¿Cómo El Coronavirus Está Matando a La Iglesia?

¿Cómo el Covid-19 o Coronavirus está matando a las iglesias cristianas?

La cuarentena por el coronavirus causó que mucha gente se refugiara en sus casas, pero también ha cerrado muchas iglesias. Algunas de ellos tal vez nunca vuelvan a abrir.

Iglesias Heridas

El Coronavirus ha hecho que muchos negocios cierren sus puertas y millones de personas se refugian en sus casas por la recomendación de las autoridades de salud. Como resultado, muchos de estos pequeños negocios cerrarán permanentemente, pero también lo harán miles de iglesias.

Lo que se esperaba que fuera solo un cierre temporal debido al coronavirus, ha causado que miles de iglesias cierren para siempre. ¿Por qué?

La mayor razón por la que tantas iglesias en todo el mundo pueden morir es porque no puede reunirse. Si no hay reunión, ¿cómo la iglesia recibirá normalmente sus diezmos u ofrendas.

Los miembros de la iglesia no suelen dar ofrendas si no pueden asistir a ella. La reciente cuarentena para nuestra sociedad y para las iglesias, ha agotado las pocas reservas que estas iglesias tenían.

Solo un poco más de la mitad de los creyentes dan para apoyar a la iglesia y sus ministerios. Pero ahora, las iglesias más pequeñas están cerrando porque no tenían reservas a las que recurrir. Estas reservas podrían haber mantenido sus puertas abiertas por más tiempo.

Es posible que Dios este permitiendo “cerrar” algunas de las iglesias más débiles porque son más laodicenses (o tibias. Ver Apocalipsis 3:14-22). Es probable que sea para probar la unidad del cuerpo local de Cristo. Otros creen que Dios está removiendo la cizaña que se ha permitido crecer junto al trigo (verdaderos conversos) en la iglesia (Mateo 13:24-30). Personalmente, no sé por qué Dios ha permitido esto. Lo que sé es que: Él es soberano sobre todas las cosas.

Las iglesias que sobreviven, han trasladado los cultos en línea, pero ellas aún tienen que pagar los servicios públicos, el seguro y otros costos para mantener el local en funcionamiento. Esto es necesario para que la iglesia pueda reunirse nuevamente cuando pase el temblor.

Reuniéndose Juntos

La iglesia no es de ladrillos y cemento, ni de acero y hormigón. La iglesia está formada por miembros individuales que se reúnen colectivamente como el Cuerpo de Cristo.

El autor de Hebreos nos dice que el culto colectivo será cada vez más importante a medida que se acerque el día del regreso de Jesús, por lo que debemos pensar en “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Hebreos 10:24-25).

Es muy difícil “estimularse mutuamente” en el “amor y las buenas obras” si no nos vemos, y es especialmente difícil si estamos descuidando la unidad entre nosotros. Pero, si nos mantenemos separados por un tiempo, no importa cuál sea la razón, seguimos conectados por el Espíritu de Dios. Si nos aislamos hoy es para que cuando volvamos a estar juntos, nadie y nada falte.

Eso es lo que significa “Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Galatas 6:2). Cumplir la ley real es “Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4:32). ¿Te das cuenta de que no estamos solos? Debido a “somos miembros los unos de los otros” (Efesios 4:25a).

Cuando uno sufre, los otros miembros sufren con él; cuando un miembro se regocija, los otros también lo hacen. Es como si, cuando un miembro es cortado, el otro sangra. Esa es la unidad que solo se logra con el Espíritu Santo de Dios.

Mantenerse En Contacto

Esta es una gran oportunidad para mostrar tu fidelidad manteniéndote conectado con los miembros de tu iglesia. Como hoy el Cuerpo de Cristo no puede reunirse, muchos lo hacen en línea o en salas de chat, y algunos por Internet en vivo.

Sea cual sea el medio que elijas, mantente en contacto con los miembros del Cuerpo de Cristo, especialmente con los miembros que están más aislados, más vulnerables debido a la edad o a la enfermedad, o que pueden estar viviendo solos.

Visitar a los huérfanos y viudas es agradable para Dios (Santiago 1:27), incluso si es por teléfono. Una consecuencia de la reciente pandemia es que la iglesia probablemente recibirá un golpe financiero y muchas cerrarán sus puertas.

Todo lo que está sucediendo tendrá un efecto devastador en las iglesias locales, pero no es razón para distanciarnos de los miembros del Cuerpo de Cristo. ¡La iglesia de Jesús Saldrá de esto!.

Las iglesias son como personas; nacen, crecen y mueren, pero el punto es que somos más fuertes juntos que separados.

La idea de que la iglesia es como un cuerpo es una gran analogía. Una persona es una mano, la otra un pie, la otra el ojo, y otro la oreja. Juntos formamos el Cuerpo de Cristo, pero cuando faltan miembros o “partes del cuerpo”, el Cuerpo está incompleto y no puede trabajar como debería y como Cristo ordena (Mateo 25:35-35; 28:18-20).

Apoyando el cuerpo de Cristo

Al menos dos pastores con los que hablé esta semana me dicen que puede que no sobrevivan a la cuarentena. Los miembros han dejado de apoyar financieramente a la iglesia, así que cerraran sus puertas, quizás para siempre.

Las iglesias que no son capaces de recoger sus ofrendas, no podrán mantener el local en funcionamiento. Estos ministerios no sobrevivirán mucho tiempo si sus miembros no les ayudan.

Recuerde que puede enviar sus diezmos y ofrendas online. Más aún lo más importante es estar conectados como Cuerpo de Cristo durante estos tiempos difíciles. No deje que su iglesia muera si puede evitarlo. Manténgase en contacto con los otros miembros del Cuerpo de Cristo en este momento crítico.

Entendemos que la iglesia no es el local, sino la gente, así que por qué no mantenerse en contacto frecuente con los otros miembros del Cuerpo de Cristo por WhatsApp, e-mail, Messenger, redes sociales, o puede ser una llamada de teléfono para saber si los otros hermanos están bien. Eso es lo que estamos llamados a hacer.

Los verdaderos creyentes pueden apoyar a su iglesia enviando sus diezmos u ofrendas online. La biblia dice que seamos fieles en lo poco y Dios nos confiará lo mucho (Lucas 16:10).

Estamos presenciando y viviendo en los últimos tiempos predichos por la Biblia. Si lees este escrito y nunca has confiado en Jesucristo, iras a un lugar sin escapatoria y será con cuarentena total. Será un lugar de llanto y crujir de dientes (Mateo 13:42).

Así que si nunca has confiado en Jesús, hazlo ahora mismo, este es el “día de salvación” (2 Corintios 6:2) depende de ti hacerlo realidad.

Deja un comentario

26 Compartir
Comparte26
Tweet
WhatsApp
Comparte