corazon-partido

“BERNABÉ ANIMÓ A TODOS.” (Hechos 11:22-23 NVI)

Sé un Bernabé en la vida de los demás Según la Biblia

Nuestros talentos deberían ser usados” para la edificación de la iglesia” (1 Corintios 14:12). La palabra “edificar” es un término de arquitectura que significa: “fabricar, construir, establecer, levantar”.

Dios te dio talentos para que levantes a otros, y sólo te sentirás realizado cuando los uses con ese fin. Es de entender si no estás familiarizado con el nombre “José de Chipre”; porque a este hombre se le conoce principalmente por su sobrenombre “Bernabé” (que significa, “Hijo de la consolación” o “Consolador”, según Hechos 4:36).

Cuando los cristianos del Nuevo Testamento estaban desanimados y necesitaban que alguien les levantara el ánimo, la iglesia de Jerusalén les envió a Bernabé, quien “animó a todos a permanecer fieles al Señor. Un gran número de personas aceptó al Señor” (Hechos 11:22-24 NVI).

Al crecer y florecer la obra, Bernabé pidió a Pablo que se uniera a ellos y él pasó a tener un papel secundario, aunque siempre de apoyo.

Escribe Rebecca Barlow Jordan: “Es normal que el “animador” comience desempeñando un papel preeminente, pero poco a poco se vaya relegando a un segundo plano. Después de que Pablo y Bernabé viajaron juntos, Pablo resultó siendo el líder y Bernabé su ayudante, como ocurre con muchos de los animadores. Siempre hay huérfanos que adoptar y corazones hambrientos que necesitan aliento espiritual. No buscan honores, pero los frutos de su trabajo, como en el caso de Bernabé, son bien evidentes.”

El ánimo es al espíritu lo que el oxígeno es al cuerpo y nos inspira a perseverar cuando lo más fácil sería dejarlo todo. La realidad es que no existe nadie sin valor para Dios. Por lo tanto, ayuda a los demás” con palabras de ánimo, no con reproches que les hagan hundir más.” (Romanos 14:19 parafraseado).

“BERNABÉ ANIMÓ A TODOS.” (Hechos 11:22-23 NVI)

Sé un Bernabé en la vida de los demás

Ronald Reagan se ganó el sobrenombre de “El Gran Comunicador” porque era un dotado orador; Earvin Johnson recibió el apelativo de “Mágico” por sus destrezas jugando al baloncesto; y a José de Chipre le apodaron “Bernabé” porque allí donde iba “animaba a todos”. ¡Maravilloso testimonio! 

La escritura nos relata: “José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que significa «Hijo de consolación»), levita, natural de Chipre, vendió una heredad que tenía y trajo el producto de la venta y lo puso a los pies de los apóstoles” (Hechos 4:36-37). Y más adelante se nos dice: “Cuando él llegó animó a todos a permanecer fieles al Señor, pues era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe.” (Hechos 11:23-24 NVI).

Bernabé acompañó a Pablo en viajes misioneros y allí donde fueron, su espíritu de exhortador brilló siempre: “Pablo y Bernabé regresaron a Listra, a Iconio y a Antioquía, fortaleciendo a los discípulos…” (Hechos 14:21-22 NVI).

“Cuando [Pablo] llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuera discípulo. Entonces Bernabé, tomándolo, lo trajo a los apóstoles.” (Hechos 9:26-27). 

Fue Bernabé quien convenció a los discípulos para que aceptaran a Pablo y lo recibieran como un hermano en Cristo. Cuando Pablo no quiso tomar consigo a Juan Marcos porque pensaba que le iba a fallar, Bernabé le dio una segunda oportunidad. Y más tarde Pablo reconoció la gran valía de Juan Marcos. De hecho, éste acabó escribiendo el Evangelio de Marcos, tarea que tal vez nunca hubiera llevado a cabo sin el apoyo de Bernabé.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí