sed de Dios Biblia¿Te estás quedando sin agua?

“…DERRAMARÉ AGUA PARA CALMAR TU SED…” (Isaías 44.3 NTV)

Julie Coleman relata: “Me dirigía a una congreso de escritores en Filadelfia cuando me di cuenta de que tenía que parar a repostar… Normalmente soy muy exigente y cuido bien dónde paro… pero mientras circulaba por la carretera solitaria, empecé a desesperarme… en cualquier momento me podía quedar sin combustible, con una temperatura exterior de más de 30º C y ni siquiera llevaba una botella de agua conmigo… Recorrí varias millas más hasta que llegué a un pequeño cruce. Allí había cuatro casas ¡y una gasolinera! En otras circunstancias nunca hubiera repostado en aquel lugar, pero en ese momento, ¡era la vista más hermosa de todo el camino! Es curioso cómo las circunstancias nos dictan los sentimientos”.

Mientras David huía de sus enemigos, oró: “… Tengo sed de ti como la tierra reseca tiene sed de lluvia… Muéstrame por dónde debo andar…” (Salmo 143:6-8 NTV). ¿Habría sido distinta esta plegaria si David hubiera estado viviendo en medio del lujo, rodeado de criadosí Sus precarias circunstancias – no saber de dónde vendría la siguiente comida y dormir a la intemperie todas las noches- cambiaron su perspectiva. Cuando todo nos va bien en la vida, nos hacemos autosuficientes y nos olvidamos de Dios. En el ámbito espiritual, vamos con el depósito vacío hasta que una chispa desata una explosión. Si el depósito de tu automóvil está vacío, ¿de quién es la culpa? ¡La gasolinera sigue estando en el mismo sitio!; pero tú eliges no detenerte a repostar. Cuando vives “en la reserva”, acabas hiriendo a los que te rodean, y luego has de vivir con la culpa de haber explotado con ellos. Dios dijo: “…Derramaré agua para calmar tu sed…” (Isaías 44.3 NTV). En este día, toma la Biblia y dale combustible a tu espíritu.

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí