29.3 C
Miami
viernes, junio 14, 2024
Más
    InicioDevocional DiarioCristianos - LA JUSTICIA DE MI PAPA CELESTIAL

    Cristianos – LA JUSTICIA DE MI PAPA CELESTIAL

    Publicado en

    spot_img

    Estudios-Biblicos-Por que vino JesusCristianos – LA JUSTICIA DE MI PAPA CELESTIAL

    Sería imposible vivir en un mundo sin justicia. Sin embargo vivimos en una sociedad donde la justicia es relativa. Nuestra naturaleza rebelde nos empuja a no aceptar los valores absolutos acerca del bien y del mal que Dios ha establecido, aún cuando deseamos y necesitamos justicia. Sin embargo, el gobierno de Dios es absolutamente justo y hay un bien y un mal absolutos.

    Nuestro Papá celestial no gobierna como las personas que miran las conductas y las apariencias, o peor aún, el nivel social, el dinero o el poder. El mira nuestros pensamientos y las intenciones del corazón (Jn.2:23-25 y Stg.4:17).

    Nadie puede manipularlo a Dios, ni corromperlo. Su evaluación es justa, porque él es Santo (Ro.14:12, Ap.20:11-15) y conoce todo de nosotros (Sal.139:1-3).

    No podemos jugar con él ni con el pecado porque su justicia es absoluta (Hb.10:31).

    De la misma manera su perdón y misericordia también son eternos y absolutos (Ro.8:1, SaI.103:12). Por lo tanto podemos confiar en la justicia de nuestro Papá y estar tranquilos sabiendo que todo lo que El permita en nuestras vidas será justo.

    Todo lo que nos sucede está basado en su justicia y en el conocimiento que él tiene de nuestras vidas.

    A. Reconoce a Dios como Justo y Juez (Sal.75:7, 82:8, Heb.12:23).

    Nuestro Papá celestial es un Dios justo, y también es el Juez.

    La Palabra está llena de ejemplos de Dios actuando como Juez. Por ejemplo:

    Juzgó a Adán y a Eva por su desobediencia (Gn.3).

    Al mundo antiguo por haberse corrompido (Gn.6-8).

    A Sodoma y Gomorra por su perversión sexual (Gn.18-19).

    La dureza y tiranía del Faraón (Ex.7-12).

    A los adoradores del becerro de oro (Ex.32:26-35).

    A Israel por su infidelidad (Jueces 2-4).

    A Ananías y Safira por mentirosos (Hch.5).

    A Herodes por su orgullo (Hch.12:21).

    Al mago Elimas por oponerse al evangelio (Hch.13).

    A cristianos en Corinto por participar irreverentemente de la Cena del Señor (1° Co.11:29-32). Y los ejemplos podrían continuar.

    B. Ten Temor de Dios.

    Hay creyentes que le tienen miedo a Dios. Por ignorancia, o por haber sido mal enseñados, interpretan toda experiencia negativa como un castigo de Dios. Y erróneamente le atribuyen a la voluntad de Dios toda clase de maltratos y abusos que sufrieron en sus vidas. Se resignan y viven con miedo de Dios. (En el «Las Pruebas» ya vimos que esto no es así).

    No le tengas miedo a tu Papá Celestial, pero sí ten temor reverente, respeto a su autoridad, para que no hacer lo que quieras, ni jugar con el pecado. (Heb.12:28-29).

    El propósito de Dios es la santidad y la madurez para nuestras vidas, cumplir sus deseos en nosotros, revelarnos su voluntad y restaurarnos.

    Por lo tanto su disciplina es necesaria. Pero su disciplina está basada en su justicia perfecta y en su amor incondicional (Hb.12:5-10, Sal.119:71). Su disciplina no es una descarga de ira violenta, ni manifestaciones descontroladas de una personalidad agresiva. No.

    Si entiendes que el Padre es el Juez, y que su justicia es perfecta, y que él te tratará según las intenciones de tú corazón y según tus decisiones, entonces no vivirás una doble vida: te cuidarás de hacer trampas en el estudios o en el trabajo; de ganar dinero deshonestamente; de engañar a tú pareja, de mentirle a las personas; de maltratar a otros; de tratarlos injustamente o de esconder tus pecados (Ecles.12:14).

    C. Dios juzgará nuestras palabras (Ro.2:16, Mt.12:36-37).

    ¡Nuestras palabras y conversaciones revelan lo que somos! (vs.34).

    Los hijos de Dios seremos juzgados, no para ser condenados, sino para recibir disciplina o recompensa según cómo hayan sido nuestras acciones, intenciones y palabras (2° Co.5:10).

    ¿Vives en santidad o llevas una doble vida?

    Por Edgardo Tosoni

    Escrito para www.DevocionalesCristianos.org

    Edgardo Tosoni
    Edgardo Tosoni
    Psicólogo, docente, consultor familiar, conferencista y autor (Verdades Que Sanan, Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes). Trabajé con la niñez y la formación de maestros de niños. Fui pastor de adolescentes y jóvenes por más de 10 años. En la actualidad me dedico a enseñar, escribir, dictar conferencias y dirigir www.devocionaldiario.org, www.desafiojoven.com y www.alientodiario.org, donde millones de personas son alentadas, edificadas y fortalecidas en su fe. Soy padre de tres hijos.

    1 COMENTARIO

    1. Verdaderamente nosotros estamos en la «DIESTRA DE LA JUSTICIA DE NUESTRO SEÑOR» el nos permite hacer lo queremos pero el espera que nosotros le demos la gloria total a el que quiere que nos arrepintamos de corazon de nuestra conducta que nosotos creamos ser mas grande que el y no es cierto.

    Devocional Diario

    LA INTERCESIÓN: ARMA PODEROSA

    La Intercesión: Una Arma poderosa en la Biblia A. Introducción Hoy más que nunca en la...

    Oración de Intercesión

    Hola a todos, qué gusto saludarlos, bueno el motivo de este e-mail es pedirle...

    5 Caracteristicas de la Iglesia Primitiva En La Biblia

    La Iglesia Primitiva: Una Iglesia de Oración (Hechos 1:14) Los discípulos se reunían unánimes. Este...

    ¿Cómo sembrar amor, fe y oración para las nuevas generaciones?

    “Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y...

    La Sabiduría en Silencio: Aprendiendo de Job en la Biblia

    ¿Qué es lo único que necesitamos saber bajo cualquier circunstancia en la vida? La...

    Jesucristo, el amigo fiel y el mejor abogado

    En los momentos más oscuros de Su vida terrenal, Jesús experimentó la traición, el...

    66 Versículos Bíblicos Claves Para Cada Libro de la Biblia: Cuadro Explicativo

    Versículos Importantes De Todos Los Libros de La Biblia: Desde Génesis a Apocalipsis (Tabla...

    Mas estudios como este