Claves Para Un Matrimonio Más Sólido

5

«EL AMOR… NO BUSCA LO SUYO…» (1 Corintios 13:4,5b)

Una pareja de ancianos que celebraba sus bodas de oro, nunca tuvo secretos excepto por una caja de zapatos que la esposa siempre tenía escondida debajo de la cama y que por fin dejó a su marido abrir. Al hacerlo, él encontró dos muñecas de ganchillo y cincuenta mil dólares en efectivo. «Hace años», comentó ella, «mi madre me dijo que el secreto de un matrimonio feliz consistía en no discutir nunca. En lugar de eso, cada vez que me enfadara, debía callarme y hacer una muñeca de ganchillo». Su marido estaba contentísimo: en cincuenta años, ¡ella sólo se había enfadado con él dos veces! «Cariño», dijo él, «esto explica lo de las muñecas, pero, ¿y los cincuenta mil dólares?. «Ah», contestó ella sonriendo, ¡esto es lo que recibí vendiendo muñecas!.

A menudo, la terapia matrimonial requiere que nos escuchemos con mucha atención, hablando con nuestro conyuge de la siguiente manera: diciendo las cosas con otras palabras, confirmando sus declaraciones y ofreciéndole información acerca de las cosas que hayan pasado. Sin embargo, las investigaciones muestran que muchas parejas no siempre están contentas con los resultados y todavía tienen problemas.

Claves Para Un Matrimonio Cristiano Más Sólido

El Dr. John Gottman dijo: «Esto sucede porque le estamos pidiendo a la gente que haga una especie de gimnasia olímpica cuando apenas saben «gatear»». En lugar de ello, la doctora Susan Boon recomienda identificar los asuntos que deben ser solucionados, y aprender a vivir con lo demás, evitándolo al máximo, comprometiéndose a seguir juntos, y por cada experiencia negativa, buscar cinco positivas para llegar al equilibrio. Los calcetines sucios, roncar, el termostato de la calefacción, las camas sin hacer, etc. «nuestros hábitos pueden volver loco a nuestra pareja. Tenemos que aprender a someternos el uno al otro (cfr. Efesios 5:21) y recordar que el «…amor… es benigno… no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor…» (1 Corintios 13:4,5b). Pues bien, ¿cómo lo estás llevando hasta ahora?

«NINGUNA PALABRA CORROMPIDA SALGA DE VUESTRA BOCA, SINO LA QUE SEA BUENA PARA LA NECESARIA EDIFICACIÓN.. .» (Efesios 4:29)

Los conflictos en el matrimonio no son tan importantes como el modo en el que se resuelven. La doctora Shae Graham Kosch, quien está casada desde hace treinta y dos años y lleva aconsejando a parejas durante el mismo tiempo, dijo: «Muchos de los conflictos matrimoniales no se llegan a resolver nunca. Siempre hay asuntos con los suegros, los hijos, el dinero, etc. Lo más importante es que enfoquemos las cosas de una manera positiva, que aceptemos la manera de ver las cosas de la otra persona, de mantener una conversación apropiada sin que lleguemos a criticar o a culpar. A la larga, nuestra actitud es lo más importante. Las parejas que conservan un respeto mutuo y comprensión, siguen juntas». Salomón dijo: «Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada, pero la lengua de los sabios es medicina» (Proverbios 12:18).

El matrimonio es una relación creada por Dios muy especial. Ya no sois más «…dos, sino una sola carne...» (Mateo 19:6), así que cuando aparecen los conflictos:

(a) enfrenta el problema, no a tu pareja.

(b) mantente calmado; tu «media naranja» estará más dispuesta a tomarte en serio.

(c) elige el mejor momento para hablar del tema, no cuando los dos estéis cansados y los niños tengan hambre.

(d) toma en consideración el punto de vista de tu cónyuge; los hombres y las mujeres ven las cosas de manera diferente.

(e) recuerda que habrá momentos en los que te toque a ti ceder y otros en los que le toque a tu pareja.

(f) elige tus palabras con cuidado:

«Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación…» (Efesios 4:29).

«…animaos unos a otros…» (1 Tesalonicenses 5:11).

«…perdonándoos unos a otros…» (Efesios 4:32b).

«…orad unos por otros…» (Santiago 5:16b).

«…considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras…» (Hebreos 10:24).

«Sobrellevad los unos las cargas de los otros…» (Gálatas 6:2).

«…prefiriéndoos los unos a los otros» (Romanos 12:10b). Esto lo resume todo.

5 COMENTARIOS

  1. Hola Rosibel, primero que nada, quiero agradecerte por abrirte y compartir tu situación. El matrimonio es una hermosa unión diseñada por Dios, pero a veces, puede ser probado por circunstancias difíciles. A medida que navegamos por los cambios y desafíos de la vida, es importante recordar la promesa de Dios de estar siempre con nosotros, incluso en los tiempos más difíciles.

    Entiendo qué estás pasando por un período de cambio significativo en tu vida debido a la menopausia y que tu esposo parece no entender completamente lo que estás experimentando. En este tipo de situaciones, la comunicación abierta y sincera es vital. Te animo a que hables con él sobre lo que estás experimentando física y emocionalmente. Explícale de manera clara y detallada cómo la menopausia te está afectando y cómo te hace sentir su reacción ante este cambio.

    De igual manera, debemos recordar que los hombres también pueden experimentar su propia versión de cambios de vida, a veces conocidos como andropausia. Los cambios físicos y emocionales también pueden ser difíciles para ellos y pueden no saber cómo manejarlos. Puede ser útil hablar también sobre esto y ver si él también puede estar experimentando su propio conjunto de desafíos.

    Además, te animo a que ambos busquen orientación y apoyo en la comunidad cristiana. Si su iglesia tiene un pastor o consejero matrimonial, podría ser útil hablar con ellos sobre lo que están pasando. También podrían considerar la posibilidad de unirse a un grupo de apoyo para parejas que están atravesando cambios similares.

    Por último, recuerda que Dios es un Dios de restauración y sanidad. En momentos de tensión y desconexión, la oración puede ser una poderosa fuente de consuelo y orientación. Ora por tu matrimonio, por la sabiduría, la paciencia y la comprensión, tanto para ti como para tu esposo.

    “Sobre todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto. Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la que fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos.” — Colosenses 3:14-15

    Recuerda, Rosibel, Dios está contigo en este viaje y Su amor es constante, incluso en medio de los cambios más difíciles. Te deseo fortaleza, paciencia y sabiduría mientras tú y tu esposo navegan por este desafío juntos.

  2. Hola mi nombre es Rosibel, No se porque llegue a esta página, estoy pasando por un proceso con mi esposo pienso que el no ha entendido mi proceso de entrada en la menopausia, y lo que hace es reprochar, todo le molesta y lo veo distante hasta le puso clave a su teléfono cosa que nunca había pasado durante estos 14 años que llevamos juntos, todo es motivo de discusión

  3. MUY LINDA Y EFECTIVA PALABRA DE SABIDURIA, MUCHAS VECES NO ESCUCHAMOS A NUESTROS CONYUGES Y HABLAMOS SIN SABER NI AUN LO QUE DECIMOS. PERO AHORA APRENDERE A ESCUCHAR CON DETENIMIENTO Y ANALIZAR LO QUE DIRE PARA NO ECHAR MAS FUEGO DEL QUE ESTA ENCENDIDO GRACIAS POR ESTOS CONSEJOS.

  4. SOY CRISTIANA Y QUISIERA CONSEJOS O CLAVES PARA UN MATRIMONIO SOLIDO YA QUE MI ESPOSO NO ES CRISTIANO