SOLO DIOS PUEDE…..PERO TU…. Y UN CORAZON LIMPIO

 

 
  
 

                                                                 

Hola mis amados:

Es bueno tener claro lo que es Dios y lo que nos corresponde hacer a nosotros, porque El es Soberano, divino y Santo, pero nos ha hecho para que proclamemos Sus obras, hablemos de Su amor y manifestemos Su poder, que nuestro corazon este siempre dispuesto para que El se muestre en nuestros hechos, palabras y pensamientos, asi los que no le conocen se encuentran con El y El los cambia para Su Gloria y Alabanza, de nosotros depende. 

 

Solo Dios puede…, pero tu…

Solo Dios puede dar la fe,
pero tu puedes dar tu testimonio.

Solo Dios puede dar la esperanza,
pero tu puedes dar confianza a tus hermanos.

Solo Dios puede dar amor,
pero tu puedes enseñar a amar a los demás.

Solo Dios puede dar la paz,
pero tu puedes suscitar la concordia.

Solo Dios puede dar la fuerza,
pero tu puedes sostener al desfallecido.

Solo Dios es el camino,
pero tu puedes mostrarlo a los demás.

Solo Dios es la luz,
pero tu puedes hacerla brillar a los ojos de todos.

Solo Dios es la vida,
pero tu puedes devolver a otros el deseo de vivir.

Solo Dios puede hacer lo que parece imposible,
pero tu puedes hacer lo que es posible.

Solo Dios se basta a si mismo,
pero prefiere contar contigo.

 

Un corazón limpio

 

Para lograr el potencial que Dios nos ha dado, debemos comenzar por tener un corazón limpio, porque así es como nos relacionamos con el Señor. Debemos recordar que, aunque Dios nos creó con la capacidad de llegar a ser lo que Él pensó, vinimos a este mundo con la inclinación de alejarnos de Él y de Su voluntad. Todo el potencial que Dios puso en nosotros, es insuficiente hasta que, y a menos que, confiemos en Jesús como nuestro Salvador personal.

 

Dios envió a Su Hijo a este mundo con el propósito de morir en la cruz. Jesús pagó el castigo por sus pecados y los míos, por medio de una muerte vicaria, expiatoria y suficiente en lugar nuestro. Con ello, Dios perdonó nuestros pecados y nos declaró inocentes. Nos apartó para Él, nos proclamó Sus hijos y nos dio la bienvenida en Su familia. Él puso dentro de nosotros un inmenso potencial para transformarnos y vencer. Pero no se detuvo allí. Como lo hizo con los apóstoles, también dispuso que nosotros fuéramos “investidos de poder desde lo alto” (Lc. 24:49) con Su Santo Espíritu (Lc. 24:49).

 

Cuando usted confía en Jesucristo como su Salvador personal, el Espíritu de Dios viene a morar en usted y a capacitarlo en todos los aspectos de la vida. Por eso, no se trata de un esfuerzo suyo. En usted habita interiormente una persona de la Deidad, ¡Dios mismo! para hacer de su potencial una realidad. Pero el Espíritu Santo sólo puede funcionar en un corazón limpio.

 

Para entender cómo tener un corazón limpio, pensemos en lo que sucede cuando tenemos las manos sucias: nos las lavamos. Nos lavamos las manos muchas veces en el día, aunque no podamos ver suciedad en ellas. Nos las lavamos porque las sentimos sucias o porque sentimos que no están limpias.

 

Una vez que hemos recibido a Jesucristo como nuestro Salvador personal, estamos limpios ante Sus ojos, pero eso no significa que hemos logrado de una vez por todas una impecabilidad perfecta. Al aventurarnos en el mundo, nos “ensuciaremos” un poco; cualquier día podemos tener malos pensamientos, hacer comentarios dañinos o manifestar actitudes indebidas. Seguimos estando limpios mientras seamos obedientes, lo que significa que podemos ensuciarnos muy fácilmente. Por esta razón, el Señor le dijo a Pedro: “El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio” (Juan 13:10).

 

La Escritura habla de purificación “en el lavamiento del agua por la palabra” (Ef. 5:26). Espiritualmente, nuestros corazones son limpiados, mediante la utilización de la barra de jabón del Señor: la Biblia. Un corazón debe estar limpio para que el Espíritu Santo trabaje en Él. La Palabra de Dios ha sido dada a la humanidad como un libro de enseñanza y un medio para limpiarnos, al revelarnos nuestros pensamientos o conducta equivocadas. Al hablar la Escritura a nuestro corazón, confesamos nuestro pecado y nos arrepentimos; y se produce la limpieza (1 Jn. 1:9).

De nosotros entonces depende que nuestro corazon y nuestra vida permanezcan limpios, estamos inclinados al mal y en el nos ensuciamos, pero si permanecemos en Jesús El nos fortalece y ayuda para que sigamos adelante agradandole a El por medio de la obediencia a Su palabra, asi que cada dia de nuestra vida le arranquemos una sonrisa a Dios cuando obedecemos, que El pueda decir que se deleita en nosotros y asi el corazon permanece limpio.

Los amo y bendigo en Jesucristo.

MAGNOLIA.

 

 

 
  
 

 

 
 
 
 
 

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionales.org

Para cancelar tu subscripción
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte