la-iglesia-superheroe-biblia-versiculos-biblicos
Los miembros de las iglesias no quieren un Superhéroe, quieren un pastor

Los miembros de las iglesias no quieren un Superhéroe, quieren un pastor

Las iglesias de Jesús no buscan superpastores o megapastores, ellos quieren competencia pastoral básica, integridad y liderazgo. Eso es lo que esperan. Si eres pastor y estás leyendo este texto quiero dejar una verdad que he aprendido a lo largo de años en el ministerio. Esta verdad es fundamental para tratar con los miembros de la iglesia:

«La gente no se interesa con cuanto tú sabes, si no, con cuanto tú te preocupas por ellos».

Si hicieras una encuesta y le preguntaras a los miembros de varias iglesias: ¿qué características buscan en un pastor? ¿Qué crees que dirían?

Un momentito antes de salir como un loco preguntando. No hace falta que lo preguntes. Thom Rainer hizo esa pregunta hace un tiempo y publicó las diez primeras respuestas. Así que las comparto contigo aquí:

1) Un Amor a la congregación
2) Una Predicación eficaz
3) Un Carácter fuerte
4) Una Buena ética de trabajo
5) Una visión bien proyectada
6) Que demuestra un liderazgo saludable
7) Que sea alegre
8) Que no cede a las críticas
9) Que sea transparente
10) Que sea un modelo para el evangelismo

Cuando leí esta lista, verdaderamente sonreí. Te lo explicaré por 3 razones:

En primer lugar, es una lista muy saludable. Los miembros de la iglesia no buscan superpastores, quieren competencia pastoral básica, honestidad y liderazgo. Eso es lo que deberían esperar.

Y cuando se observan algunas citas elegidas de los miembros de la iglesia que Thom incluyó, sus expectativas parecen aún más saludables y equilibradas de lo que la mayoría de los pastores podrían haber esperado. He aquí algunas:

«No tengo ninguna expectativa de que mi pastor sea uno de los mejores del mundo»
«Ningún pastor es perfecto»
«No quiero ni un pastor adicto al trabajo ni un pastor perezoso»
«(Sus) partidarios son la mayoría. Por favor, no dejes que las críticas de la minoría dicten tu forma de liderar y servir».

En segundo lugar, sonreí al reconocer que ninguna de las siguientes expectativas figuraba en la lista:

Destreza administrativa
Gran recaudador de fondos
Gestión de instalaciones
Estratega de crecimiento de la iglesia

No es que los comités de búsqueda de pastores no busquen algunos de esos atributos. Lo harán. Especialmente en las iglesias más grandes. Pero me hace sonreír cuando se confirman mis sospechas de que las habilidades por las que muchos de nosotros nos obsesionamos no son las que importan al miembro promedio de la iglesia.

En tercer lugar, sonrío porque coincide con mi propia experiencia. Es la descripción básica del trabajo de un pastor de una iglesia pequeña. Es lo que la mayoría de nosotros hacemos todos los días.

Las iglesias quieren que su pastor ofrezca un nivel básico de atención, competencia e integridad. No buscan la perfección ni la grandeza.

Al final de cuentas lo que los miembros de la iglesia realmente buscan en un pastor ¡Es a nosotros!

Entonces, ¿dónde está la desconexión pastoral?
Sorprendentemente, esta lista causó una mini tormenta entre los lectores de Thom, la mayoría de los cuales están en el ministerio.

Él recibió muchos comentarios al respecto. Más del 90% de ellos fueron positivos, pero entre el 5 y el 10% fueron sorprendentemente negativos. He aquí algunos resúmenes:

«Así es todo el mundo, sigue acumulando expectativas»
«Habría que ser cinco o seis personas para dominar todos los rasgos de la lista de deseos que tiene Iglesias».
«Imposible y esquizofrénico. Esta lista refleja exactamente las causas de estrés y de angustia irreales con las que lucho como pastor. Gracias por succionar lo seco de mi alma». Oh, Dios.

¿Qué está pasando aquí?

Creo que estos comentarios tan profundamente negativos hablan del dolor que estos pastores ya llevan consigo. Han sido heridos. Profundamente. Necesitan nuestras oraciones, y también ser restaurados por el maestro.

Entiendo ese dolor. He sentido ese dolor. Hubo un tiempo en mi ministerio en el que esta lista habría desencadenado mi dolor como el de ellos. Pero me he dado cuenta de que las expectativas de esta lista no son la causa de ese dolor.

El dolor pastoral es a menudo causado por nuestra propia obsesión, no sólo para dirigir una iglesia sana, sino para conducirla a un crecimiento numérico masivo también. Pero muy pocos miembros de la iglesia esperan o quieren eso. La mayoría de las veces es autoimpuesta por los pastores.

Si esos diez rasgos de carácter se leyeran sin previo dolor y sin la expectativa subyacente de que tienes que hacer esos diez y además hacer crecer una iglesia enorme, no creo que los pastores se sientan tan agobiados por ellos.

Hacer esos diez rasgos adecuadamente, pero no de manera sobrehumana, en mi iglesia actual, con el tamaño que tiene ahora, sin la expectativa de que la iglesia tenga que crecer para tener éxito, es lo que parece ser el pastoreo de una iglesia pequeña y saludable.

Entienda esto: «Lo que la gente quiere en un pastor»

Si todavía duda de que esta es una lista razonable, vuélvala a mirarla y responda a esta pregunta. ¿Qué rasgo de carácter eliminarías? ¿Buena ética de trabajo? ¿Amor a la congregación? ¿Carácter fuerte? ¿Predicación eficaz?

Ningún pastor es bueno en todos los diez puntos. Pero la grandeza no se pidió. O se esperaba. Pero, la competencia básica en las diez es necesaria para dirigir una iglesia saludable, incluso si el pastor equipa a otros para hacer las cosas en las que no son tan buenos.

La gente quiere que su pastor sea su pastor. Que predique con el ejemplo. Que tenga integridad. Que les ayude a crecer en su fe. Y que los ame en el camino y en el proceso.

Si dejamos de intentar hacer lo que no nos piden, no será una carga, será un privilegio, y una alegría.

2 COMENTARIOS

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí