Para reflexionar…(11/05/06)

Reacciones En Momentos Dif?ciles

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mì; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amò y se entregò
asì mismo por m?” (GÉlatas 2:20). “Ya estoy crucificado con Cristo; y vivo, no màs yo, pero Cierto dìa, en una estaciòn ferroviaria, un señor ya de edad infringiò, accidentalmente, un pequeño reglamento local y, sin misericordia, fue insultado burdamente por un empleado de la estaciòn. Habiendo acompañado, de lejos, el desrespeito que el señor habìa sufrido, otro pasajero se aproximò a èl y sugeriò que debìa retrucar el agravio y exigir respeto, especialmente por ser un hombre de edad. El señor, con una leve sonrisa, contestò: “Si èl es capaz de si tolera de esta forma por todo el vida, ciertamente yo puedo tolerarlo por cinco minutos.”

Muchas veces somos vìctimas de agravios innecesarios y injustas. Y cuando ellas parten de personas amigas y que hacen parte de nuestra relación cotidiana el sufrimiento es aún mayor. ?Cuàl ha sido nuestra reacciòn en estos momentosí

Solemos retribuir de la misma forma o calamonos, colocando todo en el altar del Señor Jesusí
El verdadero cristiano, hijo de Dios, necesita, en cualquiera circunstancia, buscar la dirección del Señor en sus actitudes. Cuando reflejamos sobre “?que har?a Jesus si estuviese en mi lugar?” livramonos de pecar y de avergonzar su nombre. Una actitud arrogante tomada por una persona incr?dula hasta pasa despercebida, pero el cristiano es siempre notado porque hay una luz que lo identifica.

Al recibir Jesus en el corazón, todas las cosas son transformadas en nuestras vidas. Las viejas costumbres son abandonados, los intereses personales se quedan en según plan y qué más almejamos es dar un buen testimonio y glorificar el nombre de Cristo, que en nosotros habita.
?Su vieja naturaleza aún dome?a su vida o Cristo ya asumiò la direcciòn?