26.9 C
Miami
miércoles, junio 12, 2024
Más
    InicioEstudios BíblicosPaz En Medio de la Tormenta

    Paz En Medio de la Tormenta

    Publicado en

    spot_img

    Paz En Medio De La Tormenta En La Biblia

    Romanos 5:1 Justificados, pues, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo: Hay un himno muy bello titulado;  «Paz en medio de la tormenta».  El Himno dice así;  «Puedes tener, paz en la tormenta; fe y esperanza, cuando no puedas seguir.. Y aun con tu mundo hecho pedazos, El Señor guiara tus pasos. Con Paz en medio de la tormenta…» Fácil de cantar. ¿Pero será verdad?  ¿Podrán todos los que cantan estas palabras estar viviéndolas?  ¿La PAZ verdadera?  Piénselo; y pregúntate; ¿Tengo yo esa Paz que dice en el himno? Paz en medio de la tormenta.  

    La Paz de Dios  

    El mundo busca paz. No hay tesoro más deseable en esta vida, ni nada mejor que vivir en Paz. Ni aun todo el dinero, ni todo el oro y la plata del mundo puede compararse a la paz. El Mundo, las naciones y cada individuo lo desean y lo buscan, pero parece que la paz los elude.

    ¿Como podemos conseguir Paz?

    La paz con nuestros conjugues, con nuestros Hijos, con nuestros hermanos, con nuestros padres, con nuestro jefe y compañeros en el trabajo, con nuestros vecinos, Y MÁS IMPORTANTE La Paz con Dios y con nosotros mismos. ¿Como podemos tener paz personal, paz interior?  

    Sabes que es mayormente más fácil adquirir riquezas ante que conseguir la Paz. La riqueza se puede adquirir; deshonestamente, en contienda y pleitos, en Guerras, con Violencia, con engaño, hasta en homicidio. La paz no.

    La paz, solo se puede recibir de manera apacible, sin culpabilidad, en reconciliación, amorosamente, con sinceridad, con ternura y mansedumbre, y con un corazón contristo y humillado. Aun con todo esto parece que la paz se nos escapa.  

    No solamente a los que no han todavía tenido una relación personal con Dios sino aun los mismos cristianos, los que hemos andado cerca de Dios,  hemos tenido momentos y días llenos de dificultad, hemos experimentado semanas, meses, aun años que al parecer hemos perdido esa paz.  

    Veamos lo que le sucedió con los mismos discípulos, los cuales andaban cerca de Jesús, diariamente.

    Lucas 8: 22-25 22

    Aconteció un día, que entró en una barca con sus discípulos, y les dijo: Pasemos al otro lado del lago. Y partieron. 23 Pero mientras navegaban, él se durmió. Y se desencadenó una tempestad de viento en el lago; y se anegaban y peligraban. 24 Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza. 25 Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es este, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?  

    Aquí vemos a los discípulos que iban con Jesús en una barca hacia el otro lado del lago. De momento se levanta una tormenta así como nos ha sucedido a muchos de nosotros. Podemos estar de lo mejor, cuando de momento inesperadamente, llega una tormenta, una de esas tempestades de la vida y amenaza nuestra tranquilidad. 

    Vemos que al llegar la tormenta los discípulos se atemorizan y van corriendo a buscar el Maestro quien había ido a descansar y dormir un poco. Le levantan exclamando; Maestro, Maestro; que perecemos,  Más Jesús con mucha calma se levanta y con autoridad reprendió los vientos y la marea, la cuales al instante se calmaron y hubo una gran bonanza.   

    Jesús en su gloria y potestad tiene autoridad de reprender a los vientos. Siendo el Creador del universo la naturaleza le obedece al instante. Jesús es el único que puede calmar las tormentas de la vida y proveernos la paz verdadera. 

    Ni el mundo y sus riquezas, ni tu familia, ni tu conjugue, ni tus hijos, ni tus propiedades o casa, ni tus padres no pueden darte la Paz como Cristo la da. Cristo mismo lo dice en:

    Juan 14:27  

    La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo La Paz de Dios es muy diferente a la paz terrenal y diferente a la paz que el mundo da. Es una paz sublime, completa que llena nuestro sed con gozo.

    Romanos 14:17 dice:

    «Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo».¿Que Tenemos que hacer para obtener esa paz?

    Dice en Romanos 14:19  que debemos seguir a lo que contribuye a la paz. «Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación». O sea debemos seguir a Cristo. Y ¿Cómo más puedes seguir a lo que contribuirle a la paz?

    La respuesta se encuentra en:

    Romanos 8:6  «Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz».

    Sin paz viviremos en una continua ansiedad. Eso es cuando permitimos que nuestra Fe en Jesucristo por quien viene la PAZ, mengüe.

    Jorge Muller dijo: «El comienzo de la Ansiedad es el fin de la Fe; Y el comienzo de la Fe verdadera es el fin de la ansiedad».  

    Otra vez pregunto; ¿Como podemos disfrutar de una vida de paz y tranquilidad?  Para la respuesta clave regresemos al verso con cual hemos comenzado:

    Romanos 5:1  

    Justificados, pues, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.

    ¡Necesitamos ser Justificados!  No a través de nuestras propias buenas obras sino a través de la Fe en el Señor Jesucristo. Solamente el sacrificio de Cristo nos puede justificar. Y La Paz viene a través de la justificación por medio de la Fe en Jesús. 

    Cuando hacemos paz con Dios recibimos la paz verdadera. Si deseas paz no hay otra manera de conseguirla.  Has como hicieron los discípulos, y corre hacia el Maestro; a Jesucristo el Señor. El te espera con brazos abiertos. 

    Él calmara las tempestades de tu vida. Con autoridad mandara que los vientos cesen y que haya bonanza en tu vida, en tu corazón y en tu alma. Que La paz de Dios sea con usted y los tuyos

    Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. I Juan 4:16

    Dios te bendiga.

    Escrito Por el Pastor Edward Méndez 

    ¿Desea colaborar con este ministerio? Envíe su donación con el siguiente enlace:

    Apoya La Obra de Dios
    DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Paypal

    Enlaces de Devocionales Grupos

    Pastor Carlos Vargas Valdez
    Pastor Carlos Vargas Valdezhttps://www.devocionalescristianos.org
    Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

    Devocional Diario

    LA INTERCESIÓN: ARMA PODEROSA

    La Intercesión: Una Arma poderosa en la Biblia A. Introducción Hoy más que nunca en la...

    Oración de Intercesión

    Hola a todos, qué gusto saludarlos, bueno el motivo de este e-mail es pedirle...

    5 Caracteristicas de la Iglesia Primitiva En La Biblia

    La Iglesia Primitiva: Una Iglesia de Oración (Hechos 1:14) Los discípulos se reunían unánimes. Este...

    ¿Cómo sembrar amor, fe y oración para las nuevas generaciones?

    “Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y...

    La Sabiduría en Silencio: Aprendiendo de Job en la Biblia

    ¿Qué es lo único que necesitamos saber bajo cualquier circunstancia en la vida? La...

    Jesucristo, el amigo fiel y el mejor abogado

    En los momentos más oscuros de Su vida terrenal, Jesús experimentó la traición, el...

    66 Versículos Bíblicos Claves Para Cada Libro de la Biblia: Cuadro Explicativo

    Versículos Importantes De Todos Los Libros de La Biblia: Desde Génesis a Apocalipsis (Tabla...

    Mas estudios como este

    S.O.S. De Intercesión Bíblica

    Queridos amigos, hermanos y compañeros en la fe: Les ruego que, por favor, oren por...