Inicio » Devocional Diario » No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu. Zacarías 4:6

No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu. Zacarías 4:6

Zacarías 4:6 No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu

Cuando las cosas se ponen difíciles para nosotros, tratamos de resolver todo lo que podemos. Más aún, somos limitados en lo que podemos hacer. Muchas veces las luchas que tenemos no coinciden con nuestras fuerzas. Podemos ser fuertes en finanzas, pero no hay dinero suficiente que pueda reparar una relación rota. Podemos estar físicamente sanos, pero incapaces de lidiar con nuestras luchas mentales o emocionales. Aquí es cuando Dios hace las cosas por nosotros; no por fuerza ni por poder, sino por Su Espíritu.

¿Qué significa esto para nosotros? ¿Se supone que debemos sentarnos y esperar que todo funcione? En realidad no… en vez de eso debemos perseguir activamente a Dios por la sabiduría, guía y fortaleza para seguir Su voluntad para nuestras vidas. Aunque Dios nos bendijo con dones y talentos para usarlos para su gloria, Él quiere que confiemos en Su Espíritu más que en nosotros mismos.

Dios hace que las cosas sean hechas por Su Espíritu para nuestros amados no salvos. Por Su Espíritu, Él convence a sus corazones y crea las circunstancias correctas para cambiar sus mentes. Podemos elegir interceder por ellos y estar dispuestos a ayudarlos cuando se conviertan.

sino-con-mi-Espiritu
No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu. Zacarias 4:6

Dios hace que las cosas sean hechas por Su Espíritu cuando nuestras circunstancias cambian drásticamente debido a una enfermedad inesperada o la pérdida del trabajo. Por Su Espíritu, Él nos guía en la dirección correcta de paz y paciencia para que sin importar el resultado, Él sea glorificado como Dios.

Dios hace las cosas por Su Espíritu cuando nuestros corazones fallan por el temor y ansiedad. Por Su Espíritu, Él da vida a la verdad de Su palabra y nos encontramos animados a avanzar en la fe.

Oración:

Amado Señor, yo sé que Tú harás las cosas en el tiempo perfecto y a tu manera. Sustenta mí corazón para que confíe más en Ti que lo que veo con mis ojos. En el nombre de Jesús, amén.

Deja un comentario

110 Compartir
Comparte107
Tweet1
WhatsApp
Comparte2