¿Cómo Restaurar su Matrimonio Según La Biblia?

como-restaurar-matrimonio-biblia-versiculos-biblicos
¿Cómo Restaurar su Matrimonio Según La Biblia?

Una guía bíblica práctica para restaurar la armonía y la conexión en su relación de pareja

“Soplaron los vientos y golpearon aquella casa; y cayó” (Mateo 7:27).

Hoy en día, cerca del 50% de los matrimonios terminan en divorcio. Tanto si eres cristiano como si no lo eres, desafortunadamente, esto es verdad. A veces las razones son circunstanciales, como un despido laboral o una ejecución de un crédito hipotecario. Otras veces son relacionales, como una traición a la confianza o una adicción a las drogas y al alcohol.

Si estás decidido a restaurar tu matrimonio, debes aprender a reconectar y trabajar para restaurar lo que una vez tuvisteis. Para lograrlo, ambos deben estar dispuestos a entrar en el proceso y comprometerse a largo plazo. Vamos a analizar cuatro aspectos clave que va a ayudarte:

En primer lugar, debes conocer a la otra persona

Es un error intentar descifrar a tu cónyuge, meterlo en una caja y etiquetarlo para el resto de su vida. Conocer a alguien es un arte en progreso, no una ciencia estática con datos inmutables. Debes ver a tu pareja como un misterio que requiere un escrutinio continuo y un aprendizaje permanente. La Biblia Reina Valera 1960 dice: “Vivid con ellas sabiamente”. Otra traducción lo dice así: “Trata a tu mujer [y a tu marido] con comprensión mientras vivan juntos” (1 Pedro 3:7 NLT).

Para restaurar tu matrimonio, mira de nuevo a tu pareja. Puede que no sea quien creías que era, pero tú tampoco lo eres. Así que debes dejar espacio para que cada uno de ustedes evolucione, ¡y resuelva! Y asegúrate de incluir a Dios en el proceso. Jesús dijo que una casa construida sobre los sólidos cimientos de la Palabra de Dios se mantendrá firme en la tormenta mientras otras a su alrededor se derrumban (Ver Mateo 7:24-27). Así que hoy comienza el proceso comprometiéndote de nuevo con Dios y con los demás.

“Los maridos dando honor a la mujer” (1 Pedro 3:7).

En segundo lugar, deben escucharse el uno al otro

Esto requiere tiempo, paciencia y atención. Demasiadas parejas se dan un monólogo, sin dejar espacio para un diálogo genuino. Aquí es donde la consejería matrimonial es efectiva. Obliga a ambos a ir más despacio, interpretar el lenguaje de su cónyuge, comprender sus sentimientos y descubrir sus necesidades. Cuando un matrimonio se rompe, las parejas suelen estar tan ocupadas tratando de hacer valer su punto de vista y ganar la pelea que no escuchan para encontrar soluciones y lugares de negociación.

El divorcio sería menos frecuente si escucháramos con el corazón abierto en lugar de con la mente cerrada. Jesús señaló que la ley de Moisés permitía el divorcio “por la dureza de vuestros corazones” (Mateo 19:8). Esto significa que sus corazones no se derretían hasta el nivel de comprensión y lugar de negociación para que la relación funcionara. A algunas parejas les resulta más sencillo escribirse cartas en las que revelan sus sentimientos para volver a aprender a comunicarse a un nivel más profundo.

Los consejeros y los seminarios de enriquecimiento matrimonial utilizan esta técnica, y a veces funciona de maravilla. Al poner tus sentimientos por escrito antes de expresarlos, puedes preguntarte: ¿Es así como me siento realmente? ¿Es así como quiero expresar mis sentimientos? ¿Estoy hablando de más? ¿O demasiado poco? Descargarte en tu pareja puede ser una catarsis para ti, pero ¿y si la entierras? Estas son algunas de las preguntas que debes hacerte para restaurar tu matrimonio. Y si ambos oran y mantienen el corazón abierto, Dios los ayudará a hacerlo.

“Si el Señor no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican” (Salmos 127:1).

En tercer lugar, debes estar dispuesto a perdonar a la otra persona

Amar te hace vulnerable. Cuando le das a alguien tu corazón, te lo pueden romper. Un extraño o un conocido casual podría decir algo que te caería como agua sobre la espalda de un pato. Pero cuando tu pareja te dice lo mismo, puede despertar sentimientos de ira y resentimiento. Nadie se mantiene casado sin perdonar. Piensa en ello: Tu relación con Dios implica necesitar, pedir y recibir su perdón. En el Padre Nuestro, Jesús nos enseñó a decir: “Perdónanos nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores”. Luego explicó: “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial” (Mateo 6:12.14). La palabra “ofensa” significa simplemente “ir donde no se tiene derecho a ir”. Y eso es lo que nos hacemos unos a otros en el matrimonio. La familiaridad engendra desprecio.

Si su pareja siempre espera que hagas cosas por ella sin agradecerlo o reconocerlo, puede hacerle sentir mal. Esto puede hacer que se enoje mucho y que termine discutiendo con tu pareja. El desprecio incluye la infidelidad, entre otras cosas. Si no practicas el perdón en las pequeñas cosas, te resultará mucho más difícil extender y recibir la gracia en los momentos de crisis.

El arte del perdón requiere desprenderse de la perfección y el rendimiento y aferrarse a la gracia y la gratitud. Cuando la Biblia dice que un hombre debe dejar a su padre y a su madre (incluyendo su cultura, origen y lengua familiar) y unirse a su esposa (desarrollando una nueva cultura, origen y lengua familiar), comienzan a unirse y a ser uno (Ver Mateo 19:5). Pero esta unión requiere mucho tiempo y trabajo. También requiere centrarse en lo bueno de la pareja y perdonar lo demás.

“Muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos” (Cantar de los cantares 8:7).

En cuarto lugar, deben ser sinceros el uno con el otro

Deben ser transparentes, sensibles, receptivos y estar dispuestos a confiar el uno en el otro. Párate a pensar cómo te sientes cuando el médico está a punto de ponerte una inyección. Tu primera reacción es ponerte tenso, ¿verdad? Del mismo modo, nuestros corazones se tensan de forma natural tras el dolor del rechazo, la traición o el abandono. Es un mecanismo reflejo del alma, una forma de protegernos inconscientemente. Y es un gran atributo en cualquier otro lugar, excepto en el matrimonio. Si no desactivas este mecanismo, cerrarás tu alma. Este es el estado en el que amas a la persona y sigues volviendo a casa con ella cada noche, pero estás preparado, aprensivo y ya no estás presente en el momento. Te has cerrado, por miedo a la decepción y al daño.

El matrimonio es un pacto abierto consumado por la intimidad física, que elimina todas las barreras y celebra la alegría de no tener nada entre los dos. Y es difícil alcanzar y mantener esa intimidad tanto emocional como física si has experimentado la traición y la decepción. Pero hay buenas noticias. El tema central de la Biblia es la resurrección; lo que está muerto puede volver a vivir. Así que si has perdido la cercanía, puedes recuperarla si estás dispuesto a relajar tu alma y abrir tu corazón hacia la otra persona.

El Rey Salomón escribe: “Sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama. Las muchas aguas no podrán apagar el amor, Ni lo ahogarán los ríos” (Cantar de los cantares, vv. 6-7). Si buscas la ayuda de Dios y estás dispuesto a trabajar en ello, puedes reavivar tu amor y restaurar tu matrimonio.