una-grande-multitud-biblia
una “grande multitud” fue con ellos (Éxodo 12:38)

ISRAEL SALIÓ CON UNA GRANDE MULTITUD

Cuando Israel salió de Egipto, la Biblia nota que una “grande multitud” fue con ellos (Éxodo 12:38) Esta grande multitud numerosa no fue de descendencia israelí. Lo más probable, eran residentes que estaban inconformes con el gobierno de Egipto. Este grupo podría haber incluido los cautivos de las conquistas de otros países quienes aprovecharon la oportunidad para escapar cuando salió Israel. Pudo haber sido que las plagas que cayeron sobre Egipto motivaron a algunas de estas personas a unirse al éxodo del país.

No tardó mucho para que esta “grande multitud” causara problemas para Israel. Cuando sólo recibieron maná para comer – a pesar del hecho de que esta provisión fue un milagro enviado por Dios—ellos “cayeron en la lujuria”, quejándose contra Dios.

Los israelitas no tardaron en dejarse influencia por ellos y unirse a sus quejas. La gente recordaba lo que decían “las cosas buenas de Egipto”—el pescado, los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajo (Números 11:4).

¡No me digas! De ninguna manera compensan el pescado, los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajo el vivir en la esclavitud. Sin embargo muchas veces nosotros “recordamos a Egipto” deseosos de abrazar los placeres fugaces de este mundo los cuales nos esclavizarán.

En respuesta a su pecado de murmurar, de quejarse y de recordar la vieja vida, Dios les envió una plaga que resultó en la muerte de muchos. Envió una bandada de codornices que la gente consumió “Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande” (Números 11:33 RV1960).

El lugar donde transcurrió este trágico hecho se nombró “Kibrot-hataava” que significa “tumbas de los codiciosos”

Cuando Dios te llama a tu destino, ten cuidado con “la grande multitud” que podría querer acompañarte. Sin el mismo llamado ni destino, ellos te causarán problemas. Una “grande multitud” que no comprende tu mandato divino te influenciará negativamente, lo mismo que ocurrió con Israel. Ellos murmurarán y se quejarán de sus circunstancias y problemas a lo largo del camino—si no tienes cuidado—caerás víctima de su negatividad.

La “grande multitud” siempre está mirando hacia atrás a “los buenos días”. Escucharás comentarios como por ejemplo. “Yo recuerdo cuando..” o “así no hacemos las cosas por acá”.

Tu destino no está en la esclavitud o en las tradiciones del pasado. Jesús dijo, “Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios« (Lucas 9:62 RV1960)Tu destino está en tu futuro, no en tu pasado. Dios dice, ¡Yo hago cosa nueva! (Isaías 43:19 RV1960)

No intentes viajar por el camino a tu destino con una grande multitud. Rodéate con gente que tiene la misma visión y destino. Joe Larson, un famoso conferencista, una vez recordó: “Mis amigos no creían que yo podría llegar a ser un conferencista exitoso. Así que hice algo al respecto. Salí y busqué unos nuevos amigos”.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí