oraciones-poderosas-siempre-respondidas-biblia-versiculos-biblicos
3 Poderosas Oraciones Que Siempre Son Respondidas

El poder de la oración: 3 oraciones que siempre funcionan según la Biblia

Estos 3 tipos de oraciones pueden ser de una sola palabra, pueden ser un clamor de angustia, de temor o debilidad, pero hechas con el corazón, pueden abrir la comunicación entre el cielo y tú.

Cuando me case aquí en Brasil, pedí a mi madre que viniese a la boda, ella en el momento acepto animada y contenta por el acontecimiento. Algunos días antes de tomar el vuelo, mi mamá llama y me dice que estaba muy mal de salud (por una enfermedad preexistente controlada). En ese momento le dije que tenía que venir, ya que todo estaba listo y el pasaje aéreo había sido pagado con anticipación. Ella llegó al Brasil muy mal y poco tiempo después fue internada en el hospital en el área de cuidados intensivos. Mi mamá no pudo participar de mi boda.

Todos esos meses creí y oré casi todos los días para que el Señor sanara a mi mamá y la sacase de las garras de la enfermedad y la muerte.

Pocos meses después ella falleció (partió a la presencia de Dios).

La oración no siempre «funciona» al menos como queremos. Podemos orar de día y de noche, pero no siempre recibiremos la respuesta o el resultado que queremos.

No estoy tratando de desanimarte con mi escrito, todo lo contrario, ya que la verdad bíblica es que Dios siempre responde la oración. Pero sus respuestas son 3: No, Si, y espera (tengo algo mejor para ti). Y muchas veces esas respuestas no son las que queremos.

Hay varios motivos para esto, es posible que haya algún pecado interfiriendo, un corazón no arrepentido, un egoísmo incluso, tal vez estábamos buscando nuestro deseo y no la voluntad de Dios, o porque no era el tiempo de Dios.

A pesar de todo esto, existen oraciones que siempre funcionan y Dios responde. Son oraciones simples, es más, debo decir que son oraciones que pueden contener una sola palabra. Estas son oraciones que pueden cambiar nuestro futuro, nuestra manera de orar, y que dirigen nuestro corazón a la voluntad y al tiempo kairos de Dios.

El «¿Cómo?» En Tu Oración

¿Te ha pasado que hay momentos en los cuales no sabes como orar? Tu mente está en todo lugar menos en la oración y tu corazón está dividido. Cuando esto te suceda, es bueno intentar una de las mejores oraciones para ese momento: ¿Cómo? En otras palabras, ¿cómo debo orar?, ¿cómo debo hablar?, ¿cómo debo escuchar?, ¿debo llorar?, ¿debo esperar? Esta oración funciona muy bien, porque es la oración de un corazón sensible y con mucha sumisión. Este tipo de oración nos prepara para orar como debemos, conforme a la voluntad de Dios.

Necesitas escuchar, escuchar la oración que Dios está formando en tu corazón, tal vez es la oración que deberías estar orando, en vez de la que estás orando.

El «¿A quién?» En Tu Oración

Es bueno tener una lista de personas por las que oras constantemente, a Dios le agrada escuchar este tipo de oraciones, debido a que se concentran en los otros más que en nosotros. Esto es bueno para nuestro corazón y nos saca del egoísmo «del Yo» en la oración. Además, Dios quiere siempre que oremos «ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres» (1 Timoteo 2:1). Así que esta oración que Dios responde es «¿Quién?».

Debes preguntar, ¿Quién está en tu mente y corazón, Señor? ¿Por quién debería orar en este momento? ¿A quién quieres poner en mi corazón para que ore? Si seguimos esta oración en silencio, Dios nos sorprenderán con los nombres y los rostros de las personas que traerá a nuestra mente para orar.

El «¿Qué?» En Tu Oración

Esta es otra oración que Dios siempre responde y funciona. Casi siempre pensamos que sabemos como Dios debería resolver un problema y responder nuestra oración. Pero esta oración de una sola palabra nos ayuda parar y hacer lo que el rey Josafat de Judá aconsejó al rey del norte: «Yo te ruego que consultes hoy la palabra de Jehová» (1 Reyes 22:5). Lo mismo te aconsejo yo hoy, consulta la palabra del Señor.

¿Debo orar por la sanidad o por gracia para soportar (2 Corintios 12:9)? ¿Debo orar por liberación o por denuedo (Hechos 4:29)? ¿Debo orar por un cambio de circunstancias o de actitud (Filipenses 4:11; 1 Tesalonicenses 5:18)? Orar el «¿Qué?», abrirá nuestros ojos de las imposibilidades del hombre a las posibilidades de Dios. Inclusive puede ser el camino para los milagros de Dios.

Si has leído bien, estos 3 tipos de oraciones son de una sola palabra y para orarlas no necesitas una sabiduría o talento especial, solo un corazón sumiso y sincero. Así que te animo a probarlas, porque cuando lo hagas, comprobaras que tu vida de oración será más exitosa que antes.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí