25.2 C
Miami
viernes, junio 14, 2024
Más
    InicioPromesas Bíblicas y LibrosPromesas Biblicas - Libro de Lucas

    Promesas Biblicas – Libro de Lucas

    Publicado en

    spot_img

    Libro de Lucas

    Lc. 1:33 – Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

    Lc. 1:37 – Porque nada hay imposible para Dios.

    Lc. 1:50 – Y su misericordia es de generación en generación a los que le temen.

    Lc. 1:71-72 – Salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron; para hacer misericordia con nuestros padres, y acordarse de su santo pacto.

    Lc. 1:79 – Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; Para encaminar nuestros pies por camino de paz.

    Lc. 2:10-11 – Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

    Lc. 5:5-6 – Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.

    Lc. 5:32 – No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.

    Lc. 6:20-23 – Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. 21 Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. 22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. 23 Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas.

    Lc. 6:35 – Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.

    Lc. 6:37-38 – No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. 38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

    Lc. 7:13 – Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores.
    Promesa de Consuelo.

    Lc. 7:50 – Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vé en paz.

    Lc. 8:21 – El entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.

    Lc. 8:39 – Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él.
    Promesa para el Ganador de Almas.

    Lc. 8:50 – Oyéndolo Jesús, le respondió: No temas; cree solamente, y será salva.
    Promesa de Confianza, de Fe y de Salvación.

    Lc. 9:24 – Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

    Lc. 9:48 – Y les dijo: Cualquiera que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió; porque el que es más pequeño entre todos vosotros, ése es el más grande.

    Lc. 10:19-20 – He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. 20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

    Lc. 10:28 – Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.

    Lc. 10:42 – Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.
    Promesa en el Afán.

    Lc. 11:9-10 – Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

    Lc. 11:13 – Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?.
    Promesa sobre el Espíritu Santo.

    Lc. 11:28 – Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.

    Lc. 12:7-8 – Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos. Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios.
    Promesa de Defensa y en el Afán.

    Lc. 12:12 – Porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.

    Lc. 12:24 – Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las avesí.

    Lc. 12:29-32 – Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. 30 Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. 31 Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas. 32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.
    Promesa de Confianza.

    Lc. 12:37 – Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.

    Lc. 12:40 – Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.

    Lc. 14:11 – Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido.
    Promesa de Ensalzamiento.

    Lc. 15:7 – Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.

    Lc. 15:10 – Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.

    Lc. 16:17 – Pero más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley.

    Lc. 17:6 – Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería.

    Lc. 17:33-36 – Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará. 34 Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. 35 Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. 36 Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado.

    Lc. 18:22 – Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.

    Lc. 18:42 – Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado.

    Lc. 21:15 – Porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan.
    Promesa de Dirección.

    Lc. 21:18-19 – Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. 19 Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.

    Lc. 21:33 – El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

    Lc. 22:29-30 – Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí, 30 para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.

    Lc. 22:32 – Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.

    Lc. 22:46 – y les dijo: ¿Por qué dormísí Levantaos, y orad para que no entréis en tentación.

    Lc. 23:43 – Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

    Lc. 24:36 – Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.

    Lc. 24:45 – Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras.

    Lc. 24:47 – y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

    Lc. 24:49 – He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

    Pastor Carlos Vargas Valdez
    Pastor Carlos Vargas Valdezhttps://www.devocionalescristianos.org
    Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

    Devocional Diario

    LA INTERCESIÓN: ARMA PODEROSA

    La Intercesión: Una Arma poderosa en la Biblia A. Introducción Hoy más que nunca en la...

    Oración de Intercesión

    Hola a todos, qué gusto saludarlos, bueno el motivo de este e-mail es pedirle...

    5 Caracteristicas de la Iglesia Primitiva En La Biblia

    La Iglesia Primitiva: Una Iglesia de Oración (Hechos 1:14) Los discípulos se reunían unánimes. Este...

    ¿Cómo sembrar amor, fe y oración para las nuevas generaciones?

    “Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y...

    La Sabiduría en Silencio: Aprendiendo de Job en la Biblia

    ¿Qué es lo único que necesitamos saber bajo cualquier circunstancia en la vida? La...

    Jesucristo, el amigo fiel y el mejor abogado

    En los momentos más oscuros de Su vida terrenal, Jesús experimentó la traición, el...

    66 Versículos Bíblicos Claves Para Cada Libro de la Biblia: Cuadro Explicativo

    Versículos Importantes De Todos Los Libros de La Biblia: Desde Génesis a Apocalipsis (Tabla...

    Mas estudios como este

    Promesas Biblicas – Libro de Apocalipsis

    Libro de Apocalipsis Ap. 1:3 - Bienaventurado el que lee, y los que oyen las...

    Promesas Biblicas – Libro de Judas

    Libro de Judas Jud. 24 - Y a aquel que es...

    Promesas Biblicas – Libro de 3 Juan

    Libro de 3 Juan 3 Jn. 2 - Amado, yo deseo...

    Promesas Biblicas – Libro 2 Juan

    Libro 2 Juan 2 Jn. 9 - Cualquiera que se extravía,...

    Promesas Biblicas – Libro de 1 Juan

    Libro de 1 Juan 1 Jn. 1:7 - Pero si andamos...

    Promesas Biblicas – Libro de 2 Pedro

    Libro de 2 Pedro 2 P. 1:1-11 - Simón Pedro, siervo...

    Promesas Biblicas – Libro de 1 Pedro

    Libro de 1 Pedro 1 P. 1:2-9 - Elegidos según la...

    Promesas Biblicas – Libro de Santiago

    Libro de Santiago Stg. 1:4-5 - Y si alguno de vosotros...

    Promesas Biblicas – Libro de Hebreos

    Libro de Hebreos He. 1:3 - El cual, siendo el resplandor...

    Promesas Biblicas – Libro de Filemón

    Libro de FilemónNo hay registros aun para este libro Bíblico , si deseas agregar...

    Promesas Bíblicas – Libro de Tito

    Promesas Bíblicas - Libro de Tito Tit. 1:2 - En la esperanza de la vida...

    Promesas Biblicas – Libro 2 Timoteo

    Libro 2 Timoteo 2 Ti. 1:7-10 - Porque no nos ha...