Ella Jamás Dice Una Mentira

“Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino” (Salmos 119:105).

Un hombre estaba intentando salir de una floresta tan densamente cubierta con árboles que no le permitía ver el cielo o la luz del sol. Después de larga caminata, concluyó que la noche estaba llegando y juzgó que estaba próximo de llegar a casa. Tenía tanta convicción que andaba en la dirección correcta que no le importo en consultar la brújula.

Como percibió que estaba demorando en llegar, miró para la brújula y constató que estaba yendo en dirección al oeste y no al este, lo que sería lo correcto. Estaba tan convicto de estar en lo correcto que, con ira, lanzo la brújula bien lejos. Luego de seguir, pensó consigo mismo: “Ella nunca me dijo una mentira.” la recogió del suelo y la siguió, llegando finalmente a su casa. Nosotros también tenemos una brújula que jamás nos dice una mentira. Es la Palabra de Dios, la Biblia. aun cuando pensamos que estamos en lo correcto, si ella dice cosa diferente, debemos seguirla, pues, es la mejor manera en la que estaremos seguros.

ella nunca miente brujula.jpg
Ella Jamás Dice Una Mentira

¿Será que somos del tipo de personas que nunca reconocen sus erroresí ¿Somos obstinados al punto de creer que apenas los otros están equivocados cuando, en lo íntimo, sabemos que no es así?  ¿Hemos sido orgullosos e incapaces de admitir que nuestros amigos pueden estar en lo correcto y nosotros no?

Cuando norteamos nuestras vidas por las calidades de este mundo, ignorando el manual dejado por Dios para orientar cada uno de nuestros pasos con el propósito de llevarnos a una vida feliz, abundante y eterna, podemos juzgar estar caminando en la dirección a nuestros sueños y constatar que, en
la realidad, alcanzamos apenas pesadillas.

¿Andas para donde apunta tu nariz o buscas cerciorarte de estar en el camino correcto?

Paulo Barbosa