Que-hizo-Jesus-por-30-anos-de-su-vida-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Dios Se Hizo Hombre? ¿Qué Hizo Jesús por 30 Años?

¿Qué hizo Jesús de los 12 años a los 30 años de vida según la Biblia? Versículos Bíblicos

No se sabe a ciencia cierta sobre la mayor parte de la vida de Jesús en la tierra. Algunos lo llaman los años perdidos de Jesús, y otros más locos dice que son los años oscuros de Jesús. Entre los acontecimientos que rodearon su célebre nacimiento y el comienzo de su ministerio público, cuando tenía «unos treinta años» (Lucas 3:23), han sobrevivido muy pocos detalles.

Dada la influencia y el impacto de su vida, humanamente hablando, podría sorprendernos que existan tan pocos datos sobre su infancia, adolescencia y primeros años de vida adulta, especialmente con el interés que sus seguidores, que le adoraban como Dios, entregaron su vida. A no ser que, desde el punto de vista divino, así lo quisiera Dios.

Después de la historia de su nacimiento, el primer Evangelio nos habla de la visita de los magos, astrólogos paganos de Oriente (Mateo 2:1-12), de la huida de la familia a Egipto en busca de refugio (Mateo 2:13-18) y de su regreso tras la muerte de Herodes (Mateo 2:19-23). A continuación, Mateo salta inmediatamente al ministerio de Juan el Bautista y a Jesús como adulto, sin mencionar nada los más de treinta años de infancia, adolescencia y primeros años de vida adulta.

Un Crecimiento Puro Y Digno

El tercer Evangelio tiene más que decir, pero capta tres décadas de la vida más importante de la historia del mundo en términos notablemente sencillos. Lucas relata el anuncio angelical a los humildes pastores (Lucas 2:8-21) y la primera visita de la joven familia al templo (Lucas 2:22-38). Después, resume los primeros doce años de vida de Jesús con una asombrosa modestia:

Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él (Lucas 2:40).

A continuación, después de relatar la historia de un Jesús de 12 años que impresionaba a los adultos en el templo (Lucas 2:41-51), Lucas relata unas dos décadas -más de la mitad de la vivencia del Dios con nosotros con esta sencilla frase:

Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres (Lucas 2:52).

¿Qué fascinante sería saber cómo era la vida de Jesús el niño? ¿Era más inteligente que sus compañeros al aprender? ¿Su santidad enfurecía a sus hermanos pecadores? ¿Qué tan hábil era como trabajador? ¿Era su trabajo de carpintero «perfecto», o era conocido en la ciudad cuando pasó al ministerio público?

Pero es fácil viajar en la especulación y perder el poderoso punto de estos importantes versos de resumen en Lucas. Dios tiene algo que enseñarnos aquí en los pocos detalles. El hecho de que enviara a su propio Hijo a vivir, crecer y trabajar en una relativa oscuridad durante unas tres décadas, antes de «salir a la luz» y obtener el reconocimiento como maestro influyente, tiene algo que decirnos sobre la pureza de su vida y su trabajo ordinario. Además, claro el crecimiento de la santidad y la madurez.

Dios podría haber enviado a un Cristo adulto. Y desde el principio, podría haber creado un mundo de existencia estática sin bebés, niños, adolescentes torpes, personas de mediana edad y ancianos en declive – solo una raza de adultos jóvenes, ágiles y «maduros». Pero Dios no lo hizo así. Y no lo hace así hoy. Nos diseñó para una existencia dinámica, para etapas y estaciones de la vida, para el crecimiento y el desarrollo del cuerpo y del alma, tanto hacia los demás como para Dios.

La parte del león de Judá en la vida terrenal de Jesús dignifica poderosamente los dolores cotidianos de la madurez y el crecimiento comunes a la humanidad.

Jesús creció en estatura

La Biblia declara su plena humanidad, tanto en el cuerpo como en la persona interior. Jesús es a la vez «100% Dios y 100% hombre, de alma y cuerpo». Poseyendo un «verdadero cuerpo humano», Jesús nació, creció, tuvo sed, hambre, lloró, durmió, sudó, sangró y murió.

Los cuatro Evangelios desarrollan su ministerio público de tres años, y dedican casi la mitad de su espacio a la última semana de su vida. Pero, ¿qué estuvo haciendo Jesús la mayor parte de su vida terrenal? Crecía. ¿Qué hizo durante las tres décadas que transcurrieron entre su célebre nacimiento y su inolvidable ministerio? Recorrió el camino ordinario y poco glamuroso del crecimiento y el desarrollo. Creció.

El hombre Cristo Jesús no surgió simplemente en el desierto predicando del reino. Aprendió a agarrar y a gatear, a caminar y a hablar. Aprendió a ser sociable y trabajó como un obrero común en una relativa oscuridad más de la mitad de su vida terrenal.

Jesús creció en sabiduría

Pero Jesús no solo creció en cuerpo, sino también en alma, como cualquier otro ser humano, en sabiduría y conocimiento. Incluso a la edad de 12 años, Lucas podía decir que Jesús se «llenaba de sabiduría» (Lucas 2:40), no porque la obtuviera toda de una vez, o porque siempre la tuviera, sino porque estaba aprendiendo.

A través del esfuerzo sostenido y el trabajo duro, llegó a tener una agudeza mental y una inteligencia emocional. Y no lo recibió todo en un momento, sino que creció en sabiduría, a través de los dolorosos pasos del progreso constante. Su mente y su corazón se desarrollaron. Creció mental y emocionalmente, al igual que creció físicamente.

Sin duda, encontramos casos extraordinarios más adelante en su vida de conocimiento sobrenatural, dado por el Espíritu, en el contexto del ministerio. Conocía a Natanael antes de conocerlo (Juan 1:47), que la samaritana tenía cinco maridos (Juan 4:18) y que Lázaro había muerto (Juan 11:14). Incluso una vez supo que Pedro encontraría un siclo en la boca del primer pez (Mateo 17:27). Pero no debemos confundir ese conocimiento sobrenatural, dado por una revelación espiritual, con el aprendizaje infinito y duramente obtenido con su educación.

Jesús aprendió de las Escrituras y de su madre, en comunidad y con el poder del Espíritu Santo, y aumentó su sabiduría observando cuidadosamente la vida cotidiana y cómo navegar por el mundo de Dios.

Jesús aprendió la obediencia

Un aspecto esencial de su crecimiento en estatura y sabiduría fue su aprender a ser obediente, tanto a sus padres terrenales («se sometía a ellos», Lucas 2:51) como a su Padre celestial.

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen (Hebreos 5:7-9).

Que «aprendió la obediencia» no significa que empezó siendo desobediente, sino que empezó siendo inculto e inexperto, y la existencia dinámica de la vida humana le dio experiencia y conocimiento. Que fue «hecho perfecto» no significa que comenzó como pecador, sino que comenzó en inmadurez sin pecado y creció hasta la madurez.

Con el favor de Dios y de los hombres

Cuando Lucas 2:52 hace eco de las palabras de 1 Samuel 2:26 («Y el joven Samuel seguía creciendo en estatura y en gracia ante el Señor y también ante los hombres»), rompe un posible tropiezo en nuestra perspectiva del crecimiento humano, tanto como el de Jesús como el nuestro.

El verdadero crecimiento humano no es hacia Dios a costas del amor. Y el desarrollo en el amor no debe servir de distracción para el avance hacia Dios. El primer mandamiento es amar a Dios. Y el segundo es semejante: ama a tu prójimo como a ti mismo.

Ningún ser humano, ni siquiera el propio Dios-hombre, se salta el proceso de crecimiento y madurez, y ningún crecimiento verdadero es unidimensional, sino en proporción hacia Dios como hacia el hombre, con todos los dolores que conlleva.

No te quejes con Dios de tu largo y arduo en tu proceso de madurez. En él estás probando los dolores de crecimiento que Jesús conoce muy bien. Él está dispuesto a ayudarte a perseverar hasta que el proceso de Dios esté completo.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí