Reduce la velocidad; ¡¡llegarás más lejos!!

“…FIEL ES EL SEÑOR, QUE OS AFIRMARÁ Y GUARDARÁ DEL MAL” (2 Tesalonicenses 3:3)

Un agricultor y su hijo viajaban a la ciudad para vender sus productos. El padre se relajaba mientras el hijo espoleaba al buey para que fuera más de prisa. Cuando pasaron por la casa de un amigo, el hombre mayor insistió que se pararan a visitarlo. Más tarde, otra vez en el camino, tomó la ruta lenta y pintoresca. Al atardecer, paró para trasnochar. Frustrado y enfadado, su hijo le dijo: “Estás más interesado en las puestas del sol y en las flores que en ganar dinero”. “Es la cosa más agradable que me hayas podido decir”, contestó el padre. La próxima mañana, mientras viajaban, un destello que cegaba la vista atravesó las nubes, seguido de un estruendo seco y después el cielo se puso negro. “Si nosotros nos hubiéramos apresurado, habríamos evitado esta tormenta”, se quejó el muchacho. “Hijo, reduce la velocidad y llegarás más lejos”, contestó su padre. Ya avanzada la tarde llegaron a una colina que daba vista a la ciudad. Después de quedarse mirando a ella por lo que parecía una eternidad, el chico se dio finalmente la vuelta y dijo: “Ahora entiendo lo que querías decirme, papá…”. Despacio se dieron la vuelta, alejándose de lo que quedó de la ciudad de Hiroshima.

reduce la velocidad Biblia.jpg
¡Reduce La Velocidad Llegarás Más Lejos!

 

La Biblia dice: “...fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal” (2 Tesalonicenses 3:3). No sabes qué es de lo que estás siendo protegido, pero Dios sí. La Biblia dice que Él: “…rescata del hoyo tu vida…” (Salmo 103:4) cada día. “Por el Señor son ordenados (los) [tus] pasos [y tus paradas]” (Salmo 37:23). Él conoce lo que hay a la vuelta de la esquina. Aquel embotellamiento fatídico, y aquella llamada telefónica inesperada eran parte del plan que tenía para ti. Por lo tanto, aprende a confiar en Él más y quejarte, preocuparte y precipitarte menos. ¿Estás de acuerdo?

  • Dios les bendiga,los devocionales son de edification;para nosotros Los que creemos en Dios,y quienes tenemos la potestad de llamarnos sus hijos.Gracias,me gusta la forma en que se aprende del reino de los cielos y lo que debemos hacer mientras estemos en esta tierra