CONSEJOS CRISTIANOS: TOMÉ LA DECISIÓN DE SACARLO DE LA CASA

CONSEJOS CRISTIANOS -TOMÉ LA DECISIÓN DE SACARLO DE LA CASA

«Traje a vivir conmigo a mi madre, a un hermano y a un sobrino, con la condición de que estos últimos debían trabajar. No iban a pagar arriendo por un tiempo, pero debían ser productivos. Mi sobrino estudia…, pero descubrimos que… tenía malas amistades, y por último lo vimos consumiendo drogas. Tomé la decisión de sacarlo de la casa, pues supe que no era la primera vez que lo hacía…. Mi hermano también debe irse, pues no trabaja ni quiere hacer nada.

»¿Estoy obrando mal? ¿Qué debo hacer ante esta situación familiar?»

Este es el consejo que le dimos:

Estimado amigo, enfrentar situaciones difíciles en la familia puede ser un desafío. La Biblia ofrece sabiduría y guía en este tipo de situaciones, y aquí hay algunos consejos bíblicos con versículos para abordar el caso que mencionaste:

1. Establecer límites claros y mantener la justicia en el hogar: Es importante establecer límites claros y mantener el orden en la casa. La Biblia nos enseña que debemos ser justos y actuar con sabiduría en nuestras relaciones familiares. Proverbios 22:6 (NVI) nos aconseja: «Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará».

2. Abordar el problema con amor y comprensión: Enfrentar a tu hermano y sobrino con amor y comprensión es fundamental. Gálatas 6:1 (NVI) dice: «Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídense cada uno, porque también usted puede ser tentado».

3. Buscar el consejo de líderes espirituales y de la comunidad: En situaciones difíciles como esta, es útil buscar el consejo de líderes espirituales y de la comunidad. Proverbios 15:22 (NVI) nos recuerda: «Los planes fracasan por falta de consejo, pero se afianzan con la multitud de consejeros».

4. Orar por la situación y confiar en Dios: Ante los desafíos familiares, es esencial orar y confiar en Dios para que intervenga y guíe. Filipenses 4:6-7 (NVI) nos anima a hacerlo: «No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús».

En resumen, no estás obrando mal al tomar decisiones difíciles para proteger y mantener la paz en tu hogar. Abordar la situación con amor, buscar consejo y orar por sabiduría y dirección divina te ayudará a enfrentar este desafío familiar de manera efectiva y según los principios bíblicos.