Día de la Madre: 7 Consejos Para La Mamá Cristiana

13 Min lectura
Día de la Madre: 7 Consejos Para La Mamá Cristiana

Fortaleciendo la Fe y Familia en el Día de las Madres – Guía Práctica para Mamás Cristianas

Ser madre es una de las misiones más significativas que Dios confiere a una mujer. He tenido el privilegio de ser madre durante 11 años y ahora experimento la dicha de observar cómo mis hijos crecen y participan en las cosas de Dios. Mis 2 hijos llegaron a mi vida cuando yo ya conocía al Señor Jesús como mi Salvador personal, y he descubierto que en mi rol de madre cristiana, Dios me ha otorgado a mí y a mis hermanas en Cristo responsabilidades extraordinarias, al tiempo que nos capacita para ser esposas ejemplares. A medida que nuestra familia se expande y nos esforzamos por educar a nuestros hijos en el amor y la disciplina del Señor, es fundamental asegurarnos de mantener nuestras prioridades alineadas. Deseo a continuación, presento siete consejos para la madre cristiana que te apoyarán en tu camino para convertirte en la madre que Dios diseñó específicamente para ti.

1. Dedica tiempo diario al Señor

Un lema valioso es: “El cristianismo no es solo para un día a la semana; el cristianismo es para cada día”. Esto se debe a que, al afirmar ser cristianos, declaramos ser seguidores de Cristo. Creemos que Jesús fue crucificado, murió, fue sepultado y resucitó al tercer día para saldar nuestra deuda de pecado. Al expresar nuestro amor por Jesús, debemos anhelar compartir momentos con Él a diario. Mi tiempo con el Señor se da al despertar en la mañana y tomar mi café. Es entonces cuando leo la Biblia u otro libro de devoción personal que contenga referencias bíblicas. Jesús es mi Salvador y mi hermano, y para mantener una relación con Él, debo dedicar tiempo a leer Su Palabra, y esto es aplicable a todos los cristianos. Así es como Dios se comunica con nosotros en la actualidad; nos instruye a través de la Biblia, que es Su Sagrada Palabra. Este también puede ser un momento para ofrecer oraciones a Dios. Tu registro de oración podría incluir una lista de peticiones de oración que vas anotando durante la semana. Estas no solo son oraciones para ti y tu familia, sino también intercesiones por los demás.

Marcos 1:35 (RVR1960) 35 Levantándose muy de mañana, cuando aún estaba oscuro, salió Jesús y se retiró a un lugar solitario donde oraba.

2. Asegúrate de que tu esposo sea lo primero

Para las mujeres casadas:

Tu esposo y sus necesidades siempre deben venir antes que las necesidades de los hijos, excepto en casos de enfermedad o emergencia con los niños. Cuando él llega a casa del trabajo, debes enseñar a tus hijos que tú y él necesitan tiempo para hablar. Solo 15 minutos al día, cuando tu esposo llega a casa para hablar sobre su día y el tuyo, marcarán una gran diferencia en su relación. Los niños deben ser educados para comprender que tu relación con su padre es solo superada por tu relación con Dios. Tú y tu esposo fueron una familia antes de que nacieran los niños y cuando ellos abandonen el nido, seguirán siendo una familia, solo ustedes dos. Mantener una buena relación con tu esposo es fundamental para tener una unidad familiar sólida. Cuando termine tu breve tiempo con tu esposo, será el momento para que el papá pase tiempo con los niños mientras tú das los toques finales a la cena. Comenzar con esta rutina desde que los niños son pequeños te ayudará cuando todos ellos se independicen. Descuidar pasar tiempo de calidad con tu esposo mientras los niños están en casa dificultará mucho que ambos tengan cosas en común cuando ellos se vayan.

Para las mujeres solteras:

Para la madre sin pareja en el hogar, tu labor es aún más desafiante que la de aquellas que cuentan con el apoyo de un esposo. La Biblia enseña que Jesús es el esposo celestial (Santiago 5:7-8), por lo que podrías encontrar consuelo al dedicar tiempo al Señor al final del día. Este podría ser el momento en que tú y tus hijos disfruten de una historia bíblica o una devoción familiar juntos. Tu fortaleza proviene del Señor, y cuanto más tiempo puedas pasar con Él, más fuerte te volverás en esta etapa de ser madre soltera.

Salmos 121:1-2 (RVR1960) 1 Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? 2 Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra.

3. Instruye a tus hijos para que amen a Jesús

Fomenta en ellos el amor por Jesús, de modo que cuando llegue el momento de tomar decisiones importantes en sus vidas, escojan a Jesús.

Si bien la Biblia establece claramente que el esposo es el líder espiritual en el hogar (Génesis 3:16; 1 Corintios 11:3; Efesios 5:21-33; 6:4), la realidad es que gran parte de la enseñanza y la formación recae en la madre. La mamá pasa más tiempo con los niños, por lo que debe estar lista para enseñarles a amar a Jesús. Entonces, aunque la formación espiritual de los hijos es responsabilidad de ambos padres, la madre lleva a cabo gran parte de esta tarea. Fomenta en ellos el amor por Jesús, de modo que cuando llegue el momento de tomar decisiones importantes en sus vidas, escojan a Jesús.

Deuteronomio 6:6-9 (RVR1960) 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

4. Ten presente que te están observando

Mientras pasas tiempo con los niños e incluso con sus amigos, ten en cuenta que son como esponjas y absorben todo. Esto incluye lo malo junto con lo bueno. Esfuérzate por ser un buen ejemplo para tus hijos. Permite que tus hijas vean cómo es una esposa y madre piadosa, porque algún día Dios podría bendecirlas con un esposo. Deja que tus hijos aprendan de tu comportamiento lo que deben buscar en una esposa. Un día, tus hijos serán adultos y la manera en que los hayas criado (tu ejemplo para ellos) tendrá un gran impacto en cómo se relacionen con los nuevos miembros de su familia. Recuerda lo que Pablo escribió acerca de Timoteo:

2 Timoteo 1:5 (RVR1960) trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

5. Asiste a la iglesia y participa activamente

Mi oración es que seas una madre que pueda reunirse regularmente con el cuerpo de Cristo. Pasar tiempo con otros creyentes en adoración es alentador no solo para ti, sino también para aquellos que adoran contigo. Enseña a tus niños que ir a la iglesia es un momento especial y que es un privilegio asistir. Aprende a confiar en los encargados del cuidado infantil para que atiendan a tus hijos pequeños mientras asistes al servicio de predicación. Ofrécete como voluntaria en el horario rotativo de cuidado infantil para que otra madre también pueda asistir al servicio.

Romanos 12:5 (RVR1960) 5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.

6. Cultiva amistades cristianas

Es fundamental tener amigas en tu vida. El tiempo que inviertes en tus relaciones con personas fuera de tu familia influye en tus relaciones con tus seres queridos. Asegúrate de que tus amigas sean mujeres con una fe similar a la tuya. Las relaciones cercanas con hombres que no sean tu esposo pueden llevarte por un camino de tentación, aunque sientas que “eso nunca me pasará a mí”. Las amigas son muy importantes y todas las madres necesitan al menos una. Muestra amabilidad y seguramente encontrarás amigas.

Proverbios 18:24 (RVR1960) 24 El que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano.

7. Disfruta el tiempo en familia

No cabe duda de que ser madre es una labor ardua; lo sé porque lo vivo todos los días. Pero nunca olvides que estás criando niños, y a los niños les encanta divertirse. Esto significa participar en actividades divertidas y lúdicas de vez en cuando. En un día soleado, sorprende a tus hijos con una batalla de globos de agua espontánea. O planea una visita improvisada al zoológico y disfruta riendo junto a los monos mientras hacen travesuras. Demuéstrales cuánto los amas y comprende que son niños; aunque tu labor sea difícil en ocasiones, aprecia y atesora los momentos que compartes con ellos.

Salmos 32:11 (RVR1960) 11 Alegraos en Jehová y gozaos, justos; Y cantad con júbilo, todos vosotros los rectos de corazón.

En conclusión, ser madre cristiana es una misión llena de desafíos y bendiciones, y es importante mantener nuestras prioridades alineadas con nuestra fe y valores cristianos. Al seguir estos siete consejos, las madres cristianas pueden fortalecer su relación con Dios, su esposo, sus hijos y sus amistades, y crear un hogar donde prevalezca el amor, la fe y la unidad.

La reflexión en este Día de las Mamás es recordar que la maternidad es un llamado divino y que, como madres, tenemos la responsabilidad de guiar y enseñar a nuestros hijos en el amor y la fe en Jesús. Cada consejo presentado aquí tiene un propósito y un impacto en la vida de nuestras familias y en nuestra relación con Dios.

La enseñanza más valiosa es que, para ser madres cristianas efectivas, debemos mantener nuestras prioridades claras, dedicar tiempo a Dios, cuidar nuestras relaciones y ser ejemplos de amor y fe para nuestros hijos. La Biblia nos proporciona sabiduría y guía en este camino, y es esencial recurrir a ella en busca de orientación.

El desafío para todas las madres cristianas es aplicar estos consejos en su vida diaria, siendo conscientes de que ser madre es un trabajo en progreso y que siempre habrá oportunidades para crecer y mejorar. En este Día de las Mamás, celebremos a las madres y reconozcamos el impacto que tienen en la vida de sus hijos y en la formación de la próxima generación de seguidores de Cristo.

Compartir esta publicación
Seguir:
Desde 1999, Ministerios Devocionales Cristianos.org ha estado compartiendo y ministrando la palabra de Dios. Nuestra misión es alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje divino, transmitido a través de Devocionales y Estudios Bíblicos diarios. Buscamos comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores, y que pronto regresará.
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

⚠️ Importante: Por respeto a esta comunidad, sigue estas pautas al dejar tu comentario:
- Usa tu nombre personal, ni nombres inventados, ni el de tu web, ni el de tu empresa.
- Cuida la redacción: separa párrafos y no escribas en mayúsculas (equivale a gritar).
- No dejes enlaces a tu web en el comentario, dispones del campo "sitio web" para ello.
- Eliminaremos comentarios con insultos, ofensivos o con lenguaje soez.