cristo en vosotros la esperanza1LA BIBLIA: CRISTO EN VOSOTROS, ESPERANZA DE GLORIA” (Colosenses 1:27b)

[dropcap]E[/dropcap]l nacimiento virginal no sólo es parte de la historia de Navidad. ¡También demuestra lo cerca que Dios quiere llegar a nosotros! En un sentido, Él sigue haciendo la misma pregunta que le hizo a María: “¿Estás dispuesto/a a dejarme entrar?”.

[box type=”shadow”] Jesús Dijo:Observa que Jesús dijo a sus discípulos: “…Yo estoy…en vosotros” (Juan 14:20b). [/box]

[tabs type=”horizontal”][tabs_head][tab_title]Pablo Oro:[/tab_title][/tabs_head][tab]”…que habite Cristo… en vuestros corazones…” (Efesios 3:17).[/tab][/tabs]

[tabs type=”horizontal”][tabs_head][tab_title]Juan Dijo:[/tab_title][/tabs_head][tab]”El que guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él” (1 Juan 3:24).[/tab][/tabs]

[tabs type=”horizontal”][tabs_head][tab_title]Y Pablo escribió[/tab_title][/tabs_head][tab]”..Cristo en vosotros, esperanza de gloria” (Colosenses 1:27b).[/tab][/tabs]

Él también dejó escrito: “…ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí…” (Gálatas 2:20b).

[tabs type=”horizontal”][tabs_head][tab_title]Jesús prometió[/tab_title][/tabs_head][tab]: “…si alguno… abre la puerta, entraré… (Apocalipsis 3:20b).[/tab][/tabs]

¿Estás captando la idea? Todo lo que Él pide es una invitación, con un corazón abierto.

En las escrituras, Dios estaba con Adán y Eva en el Jardín [Edén] (ver Génesis 3:8). Él estaba con Abraham y le llamó `amigo’. Pero, “María moderna”, el Señor está dentro de ti. Y Él seguirá creciendo en tu interior hasta que “salga” por medio de lo que digas, como vivas y las decisiones que hagas.

[highlight]¿Estás luchando contra la amargura, la preocupación, la falta de perdón, y malas costumbresí ¡No así Jesús! Y como está viviendo en ti, ¡tienes pleno acceso a su tremendo poder![/highlight]

Por eso Pabló habló de “…luchando según la fuerza de Él, la cual actúa poderosamente en mí” (Colosenses 1:29b).

Hoy, Dios está buscando confianza, y no talento. Cuando el ángel apareció a María, ella dijo: …hágase conmigo conforme a tu palabra” (Lucas 1:38b). ¡Haz que ésa sea tu oración también!