Habitos-vida-cristiana-caracter-biblia-versiculos-biblicos
Los Hábitos Y El Crecimiento Espiritual En La Biblia

Los Hábitos Y El Crecimiento Espiritual En La Biblia

«Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible» (1 Corintios 9:25).

En estas olimpiadas de Tokio 2021, me llamo mucho la atención la cantidad de atletas que ganaban su tercera, y algunos hasta cuarta medalla de oro olímpica en las competiciones. Lo que muchos no sabemos es el sacrificio que estos deportistas hacen para alcanzar el oro. ¿Cómo llegaron a ser tan buenos?

Estos atletas han desarrollado hábitos saludables que les han dado resultado. Por esta razón deseo hablar hoy específicamente de los hábitos en nuestra vida cristiana.

Existe aunque no lo creas una lista enorme de cosas que estos atletas hacen y dejan de hacer para permanecer en alto rendimiento psicológico, físico y emocional, que incluye ejercitarse cada día cuando despiertan de mañana.

La verdad cruda y maravillosa es que uno crece cuando desarrolla buenos hábitos. Este principio es válido para cada área de nuestra vida, y es verdadero para nuestro crecimiento espiritual. Cuando construyes buenos hábitos, el resultado será un carácter aprobado. Si formas ese carácter en tu vida tendrás un destino divino espectacular. ¿Acaso, no sabías que, la suma de tus hábitos es igual a tu carácter?

La Biblia dice: «Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis» (Juan 13:17).

Escucha y guarda esto en tu corazón: «No recibimos la bendición de Dios por solo conocer lo que debemos hacer. Conseguimos la bendición por HACER lo que es bueno y transformarlo en hábito».

Hay algunos hermanos en la iglesia que me preguntan: Pastor, ¿Cómo puedo crear buenos hábitos? La respuesta simple es: Repetir y practicar. Así como la repetición es la madre de la enseñanza, el practicar (repetir) algo bueno se trasforma en un hábito bueno.

Hay datos en ciertos estudios que muestran que si hace algo, ya sea bueno o malo por más de 21 días, lo que hagas se transformará en un hábito para bien o para mal.

Levantarse para orar un día y luego no hacerlo en el otro, es como avanzar 1 paso y retroceder 2. Tristemente perderás todo lo que avanzaste, y tendrás que empezar nuevamente si pierde un día de oración. Ojo, que esto no se convierta en un acto religioso, de lo contrario perderá su fuerza y poder espiritual.

Todos nosotros como cristianos debemos de trabajar en los hábitos que usaremos en nuestra vida, estos hábitos nos ayudaran a crecer y fortalecer nuestra vida espiritual. Los hombres y mujeres de grande impacto, es gente común que ha desarrollado buenos hábitos a lo largo de su vida. En otras palabras, tú decides por buenos hábitos y ellos deciden por ti.

«Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible» (1 Corintios 9:25).

Los hábitos buenos o malos que edifiques en tu vida espiritual hoy darán frutos en esta vida y en la eternidad.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí