2. Piénsalo dos veces si no posee un deseo apasionado de darte a tí también. No me refiero a regalos caros, grandes cantidades de dinero o ropa. Un oído que escucha, flexibilidad, paciencia y la disposición de ser corregido son regalos de mucho mayor estima.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí