iglesia-local¿Por qué debemos pertenecer a una congregación o Iglesia Local? – Parte 1

“…SOMOS UN CUERPO EN CRISTO, Y TODOS MIEMBROS LOS UNOS DE LOS OTROS” (Romanos 12:5b)

¿Por qué debes pertenecer a una congregación local?

¡Para que te ayude a encontrar y cumplir tu objetivo en la vida! ¿Para qué sirve un volante sin coche? Carece de valor, propósito, y de utilidad. Sólo encontrarás tu papel en la vida a través de tu relación con Cristo – ¡y con los demás! Escucha: “…no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros” (Romanos 12:4,5). Desconectados de la vida que fluye a través de la congregación (Iglesia Local), deambulamos de un lado para otro y acabamos marchitándonos. Por eso, uno de los primeros síntomas de declive espiritual es la asistencia discontinua a los cultos. Sin una familia de creyentes, eres como un órgano separado del cuerpo, una oveja sin rebaño o un niño sin familia – eres un huérfano espiritual. O peor todavía, eres como un conejo que salta de una congregación (Iglesia Local) a otra, sin identidad, responsabilidad, crecimiento visible o compromiso alguno.

Tu congregación o Iglesia Local es como un aula en la cual aprendes a llevarte bien con la familia de Dios – para practicar el amor desinteresado. Allí puedes aprender a preocuparte por los demás y participar de sus experiencias. Escucha:

“…si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan” (1 Corintios 12:26). Sólo relacionándonos regularmente con otros creyentes ordinarios e imperfectos, podemos disfrutar de un compañerismo real y experimentar la verdad anunciada en el Nuevo Testamento, según la cual podemos ser fructíferos, estar unidos y ser dependientes los unos de los otros.

“…SOIS… CONCIUDADANOS DE LOS SANTOS Y MIEMBROS DE LA FAMILIA DE DIOS…” (Efesios 2:19)

¿Por qué debes pertenecer a una congregación local? Por lo siguiente:

(1) Te ayuda a desarrollar “músculo espiritual”

Escucha: “…todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Efe. 4:16). Te puede parecer más fácil ser santo cuando no hay nadie a tu alrededor que te ve, pero es una falsa santidad que no fue puesta a prueba. El aislamiento engendra decepción. Es fácil auto-engañarse y creer, cuando nadie nos está desafiando, que somos maduros. La verdadera madurez sólo aparece en las relaciones basadas en el dar y recibir.

(2) Puede impedir que vuelvas a caer

Nadie está libre de caer en la tentación. Dada una situación adecuada, ¡todos somos capaces de fallar por completo! Escucha: “…exhortaos los unos a los otros cada día… para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado… (Hebreos 3:13).

“Ocúpate de tus propios asuntos” no debería formar parte de tu vocabulario. ¡Estamos llamados a estar involucrados los unos en la vida de los otros! Si conoces a alguien que ahora mismo está vacilando espiritualmente, es responsabilidad tuya ir a él/ella y traerlo/la a reunirse con los demás. Santiago escribió: “…si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad. haga volver al pecador del error de su camino…” (Santiago 5:19).

¿Por qué debes pertenecer a una congregación o Iglesia local? Uno de los pastores más conocidos en América contesta: “Porque proporciona un objetivo a nuestra vida, gente con la cual vivir, principios por los cuales vivir, una ocupación para realizar, y fuerza para seguir viviendo. No hay ningún otro sitio en la Tierra donde puedas encontrar todos estos beneficios en un lugar”.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí