Como-restaurar-personas-iglesia-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Restaurar A Las Personas En La Iglesia Según La Biblia?

¿Por qué Debemos Restaurar A Los Hermanos? ¿Qué Dice La Biblia?

Vosotros que sois espirituales, restauradle (Gálatas 6:1).

En la vida hay momentos que, cuando caemos, conseguimos levantarnos solos, otras veces necesitamos que alguien nos levante. Pero, aquí viene el problema principal, no todos los hermanos están dispuestos para ayudarnos. Muchos de ellos piensan que al mostrar la gracia para alguien están apoyando su pecado. El apóstol Pablo nos mostró lo contrario, mira lo que dice en el libro de Efesios: Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo (Efesios 4:32). ¿Por qué nosotros debemos restaurar a las personas?

(1) Porque Dios nos manda que lo hagamos

Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado (Gálatas 6:1).

Aquí una clave de vida para recordar: El orgullo siempre apunta con su dedo acusador y nunca extiende una mano que ayuda a los que caen. Este tipo de sentimiento nos hace creer que somos mejores que los otros, que solo ellos caen, y esto nunca sucederá con nosotros. A veces pensamos: Yo en esa situación nunca hubiera hecho tal cosa, pero la verdad es, que te sorprendería saber lo que tú hubieras hecho.

El apóstol Pablo escribe acerca del propósito por el cual esto sucede: Estas cosas les sucedieron como ejemplo para nosotros… Aquel que piense estar firme, mire que no caiga (1 Corintios 10:12).

(2) Porque Jesús es nuestro ejemplo

Lo que voy a decir es fuerte, pero necesario: Jesús no tenía tiempo para fariseos, estos escondían sus pecados detrás de una máscara religiosa. Pero ni una sola vez condenó a alguien que fue atrapado en pecado y dominado por la tentación y el fracaso. En el momento en que se acercaban a Él, su deseo y voluntad era restaurarlos totalmente. Una vez escuche decir: «Que la iglesia es el único ejército que dispara a sus propios heridos». Hoy mucha gente está viéndonos y observándonos para ver si la gracia que predicamos es la misma gracia que nos damos los unos a los otros en amor. Por lo tanto, no seamos piedras de tropiezo.

¿Por qué Debemos Restaurar Según La Biblia?

 Y esto erais algunos (1 Corintios 6:11).

Después de nombrar muchos de los peores pecados imaginables, Pablo dijo a los corintios: ‘Y esto erais algunos. Pero fuisteis… justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios’ (1 Corintios 6:11). Así que, antes de sentenciar a otra persona, ¡recuerda de donde Dios te saco y liberto! Muchos de nosotros pensamos que una «buena» predica es aquella que pasa por encima de nuestra cabeza y golpea a los demás justo en la cara, como un Nocaut en el box.

En las Escrituras, la palabra restaurar tiene dos matices. Uno es extirpar un tumor. Un tumor puede matarte y hay que extirparlo. Pablo escribe: «Si alguno fue sorprendido en una falta, vosotros que sois espirituales restauradle, debéis restaurarle con espíritu de mansedumbre… cumplid así la ley de Cristo» (Gálatas 6:1-2).

Sabemos que muchas veces compartir la verguenza y la humillacion de una persona es una fuerte carga espiritual. Pero, ‘Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe’ (Gálatas 6:10). Si eres de las personsa que condenan a los demás -algo que todos hemos hecho alguna vez- Preguntate lo siguiente: si las personas no encuentran la mano de la gracia entre las personas que la predican, ¿dónde podrán encontrarla?

En la Biblia, la palabra griega para restaurar tiene 2 significados. El primero es como extirpar un cancer o tumor. Un tumor puede quitarte la vida, así que hay que extirparlo.

El segundo significado tiene que ver con restablecer un hueso roto. La Escritura nos dice: «Así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros» (Romanos 12:5). En cierto sentido, tu familia espiritual es más importante que tu familia terrenal porque está durará para siempre. Al levantar a un miembro caído de la familia, ayudas a sanar su dolor y le permites volver a ser una parte vital y funcional del cuerpo de Cristo. Por esta razón, la palabra de fe para ti es: sé un restaurador de personas.

Aquí te dejo algunos versículos bíblicos para profundizar tú estudio: Job 32-34, Lucas 20:9-19, Salmos 69:1-18, Proverbios 8:27-31

Job 32-34

Los Labradores Malvados Lucas 20:9-19

Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo.

10 Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que le diesen del fruto de la viña; pero los labradores le golpearon, y le enviaron con las manos vacías.

11 Volvió a enviar otro siervo; mas ellos a éste también, golpeado y afrentado, le enviaron con las manos vacías.

12 Volvió a enviar un tercer siervo; mas ellos también a éste echaron fuera, herido.

13 Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado; quizás cuando le vean a él, le tendrán respeto.

14 Mas los labradores, al verle, discutían entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra.

15 Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. ¿Qué, pues, les hará el señor de la viña?

16 Vendrá y destruirá a estos labradores, y dará su viña a otros. Cuando ellos oyeron esto, dijeron: ¡Dios nos libre!

17 Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito: La piedra que desecharon los edificadores Ha venido a ser cabeza del ángulo?

18 Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

19 Procuraban los principales sacerdotes y los escribas echarle mano en aquella hora, porque comprendieron que contra ellos había dicho esta parábola; pero temieron al pueblo.

Un grito de angustia Al músico principal; sobre Lirios. Salmo de David. Salmos 69:1-18

Al músico principal; sobre Lirios. Salmo de David. Sálvame, oh Dios, Porque las aguas han entrado hasta el alma.

Estoy hundido en cieno profundo, donde no puedo hacer pie; He venido a abismos de aguas, y la corriente me ha anegado.

Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido; Han desfallecido mis ojos esperando a mi Dios.

Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa; Se han hecho poderosos mis enemigos, los que me destruyen sin tener por qué. ¿Y he de pagar lo que no robé?

Dios, tú conoces mi insensatez, Y mis pecados no te son ocultos.

No sean avergonzados por causa mía los que en ti confían, oh Señor Jehová de los ejércitos; No sean confundidos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel.

Porque por amor de ti he sufrido afrenta; Confusión ha cubierto mi rostro.

Extraño he sido para mis hermanos, Y desconocido para los hijos de mi madre.

Porque me consumió el celo de tu casa; Y los denuestos de los que te vituperaban cayeron sobre mí.

10 Lloré afligiendo con ayuno mi alma, Y esto me ha sido por afrenta.

11 Puse además cilicio por mi vestido, Y vine a serles por proverbio.

12 Hablaban contra mí los que se sentaban a la puerta, Y me zaherían en sus canciones los bebedores.

13 Pero yo a ti oraba, oh Jehová, al tiempo de tu buena voluntad; Oh Dios, por la abundancia de tu misericordia, Por la verdad de tu salvación, escúchame.

14 Sácame del lodo, y no sea yo sumergido; Sea yo libertado de los que me aborrecen, y de lo profundo de las aguas.

15 No me anegue la corriente de las aguas, Ni me trague el abismo, Ni el pozo cierre sobre mí su boca.

16 Respóndeme, Jehová, porque benigna es tu misericordia; Mírame conforme a la multitud de tus piedades.

17 No escondas de tu siervo tu rostro, Porque estoy angustiado; apresúrate, óyeme.

18 Acércate a mi alma, redímela; Líbrame a causa de mis enemigos.

Proverbios 8:27-31

27 Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo;

28 Cuando afirmaba los cielos arriba, Cuando afirmaba las fuentes del abismo;

29 Cuando ponía al mar su estatuto, Para que las aguas no traspasasen su mandamiento; Cuando establecía los fundamentos de la tierra,

30 Con él estaba yo ordenándolo todo, Y era su delicia de día en día, Teniendo solaz delante de él en todo tiempo.

31 Me regocijo en la parte habitable de su tierra; Y mis delicias son con los hijos de los hombres.

2 COMENTARIOS

  1. A mí me pasa eso con pastores no le cuento mis cosas por mi orgullo estamos más acostumbrados ir a la presencia de Dios qué hablar con los hermanos de lo que nos pasa Santiago 5:16
    Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Que Dios le bendiga hermanos sigan subiendo estudio bíblico me ayudas muchísimo

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí