La-parabola-de-las-10-minas-biblia-ensenanza-estudio-lucas-19
Enseñanza Sobre La Parábola de las 10 Minas En La Biblia

La Parábola de las 10 Minas Según La Biblia: Lucas 19:11-27 RVR1960

Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno (Lucas 19:15).

El Contexto De La Parábola de Las Diez Minas

Es bueno saber que el evangelio nos dice el porqué de esta parábola. El propósito de esta parábola era para corregir la falsa expectativa de que el Reino de Dios sería instaurado inmediatamente. Animados por los milagros que habían visto últimamente, e impresionados por las multitudes que se agolpaban en torno a Jesús, la gente (y tal vez también los discípulos) se sintió estimulada por la esperanza de que el Reino estaba cerca. Fue entonces cuando Jesús, con infinita habilidad y poder, narró esta pequeña historia del hombre noble. Era una marca de su propia partida a un país lejano para recibir un reino. Enseñaba en forma de figura que primero debía haber una partida, y la larga ausencia del Rey, antes de que el Reino pudiera venir en su plena gloria.

Nota también cuán singularmente acertada fue la elección de una parábola como esta. Porque en Jericó, donde fue pronunciada, se levantaba el palacio de Herodes Arquelao, y Arquelao había actuado como este noble. Había ido a Roma para buscar un reino allí, bajo el odio y la amargura de los judíos. Y la multitud puede haber estado hablando de Herodes Arquelao, cuando Jesús comenzó esta historia del hombre noble. Nunca pudieron olvidarla la parábola, pues era muy apropiada. Parecía surgir de su propia experiencia. Pienso que aquí tenemos dos parábolas juntas, que creo que el Señor eligió deliberadamente ese marco para introducir la lección de las minas.

Todos Los Siervos De Esta Parábola Recibieron La Misma Cantidad

En la parábola de los talentos, cada siervo recibió una suma diferente. Uno recibió cinco, otro dos y el tercero uno. Pero aquí los diez siervos obtuvieron la misma cantidad; cada uno recibió una mina, y debía negociar con ella. Esto significa que hay diversos dones y gracias que se otorgan en diferentes medidas a todos; pero hay algunas cosas que todos recibimos por igual, se distribuyen igualmente entre nosotros.

¿Cuál es entonces tu talento? Esa es la pregunta; y ¿cuál crees que es tu mina? En otras palabras, ¿en qué te diferencias de la gente que te rodea, y en qué aspectos están todos en igualdad de condiciones? Bueno, uno de vosotros es más inteligente que el otro, y uno es más fuerte, y uno tiene una voluntad más firme. Estas cosas, y mil parecidas, están todas comprendidas en tus talentos. Pero, ¿no tienen todos por igual la Palabra de Dios? ¿No tienen la misma Biblia en sus corazones y manos? Creo que esa es la mina con la que tenemos que negociar: la Palabra del Reino que hemos obtenido de Cristo. Jesús se ha ido; no lo vemos ahora; pero ha dejado con todos nosotros el Evangelio. Y es Su palabra, tan simple y tan verdadera, tan llena de sabiduría, de poder y de amor, con la que debemos ser negociantes, hasta que el Rey regrese de la tierra lejana.

¿Qué Tan Pequeño Regalo Del Hombre Noble Fue Este?

El regalo casi parece indigno de un rey. Un talento era una suma de dinero aceptable; su valor era de más de doscientas minas. Pero una mina (porque esa es la palabra en el original) era solo unos sesenta centavos del dinero de nuestro tiempo. Una mina para cada siervo del noble: ¡qué insignificante gratificación al parecer! Pero, tenga por seguro de que Jesús tenía un propósito en eso: la suma fue elegida en la perfecta sabiduría del Señor. ¿No nos dice que lo que el hombre noble quería era averiguar si sus seguidores eran realmente fieles? A menudo es mucho más difícil ser fiel en las cosas pequeñas que en las grandes cantidades. Que sean mil minas, y el más torpe de los sirvientes habría sentido el peso de la responsabilidad sobre él. Pero que sea una mina, y pronto descubriremos los corazones más fieles a su Señor ausente.

Ahora es precisamente eso lo que Jesús anhela encontrar. El Señor resucitado está diciendo: ¿Me amas? Y en los dones que igualmente disfrutamos hay una prueba permanente de nuestro amor y lealtad. Una mirada parece poca cosa, y sin embargo una mirada rompió el corazón de Simón Pedro. Una frase parece una cosa muy pequeña, más aún una frase convirtió al carcelero de Filipinas. Una mina parece un regalo insignificante, pero ese regalo se convierte en la piedra angular de nuestro carácter.

Estos siervos fueron recompensados de manera desigual, pero fueron recompensados según su fidelidad

¿Notaste a cuál de los tres alaba Cristo? Solo elogia al que ganó diez libras. Recompensa al siervo que ganó cinco libras, pero notarás que no lo elogia. El hombre ha hecho algo, y tendrá su recompensa, pero no recibe ningún cálido elogio del Señor. ¿No insinúa eso que el que había ganado cinco libras podría haber hecho algo mejor si realmente se hubiera esforzado? No fue una habilidad inferior, quiere decir Cristo, y no fue ninguna mala suerte en los negocios, lo que le impidió ganar también diez minas. Fue solo que no había negociado con todo su corazón como el siervo que se alegró con la alabanza del Señor. Aprendamos, pues, esta sencilla lección de las recompensas, que nuestra fidelidad va a ser la medida de ellas. Y que ese pensamiento nos haga ser doblemente fervorosos para ser muy fieles con nuestra mina. ¿Dices que es muy poco lo que puedes hacer? Pero «porque has sido fiel en muy poco tienes autoridad sobre diez ciudades»

Los Dones Que No Usas Son Dones Mal Utilizados

El hombre que no hizo nada con su mina, la perdió. No la había malgastado, eso era lo extraño. Solo la había guardado inútilmente en la servilleta. Sin embargo, no usarla era finalmente perderla. Y siempre es así con los buenos regalos de Dios. Los dones de Dios nunca deberían estar en casa dentro de las servilletas. Debemos emplearlos, si queremos disfrutarlos. Es un lugar común. Pero hace toda la diferencia entre el éxito y el fracaso, y entre la vida y la muerte en la eternidad.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí