Reflexiones Diarias – Los Santos

“… a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Coríntios 1:2).

Las Escrituras nos hablan de “Santos”. Esta palabra es definida de varias formas, pero, cuando encontramos su significado en el Nuevo Testamento, entendemos qué se refiere a un pecador muerto, revivido y restaurado.”

¿Quiénes son los Santosí Son hombres y mujeres que se colocaron delante del altar del Señor, abrieron sus corazones para ser usados con poder y gracia y dedican sus vidas a hacer la voluntad de Dios.

El Santo es una “nueva criatura”, que abdicó de los placeres ilusorios del mundo y se ha dedicado a disfrutar la alegría verdadera en la presencia del Salvador Jesucristo.

Y si el pecado no más nos domina, caminamos en la certeza de que Dios está en frente nuestro, dirigiendo nuestros pasos, consolándonos en las horas de angustia, sonreiendo con nosotros en los momentos de alegría, saludándonos por ocasión de nuestras conquistas.

El Señor Jesus nos animó: “Sed santos”. ¿Debemos entonces ser perfectosí ¿No errar nunca? Él sabe que somos humanos y fallos, pero, espera que no tengamos más placer en el pecado y que busquemos vivir conforme Sus enseñanzas. Anhela que no estemos más divididos — una hora en Su presencia y otra lejos de él, sirviendo a otro señor. Él nos dispuso un camino de bendiciones, de victorias, de gran felicidad.

Queremos ser Santos. Queremos depender de Dios en todas las circunstancias. Queremos amarlo de todo nuestro corazón y también a nuestros hermanos, como Él nos enseñó. Queremos hablar con Él antes de salir al trabajo, antes de ir a la universidad, Andtes de adquirir un patrimonio, antes de ir al mercado para las compras da casa. Queremos decir a Él que dependemos de él y sin su dirección, nada sabemos hacer y nada queremos hacer.

Sí, somos santos y el Señor es nuestro Dios.