La Biblia y El Divorcio

Jesús les contesto: No todos pueden comprender esto, sino únicamente aquellos a quienes Dios les ha dado que lo comprendan. Mateo 19:11  

Los fariseos le preguntan a Jesús sobre el divorcio y Cristo les responde que el plan de Dios es que el matrimonio sea hasta que la muerte los separe .No esta dentro de la mente de Dios la idea de separación agrega que si alguno lo hace y se casa de nuevo comete adulterio. Entonces los fariseos piensan que es mejor no casarse, para evitar un problema posterior.

Hoy es lo mas normal que las parejas se separen, que las familias se destruyan, que los matrimonios se divorcien. Y es un tema que cada vez mas aparece dentro de la iglesia. Siempre hay que escuchar las 2 campanas, siempre hay una razón para cada decisión y cada caso es particular. Es cierto.

Pero desde la óptica de Jesús, el asunto es mas simple. El propone un matrimonio unido por Su Amor, y eso es la mejor unión. El problema es que hay que trabajar sobre esa mezcla. El amor es una decisión, no es un sentimiento, y hay que cultivarlo cada día.

Nos acostumbramos a la rutina, a hacer siempre lo mismo. Una relación de mas de 3 años cae en este problema. Visitamos los mismos lugares, vemos la misma gente, hacemos siempre lo mismo y entonces el amor se desgasta. Hasta que un día, decimos: Se acabo el amor, cambio de pareja. O empiezan las peleas y los problemas, las discusiones y los roces. Y siempre la culpa es del otro.

Cuando en realidad deberíamos decir: Algo hice mal para que ya no viva el amor como el primer día de noviazgo, como cuando me dijo que si y empezamos a salir de esto hablaba Jesús cuando decía que había que comprender el plan de Dios. Un plan de cuidado del otro, de cariño, de mimos, de valoración, escuchar, de estar dispuesto a amar sin esperar nada a cambio, un plan que solidifica la relación cuando hay problemas y disfruta cuando esta todo bien.

Lo mas fácil es terminar. Dios hoy sigue proponiendo esforzarse y trabajar para que el amor sea cada vez mas fuerte. Es una decisión personal y de vos depende.

REFLEXION – Hay que comprender para amar

Un gran abrazo y bendiciones
Daniel Pixtus, Argentina

Yo sé que mi Redentor vive y que al fin se levantará sobre el polvo; y después de deshecha ésta mi piel, en mi carne he de ver a Dios, al cual he de ver por mi mismo, y mis ojos le verán y no otro.
Pastor Carlos Vargas