¿Cómo deben reaccionar los cristianos ante la pandemia del Coronavirus y la crisis económica global?

Con Precaución

Sugiero que con reserva y precaución. No podemos decir con seguridad que esto es un juicio de Dios o que Dios está castigando al mundo o a América por el pecado. Un predicador que dijo que contrajo el virus, ¿qué diría ahora?

Puede ser que Dios esté enviando esto como un juicio, pero también es un mundo caído. Cosas malas le pasan a toda la gente, a los salvos y a los perdidos. Dios no me ha dicho a mí ni a nadie que sepa si este es su juicio o no, pero Dios ha permitido que suceda ya que Él es soberano.

Lo que debemos hacer es ser cuidadosos y no propagar el virus a otros o evitar los lugares donde somos más susceptibles de contagiarnos. Lo último que debemos hacer es entrar en pánico mientras vaciamos los estantes de la tienda. Eso no ayudará en nada. De hecho, sólo empeora las cosas; peor para los ancianos y discapacitados que no pueden encontrar las cosas que son esenciales para ellos.

Todo lo que podemos hacer es lo que recomiendan los que tienen autoridad. No te asustes. Hay un montón de provisiones de comida. Solo obedece las recomendaciones de nuestros líderes ya que esto es agradable a los ojos de Dios (Romanos 13:1-5).

Con Adoración

La iglesia no es un edificio de ladrillos y cemento. Consiste en los hijos de Dios dispersos por todo el mundo, y cuando la iglesia no puede reunirse físicamente o corporativamente, como se ordena (Hebreos 10:24-25), pueden adorar donde están.

La tecnología hace que sea muy fácil adorar en casa hoy en día con sermones, estudios bíblicos y música. Y podemos usar las redes sociales para mantenernos conectados con nuestros hermanos. Puede que tengamos que estar aislados, pero no tenemos que estar separados.

El Cuerpo de Cristo existe dentro y fuera del local cuando sea necesario, así que no dejes que los servicios de adoración cancelados te impidan adorar y estudiar la Palabra de Dios. Varios cristianos en las iglesias locales han estado recogiendo y entregando medicinas, comestibles y otras necesidades para aquellos que están en alto riesgo y no deberían salir de casa. Puede que el local de la iglesia esté cerrado por ahora, pero la iglesia, ¡Nunca lo estará!

EL EVANGELIO NO PUEDE SER PUESTO EN CUARENTENA; «EL Local» SI; PERO LA VERDADERA IGLESIA, QUE SOMOS NOSOTROS, NUNCA LO ESTARÁ.

Pastor Carlos Vargas

Con Oración

Cuando las cosas están fuera de nuestro control, no están fuera del control de Dios, así que dejemos nuestras preocupaciones en manos de Dios. Las cosas que no podemos hacer, las puede hacer Dios, así que confíen en Él y pídanle que use esta y otras crisis para llevar a la gente a Cristo y hacerles ver su propia mortalidad.

Podemos orar para que aquellos que no conocen a Cristo pongan su confianza en Él. Oremos para que lleven la amenaza del coronavirus a Dios o traigan su reciente pérdida de trabajo al Señor Jesucristo, quien les dice a ellos y a todos: “Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os daré descanso”. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:28-29).

No ores: “Oh Señor, ¿qué voy a hacer?”, sino más bien ora: “Oh Señor, no puedo esperar a ver lo que vas a hacer”.

Con Confianza

John MacArthur dijo una vez, “Puede que seamos la única Biblia que alguien lea”, y es un gran punto.

Cuando la amenaza de pandemias barre nuestro planeta, e incluso su vecindario; y cuando la pérdida de empleos y la crisis económica llegan, el mundo está viendo cómo reaccionaremos también. ¿Tendremos la confianza que nos dice la Palabra de Dios? ¿Mostraremos la fe que agrada a Dios? ¿O nos retorceremos las manos como el resto del mundo; esperando y observando y preocupándonos? Espero que no. Eso es un mal testimonio.

Nuestra confianza está en Dios sobre todas las cosas porque Él está por encima de todas las cosas, siendo soberano sobre todas las cosas. Podemos confiar en eso (Romanos 8:28).

Compartir a Cristo

Las cosas podrían empeorar mucho antes de mejorar. Tal vez Dios nos está dando una última batalla al permitir que este virus llame nuestra atención; tanto física como económicamente. Esta pandemia nos golpea en dos lugares y en ambos lugares donde duele; nuestra salud y nuestro bolsillo. Aun así, no olvidemos que Dios usa el mal para sus buenos propósitos (Génesis 50:20), así que tal vez cuando hables con los perdidos puedas compartir a Cristo con ellos.

Él es la única esperanza que tenemos más allá de la tumba. No hay esperanza en nada más o en nadie en este mundo (Hechos 4:12).

No podemos decir cuántos morirán por el coronavirus después de que todo termine, pero una cosa es segura. Jesús dice: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto” (Juan 11, 25-26)? Espero que creas en Jesucristo, porque aunque mueras, ¡volverás a vivir! Jesús lo ha dicho; yo lo creo; ¡eso resuelve el problema!

Recuerdo que Jesús llevó a los discípulos al mar y se desató una tormenta. Mientras Jesús dormía profundamente en la barca, los discípulos se llenaron de temor durante la tormenta (Marcos 4). Pensaron que se iban a ahogar. ¿En serio? ¿Realmente creían que Jesús los llamaría y los discipularía y luego, uy!, dejaría que se ahogaran en el mar por accidente? ¡No! Jesús reprendió a la tormenta, pero noten, Jesús no los llevó alrededor de la tormenta, sobre la tormenta, o delante de la tormenta, sino que estaba con ellos en la tormenta.

Durante esta pandemia y crisis económica, Jesús no los alejará de esta tormenta, pero promete estar con nosotros en medio de la tormenta. No ha abandonado el barco para dejar que te ahogues. Jesús puede que no te lleve sobre la crisis, o alrededor de la crisis, o incluso bajo la crisis, pero promete estar contigo a través de ella. Jesús nos dice en nuestra propia tormenta: ¡Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza! (Marcos 4:39).

1 COMENTARIO

  1. El creyente debe reaccionar ante la pandemia del coronavirus en la vida con precaución y confianza ante esta situación en la que podamos perder vidas in embargo tenemos que prevenir que muchas de las personas que fallecieron su familia no tengan rencor y culpen a Dios porque él no es el culpable o está castigando al mundo porque es incierto además que este es un mundo caído y confianza de que él nos guiara a un camino para salir adelante y superar esta mala situación.
    Debería reaccionar en casa adoración y practicar la oración a Dios por que debemos tener en cuenta que él es quien creo el lugar que habitamos, que es el que nos otorgó la vida, que es una persona que nuca nos defraudara y que siempre estará con nosotros y debemos agradecerle a través de la oración hasta incluso podemos realizar peticiones y ayuda para mejorar y que nos guie a un buen camino a, lo largo de nuestra vida.
    El creyente debería reaccionar con el prójimo de manera positiva e empática con el fin de Compartir a Cristo y que pueda sentirlo como yo lo he hecho.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí