Inicio » Articulos Cristianos » Coronavirus (COVID-19): 4 Verdades Bíblicas Para Enfrentar El Temor

Coronavirus (COVID-19): 4 Verdades Bíblicas Para Enfrentar El Temor

Verdades Bíblicas Sobre El Temor al COVID-19 o Coronavirus. ¿Que Dice La Biblia?

El Coronavirus está hoy en la mente de todos. Para ayudarnos a pensar sabia y bíblicamente sobre este tema, quiero dejarles un escrito del Dr. Ronald F. Halbrooks, un médico, ex misionero y estudiante de ética en el Seminario Sureste en los Estados Unidos.

Pocos titulares han acaparado la atención mundial como la reciente oleada del COVID-19 (Coronavirus) que parece haber surgido de la nada. ¿Por qué nos asusta tanto el Coronavirus? ¿Que podemos aprender en la Biblia?

No parece que estemos tan sorprendidos y preocupados por enfermedades mortales más familiares. Estos eventos de salud se convierten en parte de la estructura de la vida humana. Por ejemplo, sólo este año habrá unos 40.000.000 de casos de gripe y más de 40.000 muertes (datos del CDC), pero trivializamos estas cifras diciendo que ésta es sólo una “temporada de gripe fuerte”. El costo total, la morbilidad y la mortalidad de la gripe en este momento empequeñece al COVID-19.

Considere la magnitud de la tuberculosis, que ha visto 10 millones de nuevos casos y 1.451.000 millones de muertes en 2018 (datos de la OMS). Además, hubo 228.000.000 de nuevos casos de malaria y 405.000 muertes en 2018 (datos de la OMS). Tanto la malaria como la tuberculosis son enfermedades antiguas, y aunque estas enfermedades son grandes en el mundo y causan severos reveses personales y financieros, nadie dice que estas dos enfermedades sean desastres como el Coronavirus. ¿Por qué?

Podríamos señalar varias respuestas a esta pregunta. Pero la conocida cita de C.S. Lewis sobre el dolor y el sufrimiento ayudará a dar algo de claridad a este tema.

Podemos ignorar incluso el placer. Pero el dolor insiste en ser atendido. Dios nos susurra en nuestros placeres, habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores: es su megáfono para despertar a un mundo sordo… Sin duda el dolor como megáfono de Dios es un instrumento terrible; puede llevar a una rebelión final y sin arrepentimiento. Pero da la única oportunidad que el hombre pecador puede tener para enmendarse. Quita el velo; planta la bandera de la verdad dentro de la fortaleza del alma rebelde. (CS Lewis, El problema del dolor)

Lo inesperado es doloroso. Por ejemplo, la muerte de los ancianos no siempre se considera dolorosa sino un alivio; la muerte ha eliminado su sufrimiento. Pero la muerte debido a una nueva enfermedad es todo menos un alivio. Esta inesperada gran escala es traumática.

Y el Coronavirus es ciertamente inesperado, desalentador, en gran parte desconocido, y aparentemente fuera de nuestro control. Sabemos que la gripe, la tuberculosis y la malaria causan muertes, pero sentimos que entendemos estas enfermedades, y no nos sentimos sorprendidos por ellas. Sin embargo, el Coronavirus es nuevo, y no sabemos qué daños traerá. Esto causa grande temor. ¿Que podemos aprender de la Biblia contra el Coronavirus?

Entender que Dios está en control puede darnos consuelo.

En estos momentos de miedo, aferrémonos a las promesas y verdades bíblicas.

1) Dios es Soberano

Dios está en control de su mundo. El profeta Daniel explicó claramente esta verdad:

“Deja que su mente humana se trastorne y se vuelva como la de un animal, hasta que hayan transcurrido siete años.

Los santos mensajeros han anunciado la decisión, es decir, el veredicto, para que todos los vivientes reconozcan que el Dios Altísimo es el Soberano de todos los reinos humanos, y que se los entrega a quien él quiere, y hasta pone sobre ellos al más humilde de los hombres”. (Daniel 4:16,17, NVI)

El Apóstol Pablo describe esta soberanía a la iglesia de Colosenses:

Porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades:
todo ha sido creado por medio de él y para él. Él es anterior a todas las cosas, que por medio de él forman un todo coherente.. (Colosenses 1:16-17, NVI)

Dios tiene el control de los reinos y de su creación. Él es el creador y el sustentador. Entender que Dios tiene el control puede darnos consuelo. Puede que a nosotros nos sorprenda el Coronavirus, pero a Dios no.

2) Nunca Sabemos lo que el mañana nos traerá

No sabemos lo que el mañana traerá en nuestras finanzas, nuestro trabajo, nuestras vidas o en el mundo. Nadie en Wuhan, China, pensaba en el Coronavirus en noviembre de 2019, ni estaba en los radares de la OMS (Organización Mundial de la Salud) o de los CDC (Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos). Ahora, por supuesto, el mundo entero sabe sobre el asunto y está pensando en ello con temor.

Dios, dada su soberanía, no fue sorprendido con esto. Como resultado, debemos darnos cuenta de nuestra completa dependencia de él. El libro de Santiago habla de esto claramente,

Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero». 14 ¡Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece. 15 Más bien, debieran decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello». 16 Pero ahora se jactan en sus fanfarronerías. Toda esta jactancia es mala. 17 Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace. (Santiago 4:13-17, NVI)

No sabemos lo que el día de hoy o el mañana traerá, pero debemos confiar en nuestro soberano y omnisciente Dios. Como resultado, debemos ser dependientes de Dios en todo momento, no sólo durante las crisis de salud en el mundo.

Podemos buscar la satisfacción, incluso en una situación desconocida o inesperada como la del Coronavirus.

3) Estar Saciado En Todo Circunstancia

No nos sentimos saciados por naturaleza, especialmente en tiempos difíciles. Vemos esta falta de satisfacción en nosotros mismos en nuestras respuestas llenas de miedo sobre el Coronavirus. El Apóstol Pablo aborda esta necesidad de satisfacción, escribiendo,

Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:12-13, NVI)

Para estar seguros, debemos prepararnos sabiamente y usar el discernimiento. Pero también podemos buscar la satisfacción, incluso en una situación desconocida o inesperada como la del Coronavirus. Este tipo de satisfacción encuentra su fuerza no en nuestras circunstancias, sino en nuestro gran Dios.

4) Amar a Nuestro Prójimo

En la parábola del Buen Samaritano (Lucas 10:25-37), Jesús nos describe la importancia de amar a nuestro prójimo. El Buen Samaritano hace 11 cosas por el hombre herido, cada una de las cuales pone al Samaritano en un gran riesgo físico y financiero. Pero Él se siente compasión de ayudar a este hombre casi muerto.

Y nosotros también deberíamos hacerlo. Los que sufren con el Coronavirus son nuestro prójimo. Si se nos da la oportunidad, deberíamos ser sabios pero amorosamente buenos samaritanos para ellos también.

Sí, el Coronavirus es aterrador a nuestros oídos. Pero podemos confiar en la soberanía de Dios, confiar nuestro mañana al Señor, estar contentos con lo que Dios nos ha dado en nuestras vidas y ser buenos samaritanos incluso en tiempos difíciles. La biblia es la palabra de Dios, y ella nos da paz, conforto y seguridad también en medio de las epidemias y pandemias que puedan presentarse.

Por el Dr. Ronald F. Halbrooks

1 comentario en «Coronavirus (COVID-19): 4 Verdades Bíblicas Para Enfrentar El Temor»

  1. Jeremías 29:17-19
    así dice el SEÑOR de los ejércitos: “He aquí, yo envío contra ellos la espada, el hambre y la pestilencia, y los pondré como higos reventados que de podridos no se pueden comer. “Los perseguiré con la espada, con el hambre y con la pestilencia, y los haré motivo de espanto para todos los reinos de la tierra, para que sean maldición, horror, burla y oprobio entre todas las naciones adonde los he arrojado, porque no han escuchado mis palabras” –declara el SEÑOR– “que les envié repetidas veces por medio de mis siervos los profetas; pero no escuchasteis” –declara el SEÑOR.

Deja un comentario

434 Compartir
Comparte433
Tweet1
WhatsApp
Comparte