen de tiempo en tiempo.

Pero uno puede pensar, la persona que comete adulterio tiene tiempo de arrepentirse, la persona que se mata a ella misma no tiene tiempo de arrepentirse, en consecuencia muere en pecado. Este es el argumento de la Iglesia Católica: La persona que se suicida no tiene tiempo de recibir los últimos sacramentos. Mas nuestra salvación no depende de nuestra habilidad para arrepentirse, de otra manera cualquier creyente que muriera sin haber confesado sus pecados en el corazón y que no estuviera alerta de estos, perdería su salvación a iría al infierno. No, la salvación no depende de nuestro arrepentimiento, depende de los méritos de Jesucristo al morir en la cruz por nosotros.

Hay cientos de versículos que indican que Dios es un Dios misericordioso y que es capaz de perdonar cualquier pecado e iniquidad; pero, para los fines de salvación en las Escrituras no existen versículos que amparan que la salvación depende de nuestras obras de justicia o que alguien que se suicida no puede ir al cielo.

Como podemos ver, un cristiano nacido de nuevo podría cometer suicidio, y si así lo hiciera, iría al cielo. El hecho es de gran consuelo para los familiares y amigos. Cuando se les está dando consejo a una persona altamente suicida, desde luego que no se le aconseja que siga adelante porque de cualquier manera irá al cielo, pero honestamente le puedo decir a los familiares de una persona que se suicido, que si ésta conoció a Cristo, entonces irá al cielo.

Esto no minimiza el hecho de que el suicidio es un pecado terrible, un acto de egoísmo, una tragedia cruel para la familia y totalmente en contra de la voluntad de Dios. Pero como cualquier otro pecado, no importa que tan escondido, es perdonable y capaz de ser cubierto por la sangre de Jesucristo.

La caída de Sansón entra dentro de la categoría de los que han resbalado. Aún así espero verlo en el cielo debido a la gracia de Dios a pesar de su falla moral y su pecado.

El escudero de Saúl fue un error de lealtad mal entendida. Confinarlo a él al lago de fuego porque cometió un acto impetuoso en su juventud, es como hacer del amor y el perdón de Dios una falsedad.

Ahitofel fue un devoto creyente la mayor parte de su vida o por lo menos eso parece, pero que cometió un trágico error político en su vejez que lo hizo sentirse derrotado y avergonzado. No hay indicación de que él haya perdido su salvación por causa de su pecado final.

En donde pase la eternidad una persona depende más de lo que hacemos con Jesucristo, que de la forma en que morimos. Obviamente la respuesta del cristiano ante los sobrevivientes de la persona que se suicidó debe ser de compasión, de amor, como tratando de sanar la herida y no de aislamiento

Acerca de Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. Rafael Rock Amengual

    Hermanos, despues sde leer el articulo principal y algunos comentarios tengo temor que una buena cantidad va a intentar suicidarse. No juguemos por favor, la Biblia es clara no mataras. Entonces para que decir entrre no decir y usando un lenguaje ambivalente? El suicidio es un pecado y simplemente estaran en el infierno lo demas paja molida, No le demos venemo a nuestros hermanos, no tratemos de aparecer simpaticos, no mataras y punto.

    Dr. Rafael Rock Amengual. Psicologia pastoral Hawaii Evangelical christian University.

  2. Corintios 3:16,17

    No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?
    Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

  3. Incluso si ha habido un suicidio, la esperanza es siempre posible

    Si alguien que amamos se ha suicidado, nos es posible esperar. Creemos que Cristo Jesús ha dado su vida por todos. En su agonía y su pasión, se une a todos aquellos que sufren. Por su sufrimiento en la Cruz perdona nuestros pecados. En la época del cura de Ars (en el siglo XIX), un hombre se suicidó arrojándose al agua desde un puente. El cura de Ars dijo a la mujer que lo cuestionaba al respecto: “Entre el puente y el agua, ha tenido tiempo de volverse hacia la misericordia de Dios”

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>